Biden ve "vergonzosa" la obstrucción de Trump pero dice que no le afectará

El presidente electo de los EEUU agradece la "enérgica" bienvenida mundial a su triunfo: "EE.UU. ha vuelto". Dimite la cúpula civil del Pentágono tras el despido de Esper por Trump.
Biden ve "vergonzosa" la obstrucción de Trump pero dice que no le afectará

 -  

El presidente electo de EE.UU., Joe Biden, tachó este martes de "vergonzoso" que el mandatario saliente, Donald Trump, se niegue a reconocer la derrota y pronosticó que eso será una mancha en el legado de su predecesor, pero no dificultará el proceso de transición. Además, Biden describió como "obsequiosa y enérgica" la bienvenida que ha recibido de los aliados tradicionales del país en Europa y Canadá, y pronosticó que Estados Unidos será "respetado" de nuevo. 
Mientras tanto, la cúpula civil del Pentágono dimitió este martes después de que el lunes el presidente de EE.UU., Donald Trump, echara de manera fulminante al secretario de Defensa, Mark Esper, quien este verano se opuso a enviar unidades militares para sofocar los disturbios raciales. 


En su primera rueda de prensa desde que se confirmó el sábado su victoria en las elecciones de EE.UU., Biden criticó la postura de Trump, quien no admite que perdió los comicios y sigue enzarzado en una fútil estrategia legal para disputar el resultado en varios estados clave. "Simplemente creo que es vergonzoso, para ser muy franco. No ayudará al legado del presidente (Trump)", dijo Biden.

Preguntado por si tenía un mensaje para Trump, el presidente electo respondió: "Señor presidente, espero hablar pronto con usted". Sin embargo, Biden opinó que la negativa de Trump a reconocer la derrota "no tendrá muchas consecuencias" en el proceso de transición, y que él podrá desarrollar sin problemas los preparativos para su llegada al poder, prevista para el 20 de enero de 2021.

"Vamos a hacer exactamente lo mismo que estaríamos haciendo si él (Trump) hubiera reconocido" la derrota, afirmó el exvicepresidente. Aseguró que podrá arreglárselas sin tener acceso a información clasificada de inteligencia, como es la tradición para todos los presidentes electos, algo que describió como "útil" pero no imprescindible, porque todavía no tiene el poder necesario "para tomar decisiones sobre esos asuntos".

Biden no confirmó las informaciones de prensa que indican que su equipo estudia medidas legales para sortear el bloqueo impuesto por Trump al equipo de transición.
También afirmó que tiene los fondos necesarios para hacer frente al proceso sin la ayuda de la Administración de Servicios Generales (GSA), un organismo que depende del Gobierno federal.

La certificación rutinaria del ganador de las elecciones por parte de la GSA, que aún no ha reconocido la victoria de Biden, permite al equipo del presidente electo acceder a recursos y a las agencias gubernamentales para preparar la transición.

El presidente electo de los EEUU agradece la "enérgica" bienvenida mundial a su triunfo: "EE.UU. ha vuelto". Dimite la cúpula civil del Pentágono tras el despido de Esper por Trump

La rueda de prensa de Biden fue improvisada y se produzco después de que el presidente electo diera un discurso para defender la reforma sanitaria de 2010 conocida como Obamacare, horas después de que el Tribunal Supremo de EE.UU. escuchara argumentos en un caso que pretende invalidarla.  "Este intento (de los republicanos de tumbar Obamacare) es, en mi opinión, simplemente cruel", aseguró Biden sobre la audiencia de este martes en el Supremo, en la que la mayoría de los jueces insinuaron que no están a favor de derogar esa ley.

La cadena de televisión Fox news interrumpió la emisión de la comparecencia de la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, cuando insistía en el fraude electoral de los demócratas sin aportar ninguna prueba. "Está acusando a la otra parte de celebrar el fraude y la votación ilegal. Si no tiene más detalles que lo apoyen, no puedo seguir emitiendo esto", ha dicho el presentador Neil Cavuto al interrumpir unas acusaciones que consideraba "explosivas" por parte de McEnany.
Este fin de semana, las tres grandes cadena de televisión de Estados Unidos interrumpieron la emisión en directo de la intervención de Donald Trump porque acusaba sin pruebas de un fraude electoral de los demócratas.

El presidente electo de los EEUU agradece la "enérgica" bienvenida mundial a su triunfo: "EE.UU. ha vuelto". Dimite la cúpula civil del Pentágono tras el despido de Esper por Trump

Biden agradece "enérgica" bienvenida mundial a su triunfo: "EE.UU. ha vuelto"

Joe Biden describió como "obsequiosa y enérgica" la bienvenida que ha recibido de los aliados tradicionales del país en Europa y Canadá, y pronosticó que Estados Unidos será "respetado" de nuevo.

"Antes que nada, les estoy dejando saber que Estados Unidos ha vuelto. Vamos a meternos de nuevo en el juego. Ya no es Estados Unidos solo", dijo Biden en su primera rueda de prensa como presidente electo, en una referencia al aislacionismo del mandatario saliente, Donald Trump.

"Estoy seguro de que vamos a poder situar a Estados Unidos de nuevo en el lugar de respeto que tenía antes", añadió. Biden describía así el contenido de las conversaciones telefónicas que ha mantenido hasta ahora con líderes de seis países del mundo, tras apuntar que aún tiene muchas llamadas por contestar a otros dirigentes.

"La respuesta (de esos líderes a mi victoria electoral) ha sido obsequiosa y energética", aseguró. En concreto, Biden conversó este martes con la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente francés, Emmanuel Macron; el primer ministro británico, Boris Johnson, y su homólogo irlandés, Micheál Martin.

El presidente electo de los EEUU agradece la "enérgica" bienvenida mundial a su triunfo: "EE.UU. ha vuelto". Dimite la cúpula civil del Pentágono tras el despido de Esper por Trump

El primer líder de otro país que habló con Biden para felicitarle por su victoria fue el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, con quien conversó este lunes; y el presidente electo aseguró que había hablado con un sexto dirigente, sin identificarle.

El hecho de que los primeros contactos se concentraran en Europa y Canadá es una señal de la importancia que Biden concede a la reconstrucción de la relación con esos aliados tradicionales de Estados Unidos, con los que los lazos se han debilitado bajo la Presidencia de Trump.

El número de países que todavía no han reconocido a Biden se ha ido reduciendo, pero incluye aún a las dos principales potencias de Latinoamérica -México y Brasil- además de a Rusia y a China.

Otros líderes de países que han mantenido una buena relación con Trump -como el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan- han decidido felicitar también a Biden tras un silencio inicial.
La negativa de Trump a reconocer los resultados ha generado una situación incómoda para los encargados de la diplomacia con Estados Unidos, sobre todo después de que el actual secretario de Estado, Mike Pompeo, se pusiera del lado del presidente saliente.
"Habrá una transición suave hacia una segunda Administración Trump", dijo Pompeo este martes, en tono desafiante, durante una rueda de prensa. 

El presidente electo de los EEUU agradece la "enérgica" bienvenida mundial a su triunfo: "EE.UU. ha vuelto". Dimite la cúpula civil del Pentágono tras el despido de Esper por Trump

En sus contactos de este martes con líderes europeos, Biden expresó su deseo de "cooperar en una agenda compartida con la Unión Europea" (UE), que incluya la contención de la pandemia de la covid-19, la recuperación económica global y la lucha contra la crisis climática, según un comunicado de su oficina.

"El presidente electo expresó su interés en reforzar los lazos bilaterales y transatlánticos, a través de la OTAN y la UE", y en cooperar con Francia y otros aliados para hacer frente al programa nuclear de Irán y los conflictos en Siria o Ucrania, agrega ese comunicado.

Dimite la cúpula civil del Pentágono tras el despido de Esper por Trump

La cúpula civil del Pentágono dimitió este martes después de que el lunes el presidente de EE.UU., Donald Trump, echara de manera fulminante al secretario de Defensa, Mark Esper, quien este verano se opuso a enviar unidades militares para sofocar los disturbios raciales.

Según un comunicado del Pentágono, los altos cargos que han presentado su renuncia son el subsecretario en funciones de Defensa para Política, James Anderson; el subsecretario de Defensa para Inteligencia y Seguridad, Joseph Kernan; y la jefa de Gabinete de la Secretaría de Defensa, Jen Stewart.

La nota explica que Anderson presentó su carta de renuncia este miércoles a Trump y que su marcha se hizo efectiva hoy mismo, con lo que ha asumido sus responsabilidades como subsecretario de Defensa para Política, Anthony Tata, quien hasta ahora había trabajado en esa sección del Pentágono como funcionario de alto rango.

De acuerdo con el texto, Kernan también entregó su misiva para informar de su dimisión hoy mismo, aunque, según el Departamento de Defensa, lo planeaba desde hacía meses.

Sus funciones como subsecretario de Defensa para Inteligencia y Seguridad las toma ahora Ezra Cohen-Watnick, que hasta ahora había ejercido como secretario adjunto en funciones para los Conflictos de Baja Intensidad.

Al igual que los otros dos responsables, la renuncia de Stewart se produjo este martes y será sustituida como jefa de Gabinete del Departamento de Defensa por Kash Patel, que ha formado parte del personal del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.