Biden adopta un tono “reconciliador” en la escalada de tensión con Rusia

El presidente estadounidense propone una reunión a Putin mientras aumenta la tensión en la frontera ruso-ucraniana
Atalayar_Ucrania Biden

REUTERS/TOM BRENNER  -   El presidente de Estados Unidos, Joe Biden

Desde que Joe Biden llegó a la Casa Blanca, las relaciones entre Moscú y Washington se han enfriado considerablemente. Entre los dos presidentes existe una tensión latente desde que Biden tildó a Putin de “asesino”. Desde entonces, la relación ruso-estadounidense se ha basado en sanciones y críticas. Por otra parte, Ucrania advierte de una escalada de tensiones en su frontera con Rusia.

Biden, ante este escenario que recuerda mucho a la Guerra Fría, ha decidido mostrarse reconciliador con su homólogo ruso. El presidente estadounidense ha anunciado que mantuvo una llamada telefónica “sincera y respetuosa” con Putin. “Cuando hablé con el presidente Putin le expresé mi creencia de que la comunicación personal y directa entre los dos es esencial para avanzar hacia una relación más efectiva, y él estuvo de acuerdo con ese punto”, declaró Biden.

Asimismo, le propuso organizar una cumbre en algún país de Europa durante este verano para “lanzar un diálogo estratégico de estabilidad en busca de una cooperación sobre el control de armas y seguridad”, añadió. Pese a estas buenas palabras del presidente Biden, Washington ha aprobado nuevas sanciones contra Rusia. En concreto, han sancionado a 16 entidades y 16 personalidades rusas por estar involucradas en “actividades agresivas y dañinas por parte del Gobierno de la Federación Rusa”. El Ejecutivo estadounidense también ha anunciado la expulsión de 10 diplomáticos rusos por la supuesta injerencia en las pasadas elecciones presidenciales. No obstante, Biden ha asegurado a Putin que podría haber ido más lejos. “Estados Unidos no busca iniciar un ciclo de escalada y conflicto con Rusia. Queremos una relación estable y predecible”, señaló Biden.

Atalayar_Ucrania Biden
AFP PHOTO/ UKRAINE'S SECURITY SERVICE - Esta foto tomada y difundida por el Servicio de Seguridad de Ucrania el 14 de abril de 2021 muestra a militares de las tropas especiales del Servicio de Seguridad junto a un tanque durante unos ejercicios antiterroristas a gran escala en la región de Kherson del país.

La respuesta de Moscú no ha sido la deseada por Biden. Como era de esperar, el anuncio de nuevas sanciones no ha sentado bien al Kremlin, que ha declarado que esta medida no “ayudará de ninguna manera” a que se celebre una reunión entre Biden y Putin. “Washington debe darse cuenta de que tendrá que pagar por la degradación de las relaciones bilaterales. La responsabilidad de lo que está sucediendo es enteramente de Estados Unidos”, declaró Maria Zakharova, ministra de Relaciones Exteriores rusa. Este Ministerio también ha llamado al embajador estadounidense, John Sullivan, a consultas.  

Por otra parte, continúa la tensión en Ucrania. La situación sigue siendo preocupante después de que Rusia desplegara 20.000 soldados a 100 kilómetros de la frontera con Ucrania. Este despliegue militar ruso es el más numeroso desde 2014 según la OTAN. La organización, al igual que otros países occidentales como Reino Unido, Estados Unidos o Alemania, ha manifestado su preocupación por esta acción. Sin embargo, el Kremlin ha asegurado que esta operación “no debe preocupar a nadie”, ya que “no supone una amenaza para nadie”. El despliegue ha sido justificado por el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, por las actividades militares de la OTAN que “amenazan a Rusia”.

El Gobierno ucraniano, en cambio, difiere de estas palabras. “Condenamos el empeoramiento de la situación provocada por Rusia, al igual que las acciones y las declaraciones de Moscú, que quiere aumentar la tensión militar y lastrar los esfuerzos diplomáticos”, declaran desde Kiev. Además, el ministro de Exteriores, Dimitro Kuleva, advierte que “si Rusia cruza la línea roja, tendrá que sufrir”.

Atalayar_Ucrania Biden
AFP/AFP - Mapa de Ucrania en el que se localizan las regiones bajo control separatista y Crimea, anexionada por Rusia.

Ucrania cuenta con el apoyo de los países bálticos, Estonia, Letonia y Lituania, con lo que se ha reunido para tratar la situación en la frontera. Desde otros países europeos han respaldado a Kiev. Angela Merkel ha instado a Putin a “reducir estos refuerzos militares con el fin de llegar a una desescalada”. También la OTAN ha expresado su apoyo a Ucrania, considerando la operación militar rusa como “injustificada, inexplorada y profundamente preocupante”. Asimismo, el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg señaló que los aliados “han reafirmado el apoyo inquebrantable a la soberanía e integridad territorial de Ucrania”.