PUBLICIDAD

Iberdrola

Biden pide al Consejo de Seguridad de la ONU un Estado viable para Palestina 

La nueva Administración estadounidense aboga por un nuevo consenso sobre Oriente Medio ante la ONU  
La nueva Administración estadounidense aboga por un nuevo consenso sobre Oriente Medio ante la ONU  

 -  

Durante los cuatro años de Administración republicana, Donald Trump impulsó un nuevo paradigma en las relaciones internacionales con los países de Oriente Medio:mantenimiento de las sanciones a Irán, apoyo total al Estado de Israel, sustentado la normalización de países árabes con el país hebreo, o las amistades con regímenes autoritario pasando por alto los derechos humanos.  

En su estreno en la Casa Blanca de Washington, el nuevo máximo dirigente de Estados Unidos, Joe Biden, aprobó un conjunto de medidas, muchas de las cuales invalidan varias tomadas por el anterior presidente Donald Trump. 

La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca invita a la esperanza en el lado palestino. Riyad al-Maliki, ministro de Asuntos Exteriores palestino, ha indicado que la Autoridad Palestina está dispuesta a volver a las negociaciones también con la nueva Administración estadounidense sin otras condiciones que las de respetar las resoluciones de Naciones Unidas. 

Estados Unidos aseguró el martes ante la ONU que el nuevo Gobierno de Joe Biden apoyará una solución negociada de dos Estados en Oriente Medio, perfilando una vuelta al consenso internacional tras la ruptura de Donald Trump. 

Joe Biden cree que la solución de los dos estados "es la única manera" de lograr una resolución del conflicto palestino-israelí, según dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. La "solución de los dos estados sigue siendo la única manera de avanzar", según  palabras del nuevo presidente de Estados Unidos, recogidas por la AFP. 

En un claro cambio de postura con respecto al anterior Gobierno, el representante estadounidense urgió al Gobierno israelí y a los palestinos a evitar “pasos unilaterales que hagan más difícil la solución de dos Estados”, entre los que apuntó las “anexiones de territorio” y las “actividades de asentamientos”. 

Aunque no se espera un cambio radical en las políticas hacia los palestinos, dada siempre la alianza entre Washington y Tel Aviv, sí se espera que Biden se aleje de las posturas más ultraortodoxas y conservadores del líder israelí Benjamin Netanyahu. 

Richard Mills, representante de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, también anunció ante el Consejo de Seguridad que se anularían varias decisiones de la administración anterior relativas a Oriente Medio. 

Según el diplomatico, Washington instará ahora al gobierno israelí y a la Autoridad Palestina a "evitar medidas unilaterales que dificulten una solución de dos Estados, como la anexión de territorio, la actividad de asentamientos, la demolición, la incitación a la violencia y la compensación a los encarcelados por actos de terrorismo". 

AFP/ALAA BADARMEH - El presidente palestino Mahmoud Abbas habla en Ramala, Cisjordania, el 3 de septiembre de 2020 
AFP/ALAA BADARMEH - El presidente palestino Mahmoud Abbas habla en Ramala, Cisjordania, el 3 de septiembre de 2020 

"Esperamos que sea posible (...) construir poco a poco la experiencia de ambas partes para crear un entorno en el que podamos volver a estar en condiciones de contribuir a avanzar en una solución", continuó. 

La contribución de Estados Unidos a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), que se redujo en 360 millones de dólares bajo el mandato de Trump, será restaurada, dijo. 

Este enfoque contrasta con el de Trump, que centró su estrategia para Oriente Medio en medidas y propuestas rechazadas frontalmente por las autoridades palestinas y que incluyó históricos acuerdos entre países árabes e Israel, que han cambiado el paradigma regional del conflicto. 

Por otra parte, los representantes palestino e israelí -como es habitual- cruzaron acusaciones sobre distintos asuntos, incluida la pandemia, con el ministro palestino de Exteriores, Riyad Al Malki, acusando a Israel de no estar facilitando a los palestinos vacunas del coronavirus, incumpliendo con sus responsabilidades como “potencia ocupante”. 

El jefe del Buró Político del Movimiento Hamas, Ismail Haniyeh, dijo que el recién elegido presidente de Estados Unidos, Joe Biden, debería cambiar el curso del conflicto palestino-israelí y abandonar las políticas de Donald Trump: “Las políticas injustas contra nuestro pueblo han convertido a Estados Unidos en un socio en la injusticia y la agresión, y han dañado el estado de estabilidad en la región y el mundo, e impidieron la capacidad estadounidense de ser un parte en la resolución de conflictos ". 

Días antes, en un simbólico y polémico acto en la ciudad de Nazaret,  también de mayoría árabe, en medio de la campaña electoral de Benjamín Netanyahu, mezcló incontables promesas electorales con mensajes como "los árabes deben ser parte íntegra de la sociedad israelí" o "esta es una oportunidad para el comienzo de una nueva era". 

AFP/ALAA BADARMEH - El presidente palestino Mahmoud Abbas habla en Ramala, Cisjordania, el 3 de septiembre de 2020 

Esta jugada del mandatario, sin embargo, no responde a un acercamiento entre su partido, y este sector de la sociedad, compuesto de personas originarias de la región y de descendientes de las poblaciones autóctonas que se quedaron dentro de Israel tras su creación en 1948 y muchos de los cuales reivindican su identidad palestina. 

El secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abulgueit, participó también en la reunión del Consejo de Seguridad y confió en que el Gobierno de Biden tome medidas para “corregir” las políticas “no útiles” de Trump. 

En ese sentido, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, volvió a expresar el respaldo de Moscú a la organización de una conferencia internacional de paz que vienen reclamando los palestinos y propuso celebrar esta primavera o verano a nivel ministerial. 

El anuncio bajo la Administración Trump de apoyar la anexión israelí de Cisjordania, llevó a la Autoridad Palestina que preside Mahmoud Abbas a romper las conversaciones. El presidente palestino instó al secretario general de Naciones Unidas, António Guterres a convocar una nueva conferencia internacional de paz para el año que viene que suponga el relanzamiento de las conversaciones, ya con Joe Biden al frente de la Casa Blanca.  

Durante la Administración Trump, la relación con los palestinos se deterioró hasta el punto de que EEUU cerró la oficina de representación palestina en Washington y estos aseguraron que no reconocían ya a la Casa Blanca como principal mediador en el conflicto, como había sido históricamente.