Carlos Sainz pierde por poco el Rally de Marruecos y Fernando Alonso logra terminar

El asturiano logró completar la competición y el madrileño se quedó con la miel en los labios tras acabar segundo de la general
Carlos Sainz pilotando el Mini

 -   Carlos Sainz pilotando el Mini

Acabó el Rally de Marruecos con sensaciones encontradas para los dos principales representantes españoles. Fernando Alonso pudo completar el exigente recorrido, aunque lejos de los tiempos de los mejores, y Carlos Sainz finalmente tuvo que contentarse con la segunda plaza de la clasificación general tras tener problemas con su coche en el tramo final de la última etapa, dando la opción del triunfo definitivo al sudafricano Giniel de Villiers. 

Alonso, después de pasar alguna que otra penuria en las etapas anteriores, se tomó el último acto con mayor tranquilidad, con el objetivo de completar el recorrido, aunque algo lejos del tiempo de los mejores. El expiloto de Fórmula 1 se clasificó en séptima posición en la quinta y última etapa del Rally marroquí, entre Erfoud y Fez, en lo que se puede calificar como un buen resultado para el asturiano teniendo en cuenta todo lo pasado en las jornadas anteriores. En el primer día sufrió un pinchazo y el choque de una roca con su chasis y en la tercera jornada, nada más y nada menos, que la rotura de la suspensión delantera tras afrontar un socavón que no estaba recogido en el libro de ruta; accidente por el cual tuvo que abandonar la tercera etapa, lo que le supuso una sanción de 70 horas si quería tener sitio en la salida de la cuarta etapa, algo que le dejaba ya sin opciones de estar siquiera cerca de los mejores en la clasificación. 

Después de todas estas penalidades, el asturiano pudo completar el último episodio de la competición y terminar séptimo, lo que supone un impulso importante para sus inicios en su trayectoria en un rally ‘raid’ o de campo a través. Todo ello encaminado a el gran objetivo, que no es otro que la disputa el próximo mes de enero del Rally Dakar 2020, que se correrá por primera vez en Asia, en concreto en la región de Oriente Medio, con Arabia Saudí como escenario.

Fernando Alonso y su equipo, Toyota Gazoo Racing, llevan ya durante las últimas semanas preparando la presencia del piloto español en la próxima prueba saudí. Después de haber transitado por pistas de Sudáfrica, llegó el turno de disputar el Rally de Marruecos a través de las exigentes dunas del territorio alauí. Las siguientes citas del calendario serán dos test más y una carrera por Arabia Saudí, dentro del Saudi Desert Rally Championship. De esta forma, se podrá tener ya contacto con un terreno novedoso, ya que Arabia Saudí acogerá por primera vez en su historia el Dakar, competición que ya pasó por África, Europa y América.

El Toyota de Alonso, en el inicio de etapa
Toyota Gazoo Racing - El Toyota de Alonso, en el inicio de etapa

Por su parte, Carlos Sainz, doble vencedor del Rally Dakar en 2010 y 2018, se quedó a las puertas de ganar el Rally de Marruecos y tuvo que conformarse con la segunda posición, por detrás del sudáfricano Giniel de Villiers, compañero de equipo en Toyota de Alonso, debido a problemas en el último tramo de la última etapa que le obligaron a parar y perder un tiempo valioso que ya no pudo recuperar respecto a De Villiers, quien acabó dándole una alegría por fin a la escudería japonesa. 

Después de lograr la victoria en la jornada del lunes y del martes, Sainz se quedó a algo más de cuatro minutos del piloto sudafricano de Toyota Gazoo Racing y tenía esperanzas de poder dar la vuelta a la situación y sobrepasar a su rival en la clasificación. Pero el madrileño ha estado parado durante unos minutos entre el último punto de control y la meta y ha visto cómo se le escapaba la victoria final.

Tras su finalización, el Rally de Marruecos ha servido como buena piedra de toque para poder seguir preparando el Rally Dakar, en el que pilotos como Carlos Sainz, Nasser Al-Attiyah (doble vencedor de la prueba y conocido como ‘el señor de la arena’), Stéphane Peterhansel (ganador en 13 ocasiones y apodado ‘Monsieur Dakar’) intentarán revalidar el título ante un ‘novato’ Fernando Alonso, quien tiene como meta incursionar a lo grande en el mundo de los rallies ‘raid’ mediante la prueba más exigente del mundo, el Dakar. 

El piloto asturiano se puso como meta ser “el mejor piloto de todo” tras haber ganado campeonatos en la Fórmula 1, en las 24 horas de Le Mans o en el Mundial de Resistencia WEC. Ahora, el siguiente reto es con los desiertos y valles de Arabia Saudí, enfrentándose con auténticos ases del motor y de las dunas.