China anuncia que crecerá 6,5 por ciento en los próximos cinco años

 -  

Susana Campo/lainformacion.com

Pie de foto: China prevé un PIB de 13,8 billones de dólares para 2020, con lo que no superaría a EEUU. .Ha anunciado que el déficit se situará en el 3 por ciento del PIB frente al 2,3 anterior.

China anuncia que crecerá entre el 6,5 por ciento en los próximos cinco años, según el nuevo plan quinquenal que el gobierno presentó este sábado en la apertura de las sesiones de la Asamblea Nacional Popular. Una cifra que pone de relieve las dificultades, problemas y desafíos a los que se enfrenta el gigante asiático este año.

Desde que arrancó  2016, China preocupa a Occidente. El derrumbe las bolsa de Shanghái y el anuncio de un bajo crecimiento inquieta a los inversores y a los analistas que temen que la desaceleración china cause una nueva crisis financiera. No es solo una sensación de Occidente, el primer ministro, Li Keqiang ha dicho, ante lo alrededor de 300 delegados en el Gran Salón del Pueblo, que “este año, las dificultades serán más numerosas y mayores, y los retos más temibles, por lo que nos tenemos que preparar para un duro combate”.

Con estas cifras, China tendrá un PIB anual de unos 90 billones de yuanes (13,8 billones de dólares) en 2020. De confirmarse estas previsiones, China se quedaría lejos de convertirse en la primera economía mundial, dado que la cifra de 2020 se sitúa por detrás del PIB actual de EEUU (por encima de los 17 billones de dólares en 2015).

El gasto militar crecerá un 7,6 por ciento

Según se desprende del presupuesto, los gastos militares crecerán un 7,6 por ciento. Parece mucho, pero si lo comparamos con otros años, es menos. Se trata del menor incremento del presupuesto chino en cinco años y es un reflejo de la desaceleración económica que atraviesa China en el último año.Con esta reducción del presupuesto, el gigante asiático verá como cae a 300.000 el número de soldados, simplificará el ejército y modernizará sus efectivos. De este modo, el Ejército Popular de Liberación, tendrá 2 millones de soldados en vez de 2,3 millones, lo que le convierte en el ejército de infantería más grande del mundo.

La militarización china sigue siendo una prioridad para los líderes chinos, principalmente respecto a la tensión con sus vecinos. China reclama territorios en el Mar Meridional de China y el Mar Oriental de China, lo que ha incrementado las tensiones con Japón, Corea del Sur y Vietnam.

El déficit será de un 3 por ciento del PIB

El déficit presupuestario subirá en unos 560.000 millones de yuan a 2,18 billones de yuan y será de un 3% del Producto Bruto Interno. El año anterior aún era de 2,3. Buena parte de ese déficit vendrá de la extensión generosa de una serie de exenciones de impuestos a las empresas.

Además, el gobierno incrementará sus inversiones en infraestructuras de transporte y energía. Como parte del 13er plan quinquenal (2016-2020), se invertirá por ejemplo el equivalente de 375.000 millones de dólares en la construcción de vías férreas y carreteras.

Los analistas advierten de los peligros de un aumento de la deuda pública y privada, y acerca de los riesgos del crédito tras una reciente explosión de los préstamos bancarios.

Según un cálculo de la agencia Bloomberg, la deuda total china (entre endeudamiento público y privado) se acerca al 250% del PIB. Pero Li insistió en que las medidas de el dégicil es menor que en otras grandes economías del mundo y que es " necesario, factible y también seguro"

China confía en mantener el desempleo por debajo del 4,5 por ciento

Por otro lado, el país adoptó para 2016 un objetivo de inflación de "en torno al 3%", muy por encima del nivel actual, y espera mantener el desempleo "por debajo del 4,5%". En este sentido, anunció que el país necesita crear 10 millones de nuevos puestos de trabajo anuales hasta 2020 para mantener este optimista nivel de desempleo.

En cambio no se formuló ningún objetivo para el comercio exterior, que en 2015 se contrajo un 8%, muy lejos del aumento del 6 por ciento  que esperaban las autoridades.

China ve con con inquietud el futuro y adopta su presupuesto a un menor crecimiento. En los próximos años, tendrá que adoptar reformas para sanear su economía y cumplir con los objetivos medioambientales. Sin embargo, este cambio modelo económico repercutirá en el empleo y un mayor aumento de la inestabilidad social, un riesgo que China quiere evitar sea como sea.