Brasil exhibe músculo licitador para atraer la inversión española

Este diciembre, Brasilia ha invitado a las firmas españolas a participar en 127 proyectos de concesión o privatización en energía, hidrocarburos e infraestructura que se ofrecerán a la iniciativa privada en los próximos años
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, junto con el ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes

REUTERS/ADRIANO MACHADO  -   El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, junto con el ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes

El Gobierno Bolsonaro ha optado por impulsar la captación de inversión exterior, notablemente española, para relanzar una economía que cerrará 2019 con un crecimiento modesto y reducir el déficit. Este diciembre, Brasilia ha invitado a las firmas españolas a participar en 127 proyectos de concesión o privatización en energía, hidrocarburos e infraestructura que se ofrecerán a la iniciativa privada en los próximos años.

En 2020 Brasil prevé 44 concesiones de aeropuertos, vías, puertos y ferrocarril al sector privado por un total inversor de 24.600 millones de dólares, frente a las 27 realizadas en 2020.

En los últimos meses, responsables del Gobierno Bolsonaro han señalado que Brasil ve a España como gran aliado en las infraestructuras que tiene previstas, especialmente bajo colaboración público-privada, y por las que espera una inversión exterior de 350.000 millones en 30 años. A la visita en octubre del Ministro de Infraestructuras, Gomes de Freitas y su paso por CEOE, ha seguido este diciembre en Río el Encuentro Empresarial Brasil-España organizado por el ICEX, que contó con representantes de 50 firmas españolas.

Allí, la secretaria del Programa de Asociaciones en Inversiones (PPI), Martha Seillier, detalló lo que Brasil tilda del “mayor plan de concesiones al sector privado del mundo, 50.000 millones de dólares en activos”. Y lo hizo tras destacar la importante participación de empresas españolas en las recientes subastas de concesiones de energía y aeropuertos. De hecho, Aena se adjudicó la gestión de 6 de las 12 terminales licitadas en marzo. En la cita, la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, resaltó que las firmas españolas han tenido presencia del 20% en las subastas en los últimos años.
Brasil cerrará 2019 con una expansión del 0,9%-1%, según FMI y Cepal, que prevén un repunte en 2020 al 1,7%-2% que el banco central sube al 2,2%. Para España, Brasil es el tercer destino inversor y el primero en Latam. Para Brasil, España es el segundo inversor tras EEUU, con un stock de 41.000 millones y más de 500 empresas allí, entre ellas Repsol, Iberdrola, Acciona, Ferrovial, Santander, Telefónica, Mapfre, Sacyr, ACS, Naturgy, FCC, Aena y Abertis.

El programa de concesiones y subastas fue lanzado por el Gobierno en 2016 y relanzado por Bolsonaro tras asumir la Presidencia en enero pasado. El PPI ha calificado hasta ahora 287 proyectos, de los que 160 han sido ya subastados y se han comprometido inversiones por 170.000 millones. De los planes ya licitados, 69 fueron asumidos por empresas extranjeras, entre las que destacan compañías de España y China. Solo bajo Bolsonaro se han subastado 35 proyectos con un monto inversor de 105.500 millones. Entre ellos, la gestión de 35 puertos, 12 aeropuertos, una carretera, un ferrocarril y una reserva minera.

Entre los 127 proyectos que serán ofrecidos desde 2020 destacan 11 líneas de ferrocarril, 23 puertos, 24 líneas eléctricas, 22 aeropuertos, 19 carreteras y 4 yacimientos minerales. La cartera incluye la privatización de la Casa de la Moneda, las procesadoras de datos Serpro y Dataprev y una concesión para explotar crudo. Entre los aeropuertos sobresalen Foz do Iguazú, Curitiba y Manaos y la meta es atraer inversión por 1.220 millones. Brasilia prevé captar 15.170 millones con la subasta ferroviaria y 34.670 millones con la vial.

Electrobras y frecuencia 5G en telecos

En energía destaca el plan privatizador de Electrobras, la mayor eléctrica de Latam, por la que están interesadas firmas españolas, y los derechos para 12 líneas de transmisión. Es un sector en el que Brasil impulsa la construcción de más hidroeléctricas y parques eólicos y solares. En petróleo, Brasil acaba de recaudar 17.500 millones con la licitación de 4 zonas de explotación, en una subasta algo decepcionante: el Gobierno esperaba 26.625 millones. Firmas chinas y Petrobras se quedaron con la mayor parte de los proyectos.

En telecos, la gran expectación está en la subasta para operar en la frecuencia 5G, licitación que interesa a una Telefónica que recientemente ha anunciado un plan para transformar la compañía dando prioridad a inversiones en mercados estratégicos, entre ellos Brasil, y creando una nueva unidad para el resto de su mercado Latam. La previsión, según Seillier, es que esa subasta se acometa en el segundo semestre de 2020 y genere inversiones por 4.890 millones.

Brasil impulsará las licitaciones en infraestructura en 2020 con la subasta de 44 proyectos (24.600 millones). Se incluyen 7 carreteras (10.390 millones en inversión), entre ellas la vía clave Nova Dutra (que une São Paulo y Río), por 4.150 millones. “Es el plan del año, junto a la subasta de 22 aeropuertos en diciembre”. Para 2021 ó 2022 quedaría la privatización de las ‘joyas’, las terminales Congonhas (Sao Paulo) y Santos Dumont (Río). En puertos se licitarán 9 terminales (245 millones) y en ferrocarril se prevé inversión por 12.880 millones.