Brasil continúa en estado crítico

El país más poblado de Sudamérica enfrentó el martes su peor récord de fallecidos en menos de 24 horas
Un miembro del personal sanitario atiende a un paciente positivo a la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital de Sao Paulo en Sao Paulo, Brasil 17 de marzo de 2021

REUTERS/AMANDA PEROBELLI  -   Un miembro del personal sanitario atiende a un paciente positivo a la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital de Sao Paulo en Sao Paulo, Brasil 17 de marzo de 2021

Brasil, este martes 23 de marzo, registró 3.251 muertos en tan solo un día, la estadística ronda que por cada 100 brasileños que contraen la COVID-19 son capaces de infectar a 123 personas, según los datos publicados por el Imperial College de Londres. La variante brasileña ha causado que el país siga estando en una situación crítica, donde las unidades de cuidados intensivos (UCIs), continúan completamente llenas en varias regiones del país. La OMS le ha exigido al Gobierno de Bolsanaro, al poder legislativo y a los tribunales mucha más “firmeza“ para encarar esta nueva amenaza y han recomendado seguir escuchando a los científicos. Los demás países que hacen frontera con Brasil y los que se tienen vuelos directos han decidido suspender vuelos o intentar superar la barrera epidemiológica. 

Una de las filiales de la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud, estableció a través de su presidenta, Carissa Etienne, que la nueva cepa se mueve mucho más rápido y que actualmente Brasil es el centro de la pandemia global, “desgraciadamente, la grave situación de Brasil está afectando a los países vecinos”. Etienne declaró que los casos están en aumento en la zona fronteriza con Venezuela, Perú, Bolivia y Colombia. Las regiones de Acre, Rondonia y Rio Grande do Sul no tienen camas UCIs disponibles, y casi la mitad de las regiones tiene ocupado el 90% de las unidades de cuidados intensivos. “El mes de abril puede ser aún peor que marzo” en Brasil, manifestó. El motivo es un cóctel de factores: “La alta tasa de transmisión, el número de casos entre los más jóvenes, el ritmo lento de vacunación por escasez de vacunas, la mortalidad, el agotamiento de los sanitarios y, lo más triste, por el número de muertos “, dijo la doctora Margareth Dalcomo al medio de comunicación O´Globo. El gigante sudamericano superó las 300.000 muertes, con 210 millones de habitantes, solo se encuentra detrás de Estados Unidos, como país con más fallecidos. 

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro
PHOTO/REUTERS - El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro

“Brasil es el ejemplo de todo lo que podía salir mal en una pandemia. Tenemos un país con unos dirigentes que, además de no implementar medidas de control, minaron las medidas que teníamos, como la distancia social, el uso de mascarillas y, durante mucho tiempo, también las vacunas. Nos convertimos en una amenaza global", esta es la opinión de Denise Garret, quién es epidemióloga y estuvo al frente del Centro para el Control de Enfermedades (CDC), del departamento de Salud de los Estados Unidos.  "Un año después, estamos en el peor lugar en el que podríamos estar, con una transmisión altísima, con una variante extremadamente alarmante y con un sistema de salud al borde del colapso", dijo Garret, que actualmente es la vicepresidente del Instituto de Vacunas Sabin, en la ciudad de Washington. 

El presidente Jair Bolsonaro decidió crear un comité nacional de monitoreo de la pandemia, que estará compuesto por miembros del Gobierno nacional, parlamentarios y de los Gobiernos regionales. Actualmente existe una demanda empresarial en curso, 1.500 economistas, banqueros y empresarios publicaron dicha demanda el fin de semana, donde exigían a Bolsonaro el confinamiento de todo el país y terminar con la narrativa sobre “el debate de la vida y la economía“. El presidente anuncio la utilización de medicamentos que todavía no han demostrado que tienen efectos contra la COVID-19, como la cloroquina y invermectina. “Nos ocupamos de la posibilidad de un tratamiento temprano, esto es responsabilidad del ministro de Salud, que respeta el derecho y el deber del médico de usar medicamentos para tratar a los infectados“, dijo el presidente Bolsonaro en rueda de prensa. 

El expresidente brasileño Lula da Silva
AP/ANDRE PENNER - El expresidente brasileño Lula da Silva

Dentro del escenario político en Brasil, existe una expectativa muy grande con la entrada de Lula da Silva, el expresidente brasileño, a la política nacional. Luego de que la justicia restituyera sus derechos políticos, “muchas de estas muertes podrían haberse evitado si el Gobierno hubiera hecho lo elemental. El arte de gobernar no es fácil, es el arte de tomar decisiones. Si el presidente respetara a la gente, habría creado un comité de crisis en marzo de 2020 “, dijo Lula. En el 2022 habrá elecciones presidenciales en Brasil. 

Coordinador América Latina: José Antonio Sierra.