Cada vez más lejos de un acuerdo nuclear con Irán

El portavoz del Ministerio de Exteriores, Said Jatibzadeh, dijo que "es poco probable que esta ronda de negociaciones sea la última"
El portavoz de la Cancillería iraní, Said Jatibzade, en una rueda de prensa en Teherán PHOTO/ARCHIVO

PHOTO/ARCHIVO  -   El portavoz de la Cancillería iraní, Said Jatibzade, en una rueda de prensa en Teherán

Los países del acuerdo nuclear con Irán negocian en Viena, bajo el pilotaje de la Unión Europea desde comienzos de abril para encontrar un mecanismo que permita el retorno al pacto por parte de Estados Unidos y de la República Islámica. 

El bloque europeo juega un papel clave como mediador, con el objetivo de preservar un acuerdo que considera fundamental para la estabilidad y seguridad a nivel mundial. La nueva Administración estadounidense ha manifestado en reiteradas ocasiones que quiere devolver a Estados Unidos al acuerdo nuclear con Irán y destensar así las relaciones, con un país clave en la seguridad y paz de Oriente Medio. Las sanciones fueron restablecidas por Donald Trump tras sacar a Estados Unidos del histórico acuerdo firmado en 2015, y desde entonces, Irán ha amenazado con incumplir sus compromisos pese a la mediación europea.

Rafael Grossi, Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) AFP/ JOE KLAMAR
AFP/ JOE KLAMAR-Rafael Grossi, Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)

Irán expresó sus dudas de que se llegue a un acuerdo en la actual ronda de negociaciones en Viena para restablecer el pacto nuclear de 2015. El portavoz del Ministerio de Exteriores, Said Jatibzadeh, dijo que "es poco probable que esta ronda de negociaciones sea la última" porque Estados Unidos "debe tomar sus decisiones". "Lo que está sucediendo en Viena no ha llegado a ningún callejón sin salida y no existe nada imposible. Los diálogos continúan sobre algunas cuestiones técnicas, políticas, jurídicas y ejecutivas, y quedan dos o tres cuestiones clave (por resolver)", según recoge Efe. Jatibzadeh subrayó asimismo que "EEUU debe brindar garantías de que no se repetirán las condiciones de la era Trump", en alusión a la decisión de volver a imponer sanciones a Irán.

Irán incumple gran parte del acuerdo, sobre todo en cuanto a la producción y pureza de uranio enriquecido, un material que tiene doble uso, civil y militar. Un reciente informe del OIEA, la agencia nuclear de la ONU confirma que Irán dispone ya de unos 3.200 kilos de uranio enriquecido, en lugar de los 300 permitidos en el acuerdo. Además, Irán ha logrado ya enriquecer uranio hasta una pureza del 60%, muy por encima de los permitido (3,67%) y al mismo tiempo cerca del nivel necesario para fabricar bombas nucleares.

El Secretario de Estado Antony Blinken PHOTO/REUTERS
PHOTO/REUTERS-El secretario de Estado Antony Blinken

Por su parte, el presidente iraní, Hasan Rohaní, reiteró que Irán volverá a cumplir con sus obligaciones si hacen lo mismo EEUU y los países miembros del pacto nuclear. "Nuestra energía nuclear no es para desarrollar armas nucleares. EEUU y Europa deben saber esto y comprender que la actividad nuclear de Irán es completamente pacífica", dijo Rohaní, según la página de la Presidencia iraní.

Por su parte, el director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, durante una entrevista con el medio estadounidense Axios dijo que “Irán tiene un ambicioso y sofisticado programa nuclear en desarrollo”. Para el máximo mandatario de la organización, reactivar el acuerdo nuclear con Irán es “esencial” porque de lo contrario “estamos volando a ciegas”.

Logotipo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) PHOTO/REUTERS
PHOTO/REUTERS-Logotipo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)

Sin embargo, los últimos informes nucleares de la ONU han vuelto a acusar a Irán de falta de transparencia tras encontrar restos de uranio enriquecido en varias zonas que no habrían sido reportadas dentro de su programa atómico. El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, afirma que con estas actuaciones Irán podría tener una bomba nuclear “en cuestión de semanas” si no cesa el suministro de uranio fisible y continúa acelerando su programa nuclear.

Los datos recogidos por la OIEA durante los últimos meses no serán accesibles hasta el próximo día 24 de junio, una vez venza el plano acordado para la supervisión de las actividades nucleares iraníes. El objetivo de la OIEA era impedir que la República Islámica desarrollase armamento nuclear, por lo que el acuerdo acotó su programa de enriquecimiento de uranio. 

El acuerdo nuclear de 2015 obliga a Irán a recibir visitas de inspectores de la OIEA y darle amplio acceso a la información sobre sus actividades nucleares, teniendo plena capacidad para inspeccionar cualquier anomalía a condición de que las sanciones sobre la economía iraní fuesen levantadas, unas sanciones que están pasando factura. 

Mohammad Javad Zarif, ministro de Asuntos Exteriores de Irán AFP/KAREN MINASYAN
AFP/KAREN MINASYAN-Mohammad Javad Zarif, ministro de Asuntos Exteriores de Irán

El régimen de sanciones impuesto por la comunidad internacional en las últimas dos décadas ha debilitado a Irán. Las importaciones y exportaciones cayeron drásticamente después de que se volvieron a imponer las sanciones sobre el petróleo. Se estima que la economía e Irán se contrajo un 4,99% en 2020, disminuyendo sin recuperación desde 2017. La moneda iraní ha caído de manera constante desde 2018, su valor de mercado no oficial es de más de 250.000 riales por dólar, lo que esta lejos de la tasa oficial del Banco Central de 24.000 riales por dólar Lo que supone el encarecimiento de las importaciones para los locales y la alta inflación por el debilitamiento de la moneda, en un momento de inestabilidad política con unas elecciones presidenciales, el próximo 18 de junio, que prometen ser determinantes para el futuro del acuerdo nuclear. 

La sexta y última ronda de negociaciones se celebró el 12 de junio en la capital austríaca. Dividida en tres grupos, dos de los cuales negocian el levantamiento de sanciones impuestas por Washington y Teherán, mientras que el tercero en discordia trata de establecer las bases del acuerdo. Hasta la fecha las partes no han encontrado un punto en común que permita reanudar el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés). Los portavoces de Francia, Alemania y Gran Bretaña, que conforman el grupo del E3, remarcaron la importancia de Irán a la hora de permitir que el OIEA mantenga su labor de supervisión y verificación, e instaron a los dos actores principales a “encontrar una forma de avanzar”.