Cómo la COVID-19 está acelerando la adopción de la tecnología en los servicios sanitarios

Entrevista con Makarem Batterjee, presidente de Saudi German Hospitals Group
Telemedicina

 -  

¿Cómo califica la respuesta de Arabia Saudí a la pandemia de la COVID-19 y cuáles son los próximos pasos para los servicios de salud del país? 

Las medidas de confinamiento de Arabia Saudí fueron bastante firmes, y creo que fue una respuesta efectiva: tenemos una de las tasas de mortalidad por coronavirus más bajas del mundo. El Gobierno gastó mucho dinero durante la pandemia, que se empleó de manera eficiente. También creo que las autoridades terminaron el confinamiento en el momento oportuno. 

De cara al futuro, las pruebas de diagnóstico generalizadas serán de la mayor importancia, pero puede dar lugar a crecientes preocupaciones ya que se confirmarán un mayor número de casos positivos. Cuantos más casos haya, más presión tendremos en los hospitales. Esto podría poner más tensión en el sistema de salud y esto significa que habrá que construir hospitales temporales, convertir centros de convenciones y hoteles, y construir instalaciones de suministros médicos. 

Aún está por ver cómo responderán los gobiernos de todo el mundo a esta etapa de la pandemia. Estados Unidos está llevando a cabo pruebas generalizadas y muchos países están siguiendo este modelo. Mi esperanza es que los gobiernos adopten un enfoque pasivo; si empiezan a cerrar las cosas de nuevo, la economía se verá aún más gravemente dañada.

¿Las medidas de seguridad recientemente introducidas en respuesta a la COVID-19 darán lugar a cambios en los comportamientos sociales a medio plazo?

La higiene es cada vez más importante tanto en términos de protección, desinfección y desechos. Habrá un mayor uso de materiales desechables que antes. Los lugares de entretenimiento como teatros y cines no estarán tan llenos de gente y la distribución de los asientos puede cambiar para que las personas no estén tan cerca unas de otras. Las cosas serán diferentes, pero a largo plazo la gente querrá encontrarse cara a cara: eso es parte de la naturaleza humana. Eventualmente, sin embargo, las cosas volverán a la normalidad, no hay duda de ello.

¿En qué medida la crisis ha acelerado la transición a las herramientas digitales en el sector de la atención de la salud?

Hemos sido testigos de un importante cambio a nivel mundial. Antes de la COVID-19, la telemedicina y los servicios a domicilio estaban disponibles, pero no tenían una gran demanda, por lo que la industria se mostraba pasiva en el desarrollo de esas tecnologías. Los hospitales de todo el mundo utilizan ahora estos servicios. Con las medidas de distanciamiento social en vigor, algunas personas prefieren quedarse en casa en lugar de ir al hospital. Así pues, existe una creciente preferencia por la telemedicina y los servicios a domicilio. Pero incluso los servicios a domicilio requieren la interacción con un médico, por lo que este servicio también está viendo cierta reticencia. Hay una creciente demanda y un cambio hacia servicios más tecnológicos.

Si bien la gente de todas partes utilizará la telemedicina y los servicios a domicilio, su ubicación influirá en gran medida en la utilización de esos servicios. Serán comunes para las personas que viven en ciudades y aldeas de segundo nivel. Sin embargo, en las ciudades cosmopolitas, es probable que la gente quiera tener servicios virtuales con hospitales o clínicas que estén en el extranjero. Sin embargo, antes de la pandemia, ni siquiera los principales hospitales de Estados Unidos tenían servicios digitales sólidos, aunque esto ha cambiado y algunos lo están haciendo muy bien ahora. También estamos viendo cierta colaboración en este sentido; por ejemplo, tenemos una afiliación estratégica con la Clínica Mayo y estamos tratando de aumentar nuestras afiliaciones internacionales.

¿Conducirá la pandemia a una mayor inversión en la atención de la salud y a una mayor aceptación de las profesiones médicas en Arabia Saudí y en la región? 

La pandemia probablemente llevará a ambas cosas. La atención médica es uno de los sectores más resistentes durante una pandemia. Es evidente que el sector de la atención de la salud es estable y, por lo tanto, más personas se verán atraídas por las oportunidades de esta industria, ya sea en el ámbito profesional o en el de las inversiones. La tecnología adquirirá una importancia cada vez mayor en el futuro. La telemedicina, por ejemplo, se está imponiendo porque las personas quieren ser más autónomas e independientes en lo que respecta a la atención de la salud.