China autoriza el uso de la primera vacuna contra el coronavirus

El gigante asiático ha aprobado una vacuna solo para sus militares tras el éxito en los ensayos clínicos en humanos
Sede de CanSino Biologics en Tianjin, China

PHOTO/REUTERS  -   Sede de CanSino Biologics en Tianjin, China

Pekín ha dado luz verde a la vacuna contra la COVID-19 desarrollada de forma conjunta por científicos militares chinos, la empresa CanSino Biologics y el Instituto de Biotecnología de la capital. La vacuna, denominada Ad5-nCoV, podrá ser utilizada por el Ejército chino, que podrá empezar a administrársela a sus militares a partir de este lunes y hasta dentro de un año, plazo por el que se ha aprobado la autorización. Por el momento, la vacuna estará limitada al uso militar, según ha podido saber Financial Times.

Los ensayos clínicos iniciales en humanos de CanSino Biologics han demostrado que el medicamento es seguro y han arrojado datos positivos sobre su eficiencia contra el coronavirus, según ha anunciado la propia compañía este lunes. No obstante, y a pesar de que los ensayos de fase 1 y de fase 2 han demostrado capacidad para mitigar los síntomas de la COVID-19, la empresa asegura que eso no basta para garantizar su éxito comercial, por lo que su venta al público general tendrá que esperar.

Laboratorio del fabricante de vacunas chino CanSino Biologics
PHOTO/REUTERS - Laboratorio del fabricante de vacunas chino CanSino Biologics

Esta vacuna es una de las más avanzadas, junto con la de la Universidad de Oxford y la de la compañía estadounidense Moderna. Actualmente, existen 150 proyectos en todo el mundo para desarrollar una vacuna contra el coronavirus. En China, otras siete candidatas ya han entrado en la etapa de ensayo clínico.

Esta noticia se conoce en un momento crítico para la pandemia: se han superado los 10 millones de contagios en todo el mundo y las 500.000 muertes. Estados Unidos lidera la tabla de casos y decesos en el globo, con 2,6 millones y más de 128.000, respectivamente. Le sigue Brasil, con 1,3 millones de contagios y 57.000 muertes, y Rusia, con más de 640.000 infecciones.