Biden sancionará a los responsables del golpe de Estado de Myanmar

Primera decisión sobre el tema del presidente estadounidense que anteriormente había pedido la liberación de Suu Kyi
Atalayar_Joe Biden

 -  

Estados Unidos impondrá nuevas sanciones contra los responsables del golpe militar en Birmania del 1 de febrero y contra entidades con las que tienen vínculos, según aseguró el presidente estadounidense Joe Biden.

El presidente demócrata de la Casa Blanca indicó que Washington identificaría un primer conjunto de objetivos esta semana y también impondría controles estrictos a las exportaciones. Agregó que su Administración estaba preparada para iniciar nuevas medidas.

Estas sanciones evitarán que los generales que organizaron el golpe en Myanmar obtengan acceso a 1.000 millones de dólares en fondos que su Gobierno mantiene en el país americano. Dijo también que anunciaría acciones adicionales contra los líderes militares y sus familias.  

Se trata del primer paso concreto del nuevo Gobierno de Estados Unidos después de que Biden exigiese que los generales restablecieran la democracia y liberaran a la líder de la Liga Nacional para la Democracia de Myanmar, Aung San Suu Kyi, quien sigue detenida.

Biden advirtió que “la violencia contra quienes afirman sus derechos democráticos es inaceptable” y que “el mundo está mirando” tras señalar que las protestas estaban aumentando. Dijo que había consultado el tema con el senador Mitch McConnell, el líder republicano, y una variedad de naciones en el sudeste asiático. Sin embargo, las opciones de Biden son limitadas.

El presidente Biden no abordó esa compensación, excepto para decir que continuaría trabajando con sus socios internacionales para instar a otros Estados a unirse a sus esfuerzos. 

Durante el Gobierno del expresidente Donald Trump usó sanciones con frecuencia, pero no trató de conseguir aliados. Tampoco mencionaba las violaciones de derechos, al contrario que Biden, excepto cuando se trataba de Irán o China.

Atalayar_militares Myanmar
PHOTO/AFP - Soldados de Myanmar montan guardia en una calle de Naypyidaw el 1 de febrero de 2021, después de que los militares detuvieran a la líder de facto del país, Aung San Suu Kyi, y al presidente del país en un golpe de estado

En julio de 2019, la Administración Trump sancionó a algunos de los mismos comandantes militares por las atrocidades llevadas a cabo contra los musulmanes rohingya. Entre los sancionados se encontraba el jefe del Ejército, Min Aung Hlaing que tomó el poder el 31 de enero. 

Por su parte, la respuesta al golpe de Myanmar, para Biden, es una prueba de que defenderá los valores estadounidenses a través de su política exterior. Enfatizando la necesidad de hacer un llamamiento y castigar a los que minan las elecciones democráticas.

Anteriormente Estados Unidos calificó la crisis como un ataque a la transición de Myanmar a la democracia. “Trabajaremos con nuestros socios en toda la región y el mundo para apoyar la restauración de la democracia y el Estado de derecho, así como para responsabilizar a los responsables de revertir la transición democrática de Birmania”, dijo Biden en un comunicado.

A su vez, las fuerzas de seguridad de Birmania han arrestado a seis antiguos altos cargos del Gobierno de Aung San Suu Kyi, a consecuencia de las detenciones lanzadas tras el golpe de Estado militar.