PUBLICIDAD

Marruecos

Biden y Putin mantendrán una conversación telefónica para abordar “los próximos compromisos diplomáticos”

En medio de la crisis en Ucrania, tema que sin duda ocupará un lugar importante en el diálogo, Putin ha anunciado que Nord Stream 2 está listo para suministrar gas a Europa
AP/DENIS BALIBOUSE

AP/DENIS BALIBOUSE  -   El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a la izquierda, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, a la derecha

Los presidentes Joe Biden y Vladimir Putin dialogarán por segunda vez en menos de un mes. Así lo han anunciado las autoridades de ambas potencias tras una petición del mandatario ruso, según informaron fuentes estadounidenses. La llamada telefónica está programada para las 23:30, hora de Moscú. Durante la conversación se tratarán “una variedad de temas, incluidos los próximos compromisos diplomáticos con Rusia”, informó a la la portavoz de Seguridad Nacional, Emily Horne, a través de un comunicado.

"La Administración Biden sigue llevando a cabo una amplia labor diplomática con nuestros aliados y socios europeos, consultando y coordinando un enfoque común en respuesta a la concentración militar de Rusia en la frontera con Ucrania”, señaló Horne en la nota. Según aseguraron fuentes de la Casa Blanca a la CNN, el presidente Biden aceptó la petición de Putin porque considera que "cuando se trata de Rusia no hay sustituto para el diálogo directo líder-líder”.

Durante la llamada, el presidente estadounidense volverá a expresar su preocupación por la presencia de tropas rusas en la frontera con Ucrania. De hecho, en una conversación reciente entre Antony Blinken, secretario de Estado, y Volodimir Zelensky, presidente ucraniano, Blinken reiteró una vez más el apoyo “inquebrantable” de Washington a "la independencia, la soberanía y la integridad territorial de Ucrania frente al desarrollo militar de Rusia”.

PHOTO/AFP - Militares ucranianos patrullan a lo largo de una posición en la línea del frente con los separatistas apoyados por Rusia, no lejos de Avdiivka, región de Donetsk
PHOTO/AFP - Militares ucranianos patrullan a lo largo de una posición en la línea del frente con los separatistas apoyados por Rusia, no lejos de Avdiivka, región de Donetsk

Ucrania fue el tema principal a tratar en la pasada reunión virtual entre ambos líderes a principios de mes, donde Biden amenazó con represalias económicas y de otro tipo en caso de que Rusia atacase Ucrania. Putin, por su parte, advirtió que su país respondería si se cruzan “sus líneas rojas”, haciendo referencia a las maniobras militares de la OTAN en el Este de Europa. Es probable que el tono entre Washington y Moscú no cambie de cara a la próxima conversación, ya que las tropas rusas próximas a la frontera ucraniana continúan preocupando a Occidente. Esta semana Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea para Política Exterior, volvió a reafirmar el apoyo de a la UE a la “soberanía e integridad territorial de Ucrania”. 

Durante esta llamada telefónica tanto Biden como Putin volverán a poner sobre la mesa sus demandas respecto a la crisis ucraniana; además, la conversación será el preludio de la reunión que ambos mantendrán el próximo 10 de enero en Ginebra, ciudad donde ya se encontraron el pasado mes de junio. “Durante las conversaciones, nos esforzaremos por lograr las firmes garantías legales de la seguridad de Rusia desde el lado estadounidense, a saber, el no avance de la OTAN hacia el este y el no despliegue de sistemas de armas que amenacen Rusia cerca de las fronteras de nuestro país”, explicó en una rueda de prensa la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova.

REUTERS/ALEXANDER ERMOCHENKO  -   Un militante de la autoproclamada República Popular de Donetsk (DNR) observa desde una posición de primera línea en la línea de separación de las fuerzas armadas ucranianas a las afueras de la ciudad de Donetsk, el 19 de noviembre de 2021
REUTERS/ALEXANDER ERMOCHENKO - Un militante de la autoproclamada República Popular de Donetsk (DNR) observa desde una posición de primera línea en la línea de separación de las fuerzas armadas ucranianas a las afueras de la ciudad de Donetsk, el 19 de noviembre de 2021

Por otra parte, Vladimir Putin también se ha reunido esta semana con su aliado bielorruso, Alexander Lukashenko, con quien ha acordado “continuar la cooperación en la construcción de aviones”, según informó la agencia rusa TASS. "Tenemos plantas civiles y militares en la industria de la construcción de aviones, podemos hacer mucho por la cooperación, especialmente porque (tales proyectos) tienen una demanda para la industria aeronáutica rusa”, indicó el presidente bielorruso. Asimismo, Putin y Lukashenko han pactado realizar maniobras militares conjuntas a principios de 2022. Durante el encuentro, el presidente bielorruso también ha agradecido a Moscú su ayuda en el sector económico tras las sanciones impuestas desde Bruselas a Minsk por “la escalada de violaciones graves de los derechos humanos en Bielorrusia y a la violenta represión ejercida contra la sociedad civil, la oposición democrática y los periodistas”, según detalla el Consejo de la Unión Europea.

Putin llena el gasoducto Nord Stream 2 para “solucionar la crisis de gas en Europa”

En medio de la tensión entre la OTAN y Rusia por Ucrania, Putin ha anunciado que la empresa Gazprom ya ha llenado el polémico gasoducto Nord Stream 2. El presidente ruso señaló que “el Nord Stream está listo para operar” y que ahora “todo depende” de Europa, en concreto de Alemania, que suspendió el proceso de certificación hasta que el proyecto cumpla todos los requisitos necesarios. Putin hizo referencia a la grave crisis energética que enfrenta Europa, "contribuirá a solucionar el problema de la estabilización de precios en el mercado europeo”, explicó. “Recuerdo que se trata de 55.000 millones de metros cúbicos al año”, añadió.

AFP/AFP - Mapa de Europa con la red de gasoductos, incluido el Nord Stream 2
AFP/AFP - Mapa de Europa con la red de gasoductos, incluido el Nord Stream 2

Nord Stream 2 ha creado gran controversia desde su construcción. Ucrania, aliado de Bruselas, sería el gran perjudicado de la puesta en marcha del gasoducto, ya que el cable no pasa por su territorio y Kiev perdería millones de euros en derechos de tránsito. Otros países como Polonia o Estados Unidos también se han opuesto al gasoducto al considerar que Nord Stream 2 provocaría una gran dependencia energética de Rusia. Sin embargo, la mayor parte de gas actual que llega a Europa ya proviene del monopolio estatal ruso Gazprom, aunque recorre otros gasoductos: Yamal-Europa, que atraviesa Bielorrusia y Polonia; o UPU, que pasa por Ucrania.