Casi un millar de migrantes son devueltos a Libia solo en 2020

Al menos 953 migrantes, entre ellos 136 mujeres y 85 niños, han sido devueltos a las costas libias en las dos primeras semanas de 2020
Atalayar_Libia_Detenciones_Mafia_Migrantes_Union Europea

AP/MANU BRABO  -   Centro de detención del distrito de Abu Salim, en las afueras de Trípoli, Libia.

El impacto social de la crisis política que atraviesa Libia en el arranque del año ya es notorio: en las primeras dos semanas de 2020 casi 1.000 personas han sido devueltos a Libia por los guardacostas del país norafricano, según la Organización Mundial de las Migraciones (OIM, por sus siglas en inglés). 

De las 953 personas migrantes que han sido devueltos a las costas libias en las dos primeras semanas del nuevo año, entre ellos 136 mujeres y 85 niños. “La mayoría fueron desembarcados en Trípoli y todos fueron llevados a centros de detención. Las embarcaciones de búsqueda y rescate de las ONG informaron de que habían rescatado a otras 237 personas. Estos migrantes retornados se encuentran entre los más de 1.000 que han salido de Libia por mar desde el 1 de enero, impulsados en parte por los enfrentamientos más duros que se han producido en Trípoli desde que comenzaron las hostilidades hace nueve meses”, asegura la OIM. 

Atalayar_la guardia costera libia_Migrantes
PHOTO/AFP - Esta foto tomada el 1 de octubre de 2019 muestra a migrantes rescatados sentados en un muelle junto a un barco de la guardia costera libia en la ciudad de Khoms.

Las crecientes tensiones en Libia, donde las partes beligerantes desoyen las llamadas de alto el fuego y donde hay múltiples actores involucrados, y el deterioro de la situación humanitaria estarían detrás de este repunte en la salida de pateras. La OIM denuncia la devolución a Libia de un millar de migrantes en las primeras dos semanas de 2020. La OIM ha subrayado que el repunte es "especialmente alarmante" por la "limitada" capacidad de rescate en esta zona, donde sigue también sin haber un mecanismo automático que garantice el desembarco de los migrantes en un puerto seguro.

La situación de los migrantes en Libia va de mal a peor. El enviado especial para el Mediterráneo Central del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Vincent Cochelet, ha reconocido que la agencia es incapaz de proporcionar una protección efectiva a los refugiados en Trípoli. La semana pasada, dos migrantes fueron asesinados después de salir de las abarrotadas instalaciones de la ONU en Libia por lo que las circunstancias de las muertes llevaron a una preocupación sobre la presión en las instalaciones de reunión y salida.  

Atalayar_Refugiados y migrantes esperan ser rescatados por miembros de la ONG española Proactiva Open Arms, después de salir de Libia.jpg
AP/FELIPE DANA - Refugiados y migrantes esperan ser rescatados por miembros de la ONG española Proactiva Open Arms, después de salir de Libia.

"Hoy en día Libia no es un país seguro y nos oponemos a volver a Libia", declaró Cochetel en una entrevista con Euractiv el pasado mes de junio. Aunque el ACNUR ha estado trabajando con las autoridades libias en alternativas a los centros de detención, hasta ahora no ha tenido éxito. 

El jefe de misión de la OIM en Libia, Federico Soda, ha lamentado que las actividades de la organización "se han visto muy afectadas" en los últimos meses, "especialmente en relación al movimiento seguro de migrantes a puntos de tránsito y aeropuertos”.

Según la política de Acnur en las situaciones en que la autosuficiencia no sea un objetivo viable, “tratará de satisfacer las necesidades de los refugiados urbanos por otros medios, entre ellos el establecimiento de centros de alojamiento colectivo, el suministro de viviendas subvencionadas y la distribución de alimentos gratuitos".