CaixaForum Zaragoza descubre la historia escondida tras los faraones de Egipto

El centro acoge la exposición ‘Faraón. Rey de Egipto’, en colaboración con el British Museum
El director de CaixaForum Zaragoza, Ricardo Alfós, ha inaugurado la exposición Faraón. Rey de Egipto.

 -   El director de CaixaForum Zaragoza, Ricardo Alfós, ha inaugurado la exposición 'Faraón. Rey de Egipto'

El director de CaixaForum Zaragoza, Ricardo Alfós, y la comisaria del Departamento de Egipto y Sudán del British Museum y comisaria jefe de la exposición, Marie Vandenbeusch, vía streaming, inauguraron ‘Faraón. Rey de Egipto’.

Dentro de su programación cultural, la Fundación ”la Caixa” presta una atención preferente a las grandes culturas del pasado. Estas exposiciones tienen como misión mostrar al público las distintas formas en que hombres y mujeres de diversos lugares y épocas se han enfrentado a las grandes cuestiones universales, así como ampliar las perspectivas sobre el mundo a partir de las más recientes investigaciones históricas y arqueológicas.

En esta ocasión, esta exposición, coorganizada por la Fundación ”la Caixa” y el British Museum en el ámbito del acuerdo estratégico que mantienen, ofrece una oportunidad única de acercarse a esta cultura milenaria a través de la figura de los faraones.

Fundación La Caixa
En la exposición Faraón. Rey de Egipto destacan trabajos de orfebrería, estatuas monumentales y relieves de templos
La cara humana de los dioses

‘Faraón. Rey de Egipto’ explora el simbolismo y el ideario de la monarquía egipcia, al tiempo que intenta desvelar las historias de los objetos y las imágenes que ha dejado como herencia esta antigua civilización.

Eran cientos los dioses a los que se rendía culto en el antiguo Egipto, y se creía que todos mantenían algún vínculo con el faraón. Los antiguos mitos explican que, antes del primer faraón, Egipto había sido gobernado por los dioses. Como sumos sacerdotes, los faraones supervisaron la construcción de grandiosos templos para la celebración de rituales. Los entierros reales, bajo las pirámides o en el Valle de los Reyes, se concebían con la intención de garantizar el renacer del faraón como Osiris, señor del inframundo o mundo de los muertos.

Junto a esta naturaleza divina, el faraón también era a menudo representado como un audaz guerrero o un genio de la estrategia militar, implacable con sus enemigos. Comandaba los ejércitos con la misión de mantener la paz interior y de expandir las fronteras. Sin embargo, Egipto sufrió numerosas y dolorosas derrotas, entre otras, contra los ejércitos romano y nubio. Asimismo, a pesar de su papel como señor de las Dos Tierras, nexo de unión entre el norte y el sur de Egipto, lo cierto es que los faraones no pudieron evitar fuertes tensiones internas. Egipto conoció varias guerras civiles, y fue conquistado por potencias extranjeras o gobernado por distintos soberanos que se disputaban el poder.

A través de las estatuas y los monumentos, los faraones construían con esmero sus identidades, y proyectaban una imagen idealizada de sí mismos, bien como guerreros poderosos, protectores de Egipto contra sus enemigos, bien como adoradores fervientes de los dioses, intermediarios entre ellos y el resto de la humanidad. Tras estas representaciones de la realeza, sin embargo, la realidad era mucho más compleja. No todos los gobernantes del país fueron de sexo masculino, ni tampoco egipcios, como el rey macedonio y gobernante Alejandro Magno. También hay constancia de conspiraciones regicidas, e incluso de golpes de Estado.

Fundación La Caixa
© Trustees of the British Museum - Cabeza del faraón Tutmosis III Limolita verde c. 1479-1457 a. C. Karnak, Tebas, Egipto

Al margen de su origen, o de que fueran hombres o mujeres, los monarcas egipcios se definían mediante la adopción de símbolos reales. Así, por ejemplo, inscribían sus nombres en cartuchos, o llevaban en la frente el ureo, una figura de cobra erguida. Si bien algunos faraones fueron objeto de veneración —como Tutmosis III, que propició la máxima extensión al imperio egipcio, o Amenhotep I, que tras su muerte fue adorado como un dios—, otros se vieron condenados al olvido. Fue el caso de Akenatón, causante de un profundo trastorno religioso al introducir el culto al disco solar de Atón como único dios nacional.

Dividida en nueve ámbitos, la exposición examina la figura del monarca egipcio desde todos los puntos de vista: como ser divino, situado en el centro de la estructura social, a cuyo alrededor se articulan símbolos y creencias que van más allá de la existencia terrenal; en su vida de palacio, rodeado por su familia; como gobernante y como guerrero, e incluso pone de relieve que el origen de los faraones no fue siempre egipcio.

Fundación La Caixa
'Faraón. Rey de Egipto' se podrá visitar en CaixaForum Zaragoza hasta el 9 de enero de 2022.
De estatuas monumentales y relucientes joyas a objetos poco habituales

La exposición presenta 137 piezas destacadas de la colección egipcia del British Museum, que conserva uno de los fondos egipcios más importantes del mundo y es el que ofrece una imagen global más completa del antiguo Egipto.

Los objetos expuestos permiten apreciar las múltiples habilidades de los antiguos artistas egipcios, y son un testimonio de la imagen que el faraón quería que se transmitiera de sí mismo.

La exposición muestra el rostro de los faraones, que impresionan por su seriedad; también, escenas de coronaciones en las que aparecen rodeados por dioses, en medio de una explosión de alegría, y estelas donde los vemos con los brazos cruzados —postura que se asocia a Osiris—, transformados a su vez en dioses. Junto a la presencia fascinante de las obras de arte, los textos nos permiten reconstruir el contexto en el que se crearon, e introducirnos en los escenarios de la vida de los faraones: el templo, el palacio, las fiestas, la memoria, las formas de legitimar y transmitir el poder, el más allá…

Fundación La Caixa
En la exposición 'Faraón. Rey de Egipto' destacan trabajos de orfebrería, estatuas monumentales y relieves de templos.

Los visitantes podrán descubrir una selección de estatuas monumentales, relieves en piedra de antiguos templos, papiros, joyas y objetos rituales. Destacan varias piezas únicas: la figura del dios halcón Re-Haractes, una cabeza impresionante del faraón Tutmosis III de limolita verde, unas losetas del palacio de Ramsés III o un busto de mármol de Alejandro Magno.

La exposición también presenta objetos menos habituales: las incrustaciones de colores que se usaron para decorar el palacio de un faraón; las misivas grabadas en escritura cuneiforme sobre tablillas de arcilla que dan fe de la intensa actividad diplomática entre Egipto y Babilonia durante la XVIII dinastía; el arco de madera de uno de los comandantes militares del faraón; un papiro que deja constancia de un juicio por robar en un templo, o las imágenes de gobernantes nubios, griegos y romanos que actuaron como faraones.

Acompañando a las obras, la muestra incluye tres piezas audiovisuales: dos vídeos y un interactivo. En el primero de los vídeos se nos presenta la geografía de la antigua civilización egipcia, mientras que en el segundo se profundiza sobre la evolución de las tumbas reales en el antiguo Egipto. El interactivo ‘Lista de reyes’ representa una piedra tallada egipcia —con una longitud real de 5 metros—, con incisiones e incompleta. Esta pieza pretende acercar a los visitantes cómo los faraones construyeron su legitimidad al vincularse con algunos de sus predecesores eligiendo dejar de lado a otros.

Propuestas para adentrarse en un mundo de faraones

A partir de la muestra, se despliega un programa de actividades para complementar la visita a la exposición, como un ciclo de conferencias ‘Historias del Nilo’, a cargo del egiptólogo David Rull. En este marco, también tendrán lugar visitas comentadas, visitas familiares y una conferencia pensada para toda la familia, con la arqueóloga Núria Roselló.

Como viene siendo habitual, la exposición se completa con la edición de una publicación a cargo de “la Caixa” y el British Museum, y coordinada por la comisaria, Marie Vandenbeusch.

‘Faraón. Rey de Egipto’ pudo verse entre los años 2011 y 2013 en una primera versión por varias ciudades del Reino Unido. Posteriormente, se amplió la lista de objetos incluidos en la muestra y los temas que abarcaba para su exhibición internacional. La muestra llega a CaixaForum Zaragoza tras pasar por los centros culturales de Barcelona, Madrid, Girona, Sevilla, Tarragona y Santiago de Compostela.

Esta colaboración es fruto de la voluntad de ambas instituciones de promover el conocimiento a partir de la organización de grandes proyectos expositivos, presentados conjuntamente a partir de las colecciones británicas.

El presidente del Patronato del British Museum, Sir Richard Lambert, y la directora general adjunta de la Fundación ”la Caixa”, Elisa Durán, firmaron en septiembre de 2015 un acuerdo de colaboración entre ambas instituciones para los próximos años. El compromiso permitía intensificar una relación de entente histórica entre estas dos instituciones, que durante décadas han venido trabajando conjuntamente. El British Museum siempre ha sido uno de los prestadores de referencia en las exposiciones que la Fundación ”la Caixa” ha dedicado a las grandes culturas del mundo.

Este ambicioso acuerdo se enmarca en la línea de actuación impulsada por la Fundación “la Caixa” en los últimos años, para el establecimiento de alianzas estratégicas con grandes instituciones culturales del mundo, a fin de intensificar su acción cultural y fomentar sinergias entre distintas instituciones de primer orden internacional.