PUBLICIDAD

Iberdrola

Boubacar Ba: “Rusia quiere establecerse en el Sahel a través de desprestigiar a Francia”

El investigador maliense participó en la II edición del Diálogo Sahel-Europa para analizar los desafíos de la región africana, así como el papel de los nuevos actores como Rusia
Boubacar Ba, investigador y director del Centro de Análisis sobre Gobernanza y Seguridad en el Sahel

PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ/ATALAYAR  -   Boubacar Ba, investigador y director del Centro de Análisis sobre Gobernanza y Seguridad en el Sahel

Boubacar Ba, investigador y director del Centro de Análisis sobre Gobernanza y Seguridad en el Sahel, dialoga con Atalayar sobre la actual situación política en Mali, la retirada de Francia y el papel de Rusia en el Sahel. El experto, con sede en Bamako, trabaja en Mali, Níger, Burkina Faso, Mauritania y Chad.

¿Cómo está yendo la transición política en Mali?

Para hablar de la transición política en Mali primero hay que recordar las etapas.

La primera etapa fue el golpe de Estado de 2020 que provocó la caída del antiguo régimen tras numerosas manifestaciones en la Plaza de la Independencia de Bamako. El pueblo maliense salió en masa a las calles porque estaba harto del régimen, de la corrupción, de la inseguridad y de la crisis económica.

Luego vino el golpe de Estado. Los oficiales militares se unieron a las protestas ciudadanas porque también querían una transición política. Pero, desgraciadamente, 9 meses más tarde, después de mayo de 2020, en agosto de 2021, hay un segundo golpe de Estado.

Es después del segundo golpe cuando el Gobierno de transición anunció en la Asamblea General de las Naciones Unidas que Francia abandonaba Mali. Esto nos hizo pensar que Francia nunca ha respetado sus compromisos.

En este contexto, aparece Rusia, que mantenía relaciones con Mali desde la independencia del país hasta la caída de la Unión Soviética, cuando las relaciones se enfriaron. Sin embargo, en los últimos años han vuelto a surgir esos lazos. A partir de diciembre de 2021 el Gobierno maliense organizó reuniones nacionales para definir reformas y luego emprendieron una ofensiva militar muy fuerte con la ayuda de Rusia, con operaciones que iban desde el sur del país hacia la frontera de Burkina Faso.

Boubacar Ba, investigador y director del Centro de Análisis sobre Gobernanza y Seguridad en el Sahel
PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ/ATALAYAR - Boubacar Ba, investigador y director del Centro de Análisis sobre Gobernanza y Seguridad en el Sahel
La CEDEAO ha levantado recientemente sus sanciones contra Malí, ¿supone esto un acercamiento entre la junta militar y la región?

Sí. El problema con la CEDEAO estaba relacionado con el proceso electoral, que no se pudo poner en marcha. Creo que estas sanciones fueron terribles desde el punto de vista económico, empeoraron las condiciones de vida. Aun así, el Gobierno resistió durante 6 meses definiendo estrategias en las fronteras de Mauritania y Guinea para fortalecer la seguridad. Sin embargo, existía un descontento social por la difícil situación económica. Por ello, Mali inició negociaciones con países. Algunos intentaron hacer entender que un país en transición con una situación así no puede ser abandonado. Algunas naciones como Togo estaban dispuestas a negociar, pero también había grupos en la CEDEAO que querían sanciones duras.

Las sanciones finalmente se levantaron el 4 de julio, La CEDEAO aceptó un período de 24 meses para preparar las elecciones. Y también habrá reformas. Esa es la gran pregunta, ¿depende de una transición política hacer reformas? Algunos piensan que no, otros que sí. En Malí, desde 1992, ha habido varios intentos de cambiar la Constitución, aunque, de momento, no se ha conseguido.

También se debe abordar la cuestión de la seguridad y evitar todas estas disputas relacionadas con Francia, Barkhane, y la llegada de los rusos. Pero creo que las reformas deben centrarse en las elecciones en 2024.

boubacar ba​   ​
PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ/ATALAYAR - Boubacar Ba, investigador y director del Centro de Análisis sobre Gobernanza y Seguridad en el Sahel
¿Considera que la operación Barkhane ha sido un fracaso? ¿En qué punto se encuentran las relaciones entre Francia y Mali?

No, no podemos decir que sea un fracaso porque la operación se inicia a petición de Mali. Francia llegó primero con Serval y ayudó a expulsar a los grupos terroristas, aunque, lamentablemente, también hubo dificultades.

Por ejemplo, la acción de Francia, desde Serval hasta Barkhane, es vista por el Gobierno maliense como un proceso solitario sin ninguna consulta real con Bamako. Aun así, Francia ha asesorado a las autoridades malienses en materia de seguridad en el ámbito de la formación.

Por otra parte, la Unión Europea no quiere trabajar con fuerzas paramilitares, por lo que Mali perderá posiciones geoestratégicas. Ya se ha visto que, desde que Francia empezó a irse, el gobierno central se ha convertido en el punto de mira de los grupos terroristas como el Daesh.

PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ/ATALAYAR - Boubacar Ba, investigador y director del Centro de Análisis sobre Gobernanza y Seguridad en el Sahel
PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ/ATALAYAR - Boubacar Ba, investigador y director del Centro de Análisis sobre Gobernanza y Seguridad en el Sahel
¿Cree que Europa y la OTAN deberían implicarse más en la región del Sahel?

Sí, Europa y la OTAN deben involucrarse, pero también deben tener en cuenta la soberanía de los Estados. Por lo que los mandatos de la OTAN o de Francia no deberían ser muy largos, ya que podrían ser criticados y se podría acusar a estos países de neocolonialismo, de querer intentar nuevas estrategias para reocupar los países del Sahel. Por ello, se debe definir un marco claro de cooperación y sobre todo definir la retirada progresiva para que no haya confusión.

PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ/ATALAYAR - Boubacar Ba, investigador y director del Centro de Análisis sobre Gobernanza y Seguridad en el Sahel
PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ/ATALAYAR - Boubacar Ba, investigador y director del Centro de Análisis sobre Gobernanza y Seguridad en el Sahel
¿Qué opina de los intentos de Rusia por ganar influencia en la región a través del grupo Wagner?

Rusia apoya a los países en crisis -como hace en Siria- que necesitan apoyo internacional o donde la OTAN no pudo triunfar. Hay varios ejemplos en África, como Libia, Mali o la República Centroafricana. Creo que Rusia quiere establecerse en el Sahel a través de desprestigiar a Francia. Moscú demuestra que Francia no tiene capacidad para controlar los países del Sahel.

Por otro lado, Rusia tiene la capacidad de informar, de utilizar las redes sociales para convencer y por supuesto es capaz de luchar contra los grupos armados. Hay éxitos, pero también fracasos. Rusia quiere aumentar su influencia en la región para reocupar el espacio que había perdido desde la caída de la Unión Soviética en 1990.