Biden y Erdogan escenifican un acercamiento durante la cumbre de la OTAN

Los líderes mantuvieron una reunión en solitario durante 45 minutos sobre la que se mostraron optimistas en rueda de prensa
Atalayar_Encuentro Joe Biden y Erdogan OTAN

AFP/BRENDAN SMIALOWSKI  -   El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan (izq.), y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden (der.), asisten a una reunión bilateral al margen de la cumbre de la OTAN

El presidente estadounidense, Joe Biden, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, mantuvieron el miércoles una reunión bilateral con motivo de la cumbre anual de la OTAN, celebrada en Bruselas. El encuentro supuso la primera toma de contacto entre ambos líderes desde la llegada a la Presidencia de Biden, y sirvió para calibrar las relaciones entre Washington y Ankara tras meses de tensiones.

La cita prometía ser la primera prueba de fuego para Biden antes de reunirse con Putin, sin embargo, el ambiente fue de máxima cordialidad entre las delegaciones, según los presentes. Erdogan trató de calmar las aguas antes de la cita exigiendo a la prensa que dejase atrás las fricciones y que hablasen “de lo que podemos hacer juntos”. 

Atalayar_Encuentro Joe Biden y Erdogan OTAN
PHOTO/MURAT CETINMUURDAR/OFICINA DE PRENSA PRESIDENCIAL - El presidente turco Tayyip Erdogan se reúne con el presidente estadounidense Joe Biden al margen de la cumbre de la OTAN en Bruselas, Bélgica

Los mandatarios se reunieron a solas durante 45 minutos y, seguidamente, las delegaciones estadounidense y turca celebraron una reunión conjunta que se prolongó más de una hora. Durante el encuentro, las partes abordaron los retos conjuntos que encaran ambos países a nivel regional y los puntos de desencuentro que han lastrado sus relaciones bilaterales. 

Tanto Biden como Erdogan se mostraron optimistas al respecto, sin embargo, no revelaron avances concretos en ninguna materia.

“Aumentaremos nuestra cooperación con Biden de acuerdo con estos objetivos en el próximo período. En las relaciones Turquía-Estados Unidos, creemos que no hay problema que no se pueda resolver, por el contrario, nuestras áreas de cooperación muestran una perspectiva más amplia y rica que los problemas”, declaró Erdogan tras la reunión.

Atalayar_Encuentro Joe Biden y Erdogan OTAN
AP/YVES HERMAN - El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, durante una conferencia de prensa en una cumbre de la OTAN en Bruselas

Por su parte, el presidente Biden garantizó que Washington y Ankara lograrán en el futuro “un progreso real”, y calificó como “positivo y productivo” el encuentro con el presidente turco. “Tuvimos discusiones detalladas sobre cómo proceder en una serie de cuestiones. Nuestros países tienen grandes agendas y nuestros equipos continuarán nuestras discusiones”, añadió.

El último cara a cara entre Biden y Erdogan se produjo el pasado 2016 en Turquía. El entonces vicepresidente de la Administración Obama viajó a Ankara para negar las acusaciones que incriminaban a Estados Unidos en el intento de asonada contra el Gobierno turco. 

“El presidente Biden conoce muy bien a Erdogan”, reconoció el asesor de seguridad nacional estadounidense, Jake Sullivan. “Los dos hombres han pasado una buena cantidad de tiempo juntos, y ambos están, creo, deseando... tener realmente una oportunidad de negocios para revisar la amplitud de su relación”, reveló el asesor en este sentido.

Atalayar_Encuentro Joe Biden y Erdogan OTAN
AFP PHOTO / HO / Oficina de Medios de la operación "Volcán de Ira" - muestra vehículos blindados de fabricación turca, enviados al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) llegando al puerto de Trípoli

En cualquier caso, el historial de acusaciones cruzadas entre ambos mandatarios es extenso. El presidente turco señaló en mayo al demócrata por tener “las manos manchadas de sangre” tras respaldar a Israel en materia armamentística, mientras que Biden tildó de “autócrata” al máximo representante turco durante la campaña presidencial, y denunció sus detenciones arbitrarias.

Además, las relaciones entre Estados Unidos y Turquía han sido ásperas desde la salida del poder del expresidente Trump. El demócrata ha adoptado un tratamiento más combativo hacia Erdogan, en gran parte por la vuelta al multilateralismo que propone su Administración.

El clímax de las tensiones entre Washington y Ankara se materializó en abril, cuando Biden se convirtió en el primer presidente estadounidense en reconocer como genocidio las matanzas masivas de armenios durante el ocaso del Imperio Otomano. Erdogan, por su parte, evitó reaccionar para no poner en peligro el ya de por sí precario estado de su régimen.

Atalayar_Encuentro Joe Biden y Erdogan OTAN
AFP/MAHMUD TURKIA  - Militares libios leales al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), reconocido por la ONU, participan en maniobras durante una ceremonia que marca su graduación, resultado de un acuerdo de formación militar con Turquía

El presidente turco ha rebajado su retórica antioccidental, ya que desde Ankara se apuesta por una vía de pacificación. Erdogan ha desplegado en los últimos meses una estrategia de acercamiento a sus rivales en política exterior con el objetivo de fortalecer su papel al frente Turquía, azotada por una acuciante crisis interna a consecuencia de la crisis económica, social y política.

Para Ankara, el punto de fricción principal es el apoyo de Estados Unidos a los combatientes kurdos en Siria, considerados por Turquía como “terroristas”, según reconoció el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar. El caso judicial abierto contra el banco estatal turco Halkbank en Nueva York, acusado de violar las sanciones a Irán, es otra de las materias que preocupa al presidente otomano.

Además, la negación por parte de las autoridades estadounidenses de extraditar al clérigo turco Fethullah Gülen, residente en Estados Unidos y acusado de dirigir el golpe de Estado de 2016, también es una de las reivindicaciones de Ankara. 

Atalayar_Encuentro Joe Biden y Erdogan OTAN
AP/RICARD GARCIA VILANOVA - Combatientes de la unidad 'Shelba', una milicia aliada con el gobierno libio, en el barrio de Salah-addin en Trípoli

Por su parte, entre las denuncias de Washington y de sus socios occidentales se encuentran la compra del sistema antimisiles s-400 ruso por parte de Turquía, una decisión que provocó la imposición de sanciones contra Ankara y la retirada del programa de aviones de combate F-35 estadounidense.  

Sin embargo, los puntos más polémicos en las relaciones bilaterales entre Ankara y el resto de potencias occidentales radican en la participación de Turquía en los conflictos de Siria y Libia, así como en la disputa por los hidrocarburos en el Mediterráneo oriental con Grecia.

Turquía ha estado envuelta en controversias dentro de la OTAN, organización en la que juega un papel de suma relevancia al mantener el segundo ejército más amplio.

Reencuentro con Macron

Antes de la reunión con Biden, el presidente turco mantuvo una serie de conversaciones con otros líderes. Entre ellos estuvieron la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro británico Boris Johnson y, en última instancia, el presidente francés Emmanuel Macron, una cita no menos polémica.

Atalayar_Encuentro Joe Biden y Erdogan OTAN
AFP/PRESIDENCIA TURCA - El presidente turco Recep Tayyip Erdogan reuniéndose con su homólogo francés Emmanuel Macron (R) durante una reunión bilateral, al margen de la cumbre de la OTAN

El objetivo era departir sobre los asuntos que han crispado las relaciones entre Ankara y París en los últimos meses, especialmente tras el cuestionamiento de la salud mental de Macron por parte de Erdogan en octubre. Ambos discutieron sobre la situación en Libia y en Siria, según el Elíseo. Macron ha sido especialmente duro con Turquía, por “incumplir sus compromisos” al aumentar su presencia militar en Libia y traer combatientes armados de Siria.

La primera toma de contacto resultó ser fructífera. “El presidente Erdogan confirmó durante nuestra reunión su deseo de que los mercenarios extranjeros, las milicias extranjeras, que operan en suelo libio se vayan lo antes posible”, anunció Macron en una rueda de prensa posterior.

“Hemos acordado trabajar en esta retirada. No depende sólo de nosotros dos. Pero puedo decirles que el presidente Erdogan confirmó durante nuestra reunión su deseo de que los mercenarios extranjeros, las milicias extranjeras, que operan en suelo libio se vayan lo antes posible”, amplió el presidente francés al término de una cumbre de líderes de la OTAN en Bruselas.