Brasil amplía su alianza estratégica con India para equilibrar la influencia de China

El Gobierno de Brasilia se afianza como socio sudamericano preferente de Nueva Delhi en industria y tecnología espacial
Junto al primer ministro Narendra Modi, el presidente brasileño Jair Bolsonaro asiste en calidad de invitado de honor al desfile del Día de la República celebrado el 26 de enero de 2020 en Nueva Delhi

PHOTO/India Presidency  -   Junto al primer ministro Narendra Modi, el presidente brasileño Jair Bolsonaro asiste en calidad de invitado de honor al desfile del Día de la República celebrado el 26 de enero de 2020 en Nueva Delhi

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ha estrechado aún más sus privilegiadas relaciones personales con el primer ministro indio Narendra Modi, a la vez que ambos mandatarios afianzan la alianza entre sus naciones al conseguir un primer gran éxito conjunto.

El hito que ha rubricado la asociación estratégica entre India y Brasil ha sido la reciente puesta en órbita del satélite gubernamental de observación brasileño Amazonia-1 mediante un lanzador indio PSLV, la primera vez que Brasilia descarta los cohetes de Pekín y se inclina por los de Nueva Delhi.

El Amazonia-1 es la primera plataforma espacial totalmente diseñada y fabricada por la industria carioca y el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil a cuyo frente está el profesor Clezio Marcos De Nardin. Emplazado a 752 kilómetros de altura, se trata de un satélite electro-óptico de alta resolución desarrollado. Su misión es combatir la deforestación, velar por el cumplimiento de los planes de reforestación, supervisar la diversidad biológica y preservar los recursos hídricos del enorme país sudamericano, en especial de la selva amazónica. 

El Amazonia-1 ha sido desarrollado durante una docena de años en el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil. Sus primeras imágenes se descargaron y procesaron el 3 de marzo en el Centro de Recepción, Control y Seguimiento de Satélites que la Agencia Espacial Brasileira (AEB) posee en São José dos Campos, a 350 kilómetros de Río de Janeiro
PHOTO/ISRO - El Amazonia-1 ha sido desarrollado durante una docena de años en el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil. Sus primeras imágenes se descargaron y procesaron el 3 de marzo en el Centro de Recepción, Control y Seguimiento de Satélites que la Agencia Espacial Brasileira (AEB) posee en São José dos Campos, a 350 kilómetros de Río de Janeiro

Enviado al espacio el 28 de febrero, el 3 de marzo ya se habían descargado y procesado sus primeras imágenes en el Centro de Recepción, Control y Seguimiento de Satélites que la Agencia Espacial Brasileira (AEB) posee en São José dos Campos, a 350 kilómetros de Rio de Janeiro.

El Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de Brasil, Marcos Pontes, presenció el despegue desde el Centro de Control que la Organización de Investigación Espacial de India (ISRO) que dirige el doctor Kailasavadivoo Sivan posee en la base de Satish Dhawan, en Sriharikota, en el estado de Andhra Pradesh.

El teniente coronel retirado de la Fuerza Aérea y primer y único astronauta brasileño que ha viajado al espacio, Marcos Pontes fue elegido por Jair Bolsonaro para dirigir el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación
PHOTO/Sergio Lima-Poser360 – El teniente coronel retirado de la Fuerza Aérea y primer y único astronauta brasileño que ha viajado al espacio, Marcos Pontes fue elegido por Jair Bolsonaro para dirigir el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación  
Invitado de honor del Día de la República

Teniente coronel retirado de la Fuerza Aérea brasileña, Pontes es el primer y único astronauta brasileño que ha viajado al espacio. Ocurrió a finales de marzo de 2006, cuando partió con destino a la Estación Espacial Internacional en una capsula rusa Soyuz y permaneció en el complejo orbital durante ocho días.

Marcos Pontes se reunió después del lanzamiento con el ministro responsable de los asuntos espaciales, Jitendra Singh, para explorar nueva vías de cooperación entre los dos países. En opinión del ministro brasileño, el éxito del correcto emplazamiento en el espacio del Amazonia-1 conduce a una “muy prometedora” asociación con India y representa un “nuevo impulso” para el programa espacial brasileño. 

El lanzador indio PSLV despegó el 28 de febrero desde la base espacial de Satish Dhawan, en Sriharikota (estado de Andhra Pradesh) para colocar a 752 kilómetros de altura el satélite gubernamental de observación brasileño Amazonia-1
PHOTO/ISRO - El lanzador indio PSLV despegó el 28 de febrero desde la base espacial de Satish Dhawan, en Sriharikota (estado de Andhra Pradesh) para colocar a 752 kilómetros de altura el satélite gubernamental de observación brasileño Amazonia-1 

La nueva etapa de relaciones bilaterales entre el gigante de América del Sur y la potencia asiática se consolidó hace 14 meses, cuando el presidente Jair Bolsonaro ‒capitán de Artillería y paracaidista retirado‒ fue el invitado de honor al desfile anual del Día de la República, conmemoración que se celebra en Nueva Delhi cada 26 de enero. El presidente brasileño llegó a la capital India acompañado por un numeroso sequito de ministros y empresarios para estrechar los lazos económicos y geopolíticos y reforzar los lazos entre ambos países.

Las autoridades políticas indias y cariocas evaluaron los resultados de los acuerdos suscritos en 2006 y firmaron una quincena de nuevos convenios para mejorar y ampliar las relaciones comerciales. Entre ellas figura la mejora de la cooperación en materia de seguridad y defensa y muy en especial en el campo espacial, donde las dos naciones son muy activas.

Pactaron la utilización de las estaciones de control de satélites de la Agencia Brasileira en Alcántara y Cuiabá para mejorar el seguimiento de los satélites indios, aumentar la recepción y procesado de datos e imágenes de sus plataformas de observación y colaborar en la misión robótica lunar Chandrayaan-3 y en las tripuladas Gaganyaan que India tiene programadas.

El científico Kailasavadivoo Sivan (en el centro de la mesa) es desde enero de 2018 el máximo responsable de la Organización de Investigación Espacial de India (ISRO), la Agencia Espacial del gran país asiático
PHOTO/ISRO - El científico Kailasavadivoo Sivan (en el centro de la mesa) es desde enero de 2018 el máximo responsable de la Organización de Investigación Espacial de India (ISRO), la Agencia Espacial del gran país asiático
Una gran familia de satélites chino-brasileiros

Jair Bolsonaro intenta reducir la dependencia de la economía brasileña de China. Intenta equilibrar su balanza de pagos dando mayor pujanza en todos los órdenes al comercio bilateral con Nueva Delhi, cuyo volumen de intercambios es en torno a una décima parte del que mantiene con Pekín.

No obstante, el Gobierno brasileño considera que en un par de años es posible alcanzar un volumen de transacciones de 15.000 millones anuales, puesto que la población de India rebasa con creces los 1.300 millones de personas y la de Brasil supera los 200 millones. Para lograr fortalecer sus intereses mutuos es la industria del espacio, ambos países han identificado que el sector espacial es “un área muy importante de colaboración”, asegura un comunicado conjunto.

Sin embargo, la cooperación en materia espacial entre Brasil y China es muy anterior más estrecha a la establecida con India. Brasilia y Pekín firmaron en 1988 un acuerdo para desarrollar, construir y operar plataformas ópticas de gran ancho de banda y alta precisión bajo el apelativo de Satélites Chino-Brasileños de Recursos Terrestres, CBERS, por su acrónimo en inglés.

El ministro Marcos Pontes presenció el despegue desde el Centro de Control de ISRO en la base espacial de Satish Dhawan. Después se reunió con su homónimo indio para explorar nueva vías de cooperación entre los dos países
PHOTO/ISRO - El ministro Marcos Pontes presenció el despegue desde el Centro de Control de ISRO en la base espacial de Satish Dhawan. Después se reunió con su homónimo indio para explorar nuevas vías de cooperación entre los dos países

Proyecto conjunto entre la Academia de Tecnología Espacial de China (CAST) y el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil, ya se han puesto en órbita seis de estos satélites. Todos fueron lanzados por cohetes chinos entre 1999 y 2019 y solo dos de ellos permanecen activos a unos 770 kilómetros de altura.

Las primeras relaciones en materia espacial entre India y Brasil datan de 2002 y el lanzamiento del Amazonia-1 por un PSLV ‒acrónimo en inglés de Vehículo de Lanzamiento de Satélites Polares‒ tiene su origen en un acuerdo suscrito a mediados de julio de 2014 entre el primer ministro Narendra Modi y la entonces presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. El encuentro entre ambos políticos tuvo lugar durante la sexta cumbre de mandatarios de los países BRICS en el Palacio de la Alvorada, residencia oficial de los presidentes brasileños.