Biden considera que el enriquecimiento de uranio de Irán “no ayuda” a las negociaciones 

En el marco de las conversaciones de Viena, Teherán ha anunciado que ha comenzado a enriquecer uranio al 60%
AFP/ JIM WATSON - El presidente estadounidense Joe Biden

AFP/ JIM WATSON  -   El presidente estadounidense Joe Biden

Poco después del accidente en la central nuclear de Natanz, Irán ha anunciado que ha empezado a producir uranio enriquecido con una pureza del 60%. Así lo comunicaba el jefe de la Organización de Energía Atómica del país, Alí Akbar Salehí. Este porcentaje es el más alto que ha conseguido alcanzar Irán hasta ahora. “Estamos produciendo alrededor de 9 gramos de uranio enriquecido al 60% por hora”, declaró Salehi. El presidente del parlamento, Mohammad Baqer Qalibaf, celebró el avance nuclear. “La voluntad de la nación iraní hace milagros que frustran cualquier conspiración”, escribió en su cuenta de Twitter. 

Este 60% se acerca al 90% necesario para producir una bomba atómica, según los medios estatales iraníes. Esta cantidad de uranio enriquecido también viola las normas del acuerdo nuclear. No obstante, desde que Estados Unidos abandonó el pacto, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha advertido en varias ocasiones que Irán no respeta el acuerdo. El año pasado, en 2020, la OIEA anunció que Teherán superaba por diez el límite establecido de reservas de uranio. Respecto al último logro iraní, la OIEA no ha querido pronunciarse. “Las discusiones están en marcha. Creo que es prematuro emitir un juicio sobre cual será el resultado. Todavía estamos hablando”, declaró un portavoz de la organización.

PHOTO/AFP - Una captura de un vídeo de AFPTV tomada el 21 de febrero de 2021 muestra al jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán (AEIO), Ali Akbar Salehi (I), y al portavoz de la AEIO, Behrouz Kamalvandi (C), reunidos con el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi (D), de visita en la capital, Teherán
PHOTO/AFP - Una captura de un vídeo de AFPTV tomada el 21 de febrero de 2021 muestra al jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán (AEIO), Ali Akbar Salehi (I), y al portavoz de la AEIO, Behrouz Kamalvandi (C), reunidos con el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi (D), de visita en la capital, Teherán

Este suceso ocurre en el marco de las conversaciones que se están llevando a cabo en Viena para un posible acercamiento entre Estados Unidos e Irán para que Washington vuelva al acuerdo nuclear. Aumentar la producción de uranio enriquecido “no ayuda” al proceso de estas negociaciones, según el presidente Joe Biden. “No apoyamos y no creemos que sea de ninguna ayuda que Irán anuncie que esté enriqueciendo uranio al 60%. Es contrario al acuerdo”, aseguró el presidente estadounidense. Sin embargo, Biden se mostró “complacido” de que Teherán haya acordado participar en las conversaciones. Un funcionario de la Unión Europea que coopera en las negociaciones para que Estados Unidos regrese al pacto nuclear también ha declarado que esta decisión iraní no facilita la negociación. 

Las conversaciones de Viena interesan especialmente a Estados Unidos, ya que uno de los objetivos de Joe Biden es regresar al acuerdo nuclear. Teherán también podría beneficiarse de las negociaciones si consigue que Washington levante las sanciones que están afectando duramente a su economía. Este punto es clave para Teherán, ya que en repetidas ocasiones varios miembros del Gobierno han anunciado que no desbloquearán las negociaciones hasta que Estados Unidos elimine las sanciones. Asimismo, no abordan la posibilidad de reunirse directamente con representantes estadounidenses, por lo que las negociaciones se están llevando a cabo a través de diplomáticos europeos, chinos y rusos. 

AFP/AFP - El proceso de enriquecimiento del uranio mediante una centrifugadora
AFP/AFP - El proceso de enriquecimiento del uranio mediante una centrifugadora

Con los nuevos logros nucleares iraníes Estados Unidos se plantea levantar algunas sanciones aplicadas a partir de 2018, por lo que se mantendrían otras contra empresas, instituciones y dirigentes. “Estados Unidos se reserva el derecho de imponer sanciones por motivos nucleares, ya sea por terrorismo, por violaciones de Derechos Humanos o por interferencia en nuestras elecciones”, señaló un alto funcionario del Departamento de Estado. 

Israel, gran enemigo de Irán y principal sospechoso del incidente en Natanz y en otras centrales, según el Gobierno iraní, ha expresado su preocupación por este avance. El ministro de Relaciones Exteriores, Gabi Ashkenazi, ha asegurado que Israel hará “lo que sea necesario” para garantizar que Irán no adquiera armas nucleares. El Estado hebreo también ha sido señalado desde Irán como culpable del asesinato de Mohsen Fakhrizadeh, un relevante científico nuclear iraní.