PUBLICIDAD

Iberdrola

Burkina Faso: aumenta el temor a un nuevo golpe de Estado

Durante toda la mañana se han escuchado disparos en varias zonas clave de Uagadugú, como en la base militar Baba Sy o en las inmediaciones del palacio presidencial
burkina-faso

REUTERS/HAMANY DANIEX  -   Tras varias horas de confusión, algunos medios de comunicación ya hablan de golpe de Estado en Burkina Faso

Uagadugú ha amanecido con el sonido disparos y explosiones. Tras varias horas de confusión, algunos medios de comunicación ya hablan de golpe de Estado. Sería el segundo que sufre Burkina Faso en 2022 después del levantamiento militar liderado por Paul Henri Sandaogo Damiba en enero que puso fin al Gobierno de Roch Marc Christian Kaboré.

Durante esta madrugada se han escuchado tiroteos en varias zonas de la capital, incluido el campamento militar Baba Sy y algunas áreas residenciales. Asimismo, según informa Reuters, también se ha reportado una explosión cerca de la residencia presidencial.

La agencia de noticias destaca la presencia de soldados armados en la avenida que conduce a al Palacio de Kosyam, así como en la céntrica rotonda de las Naciones Unidas. Los militares también habrían bloqueado el acceso a varios edificios administrativos y a la televisión nacional, que ha dejado de operar.

Tal y como han asegurado fuentes presidenciales a Jeune Afrique, Damiba se encuentra “bien” y continúa en la capital. También han indicado que se están llevando a cabo negociaciones entre oficiales para encontrar “una solución a esta situación potencialmente explosiva”.

A pesar de que el país sigue sumido en la confusión y en la incertidumbre, fuentes de seguridad citadas por Jeune Afrique señalan que detrás de este movimiento están soldados de las Fuerzas Espaciales, en concreto, miembros de la famosa unidad Cobra. De acuerdo con las fuentes, los militares reclamarían “el pago de las primas que se les había prometido”.

En este sentido, el medio de comunicación burkinés LeFaso señala que los últimos ataques “han reavivado las tensiones dentro del ejército, donde algunos no ocultan su enfado por la malversación de fondos y la detención del teniente coronel Emmanuel Zoungrana durante varios meses por un intento de golpe de Estado”. LeFaso también indica que ciertas unidades del Ejército consideran estar mal equipadas para hacer frente a los frecuentes atentados terroristas de la región.

El auge del yihadismo fue uno de los motivos del anterior golpe de Estado. De acuerdo con los golpistas, el expresidente Kaboré no gestionó adecuadamente la amenaza terrorista. Burkina Faso necesitaba un líder fuerte que pudiese hacer frente a esta lacra que recorre el Sahel. Sin embargo, el actual panorama y las luchas internas del Ejército incrementan la inestabilidad y la inseguridad.

A estos acontecimientos hay que sumar un reciente accidente que tuvo lugar en Gaskindé, al norte del país. Varios asaltantes mataron a 11 soldados que viajaban en un convoy de 150 vehículos que transportaba suministros a una localidad de la zona.

La inseguridad, unida a las pésimas condiciones del sistema de salud y a la crítica situación económica, ha provocado un fuerte descontento social que se ha reflejado en varias protestas producidas esta semana en distintas ciudades del país