Cambio en el Gobierno de Mauritania en medio de acusaciones por corrupción

Varios ministros aparecen en un informe que les acusas de corrupción y mala gestión durante el gobierno de Mohamed Ould Abdel Aziz (2008-2019)
Presidente Mohamed Ould Cheikh El Ghazouani

PHOTO/AP  -   Presidente Mohamed Ould Cheikh El Ghazouani

900 páginas de un informe realizado por la Comisión de Investigación Parlamentaria (CEP, por sus siglas en francés) detallan minuciosamente cómo miembros del gobierno mauritano han llevado a cabo, presuntamente, casos de corrupción que van desde contratos irregulares con empresas chinas, manejo de los ingresos del petróleo, hasta venta de terrenos públicos. Entre los ministros destituidos están los de Petróleo, Mohamed Ould Abdel Vettah, y el de Pesca, Nanci Ould Chrougha, acusados, junto con el primer ministro dimitido Ismael Bedde Cheikh Sidiya, de corrupción y mala gestión.

El documento, preparado por una comisión parlamentaria de investigación estuvo compuesta por ocho diputados y detalla hasta 12 casos de presunta corrupción. Fueron 150 sesiones en las que se interrogó a tres antiguos primeros ministro, 18 directores de empresas estatales y un gran número de altos cargos del Gobierno. Todas estas actividades delictivas se produjeron durante el la presidencia de Mohamed Ould Abdel Aziz (2008-2019), quien fue convocado para testificar pero que se negó a intervenir.

En enero, se creó una comisión parlamentaria con la tarea de conocer los aspectos más turbios del mandato de Abdel Aziz. El informe también incluye al secretario general de la presidencia, Adama Bocar Soko. El presidente de Mauritania desde 2019, Mohamed Ould Ghazouani, nombró un nuevo gobierno este domingo, después de la publicación de este informe. Ghazouani anunció una reorganización del gobierno y remplazará a su primer ministro el jueves, por razones que aún no han sido reveladas.

Aziz llegó al poder por primera vez en Mauritania con un golpe militar en 2008 y después ganó las elecciones presidenciales en 2009 y otra vez en 2014. El estado de África Occidental, que tradicionalmente ha estado sacudido por una historia de golpes militares y levantamientos vivió su primera transferencia de poder de manera pacífica entre lideres electos el pasado uno de agosto de 2019, cuando el ex general del ejército Ghazouani, quien había sido jefe del Estado Mayor y ministro de Defensa, se convertía en presidente.