Biden aprobará la venta de los F-35 a Emiratos por valor de 23.000 millones de dólares

El acuerdo inicial firmado por Trump fue paralizado por Joe Biden en sus primeros días en la Casa Blanca
Biden aprobará la venta de los F-35 a Emiratos por valor de 23.000 millones de dólares

 -  

Con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca en el mes de enero se paralizó la venta acordada entre el anterior Gobierno de Donald Trump y Emiratos Árabes Unidos de los jets F-35, así como algunos aviones no tripulados. “Es típico al inicio de una Administración revisar las ventas pendientes, para asegurarse de que lo que se está considerando sea algo que avance en nuestros objetivos estratégicos y en nuestra política exterior”, aseguraba el nuevo secretario de Estado, Antony Blinken, cuando anunciaron la decisión de no seguir adelante, al menos de forma momentánea, con la venta de armamento al país emiratí. 

A pesar de haber afirmado que seguirán adelante con un acuerdo con el que no parecían estar muy en consonancia cuando Biden logró imponerse en las elecciones a Donald Trump, desde la Casa Blanca aseguran que seguirán estudiando detenidamente las condiciones del pacto. Uno de los portavoces del Departamento de Estado de Estados Unidos manifestó que seguirá con el plan propuesto “incluso mientras continúa revisando los detalles y consultando con los funcionarios emiratíes”. Algo que continúa la línea de las declaraciones realizadas por Blinken ya en enero: “También estamos tratando de asegurarnos de que tenemos una comprensión completa de cualquier compromiso que se haya hecho para asegurar esos acuerdos, y eso es algo que estamos estudiando ahora”. Biden aprobará la venta de los F-35 a Emiratos por valor de 23.000 millones de dólares

Parece que, tras haber estudiado el acuerdo alcanzado por la Administración Trump, los de Biden están preparados para continuar con unas iniciativas que criticaban desde la oposición y que ahora firman desde la Casa Blanca. Por parte de Emiratos Árabes Unidos eran muy optimistas, incluso cuando Washington hizo pública su decisión de paralizar la venta de armas, entre los que se incluían hasta 50 jets F-35, 18 drones armados y diversos equipos de defensa valorados por encima de los 23.000 millones de dólares. “Hicimos todo según las reglas y lo descubrirán una vez que se complete la revisión y se procederá”, aseguraba Yousef al-Otaiba, embajador de Emiratos en Estados Unidos, en el pasado mes de enero. 

Además de este importante acuerdo con EAU, Joe Biden tiene sobre la mesa otro pacto al que debe dar luz verde o no, y es el de venta de municiones a Arabia Saudí. No hay que olvidar que cuando Trump alcanzó ambos acuerdos con los dos países, fue intensamente criticado en el Congreso para ahora ver como su sucesor demócrata ratifica los mismos. La crítica sobre estas ventas se basaba en que iban a ser destinadas a conflictos como el de la guerra de Yemen, empeorando la situación de una de las crisis humanitarias más terribles de la historia reciente. En su día, el entonces secretario de Estado, Mike Pompeo, argumentó que la venta de municiones a los saudíes se debía a que una emergencia lo requería. Biden aprobará la venta de los F-35 a Emiratos por valor de 23.000 millones de dólares

Mientras Estados Unidos paralizaba la venta de armamento a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, Italia hacía lo mismo. En un clima de inestabilidad creado por el abandono del partido del ex primer ministro Matteo Renzi, bloquearon la venta a estos dos países de una asignación de 20.000 misiles valorados en 400 millones de euros. Una decisión que explicaba el ministro de Asuntos Exteriores, Luigi di Maio: “Un acto que consideramos debido, un claro mensaje de paz procedente de nuestro país. Para nosotros, el respeto de los derechos humanos es un compromiso inquebrantable”. Lo que se verá a partir de ahora es si verdaderamente ese compromiso es tan inquebrantable como afirmaba Di Maio, algo que en Estados Unidos parecen no compartir. 

La aprobación de la venta de armamento por parte de Estados Unidos a Emiratos supone una importante muestra de intenciones de la nueva Administración que ha decepcionado a cierto sector demócrata. Algunos esperaban que Biden mantuviese su posición en cuanto a la venta de armamento a dos países que juegan un papel clave en la Guerra de Yemen – Arabia Saudí con una influencia bastante mayor –. Sin embargo, a pesar de que el presidente ha manifestado en reiteradas ocasiones la importancia que tiene la crisis yemení para su Ejecutivo, parece que ahora las prioridades son otras en la Casa Blanca.