PUBLICIDAD

Marruecos

China en América Latina

La implicación de China en América Latina parece traducirse claramente en el control, y no sólo de los recursos nacionales
China América Latina

PHOTO/ARCHIVO  -   La actividad económica china en Latinoamérica crece de forma exponencial

En el año 2000, el comercio de China con América Latina ascendía a 12.000 millones de dólares. En 2019, la cifra había crecido hasta la asombrosa cifra de 330.000 millones de dólares. La implicación de China en América Latina parece traducirse claramente en el control, y no solo de los recursos nacionales. En el año 2000, el comercio de China con América Latina ascendía a 12.000 millones de dólares. En 2019, la cifra había crecido hasta la asombrosa cifra de 330.000 millones de dólares. 

El asombroso crecimiento es sugestivo de cómo la influencia de China en América Latina se ha profundizado en las últimas dos décadas. "En los últimos cuatro años, la República Dominicana, El Salvador y Panamá han cambiado su reconocimiento de Taiwán a China", escribió la revista TIME en febrero. "Conseguir este tipo de alianzas en América Latina ofrece a Pekín unos votos muy valiosos en la ONU y el respaldo a los nombramientos chinos en las instituciones multinacionales. También faculta a China para integrar a empresas tecnológicas que establecen estándares como Huawei, ZTE, Dahua y Hikvision –todas ellas sancionadas por Estados Unidos– en la infraestructura regional, permitiendo a Pekín dictar las reglas del comercio durante una generación"

"Se espera que el comercio de América Latina y el Caribe con China se duplique con creces para 2035, hasta superar los 700.000 millones de dólares...", escribieron Pepe Zhang, director asociado del Centro de América Latina del Atlantic Council, y Tatiana Lacerda Prazeres, ex secretaria de Comercio Exterior de Brasil. "China se acercará –e incluso podría superar– a Estados Unidos como primer socio comercial de la región". En el año 2000, la participación china representaba menos del 2% del comercio total de ALC. En 2035, podría alcanzar el 25%... Brasil, Chile y Perú podrían destinar más del 40% de sus exportaciones a China". 

Las empresas chinas también han estado invirtiendo mucho en América Latina, incluso como parte de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de China. La lista de proyectos chinos recientes en toda América Latina es larga e ilustrativa de la influencia –y el apalancamiento que se deriva de esa influencia– que China ejerce allí. A continuación se presenta una pequeña selección de los proyectos actuales: 

En agosto, Brasil firmó un acuerdo con China para la construcción del puente marítimo por cable más largo de Brasil, que unirá la ciudad de Salvador con la isla de Itaparica, con un coste de 1.200 millones de dólares. Las empresas estatales chinas que están detrás del puente lo controlarán durante 30 años tras su finalización. China, a través de la empresa estatal China Merchants Ports, también posee y opera la importante segunda terminal de contenedores de Brasil, el puerto de Paranaguá, una de las mayores terminales de América Latina. Actualmente, China está construyendo un nuevo puerto de 500 millones de dólares en São Luis, la capital del estado nororiental brasileño de Maranhão. 

Brasil también ha resultado ser un gran mercado para la Ruta Digital de la Seda de China, ya que Huawei se convirtió en el mayor proveedor de equipos de red del país en 2014. En Campinas, São Paulo, Huawei dirige un centro de I+D y formación que instruye a más de 2.000 personas cada año. Además, en 2018, China Unicom y Huawei Marine Networks completaron un cable submarino de fibra óptica de telecomunicaciones de 9.600 kilómetros a través del Atlántico, que conecta Brasil con Portugal a través de Cabo Verde. 

En Argentina, China parece dispuesta a iniciar la construcción de una nueva central nuclear cerca de Buenos Aires el próximo año con un coste de 8.000 millones de dólares, además de dos presas hidroeléctricas que China ya está construyendo en el sur de Argentina. En diciembre de 2020 se firmaron acuerdos por valor de 4.700 millones de dólares para que empresas ferroviarias chinas –entre ellas la China Railway Construction Corporation, vinculada al Ejército Popular de Liberación– modernicen el sistema ferroviario argentino y construyan casi 2.000 kilómetros de vías. 

China es el mayor socio comercial de Argentina. En 2020, el 75% de las exportaciones de carne de vacuno de Argentina se destinaron a China, el mayor consumidor de carne de vacuno del mundo. "La relación chino-argentina... es una de las más arraigadas en la región", según Evan Ellis, profesor de investigación sobre América Latina del Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos. 

"Durante los anteriores gobiernos de los ex presidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, las empresas con sede en la RPC [República Popular China] se establecieron con socios locales en una amplia gama de sectores económicos: desde el petróleo, la minería y la agricultura hasta el transporte y la logística, las telecomunicaciones, la banca y las finanzas, e incluso las industrias aeroespacial y de defensa".

El Ejército Popular de Liberación de China dirige una estación de investigación espacial en la provincia argentina de Neuquén. Según Reuters, la estación espacial "opera con poca supervisión de las autoridades argentinas". Ellis escribe: "Aunque la instalación del telescopio no tiene un propósito abiertamente militar, el jefe del Comando Sur de Estados Unidos la ha mencionado como un elemento de preocupación, ya que es concebible que sea capaz de interceptar las señales de los satélites estadounidenses u otros que sobrevuelan, o de apoyar otras misiones estratégicas chinas".

En Perú, la empresa estatal china COSCO, el tercer transportista de contenedores del mundo y el quinto operador de terminales portuarias, firmó en mayo un acuerdo para construir un nuevo puerto de 600 millones de dólares cerca de la capital, Lima

China es el socio comercial más importante de Perú y, como segundo productor mundial de cobre, Perú suministra a China el 27% del mismo. El año pasado, el 64,2% de las exportaciones peruanas de cobre y el 23,8% de las de zinc, en términos de valor, se dirigieron a China, y las empresas mineras chinas desempeñan un papel clave en la industria minera peruana. 

Chile se unió a la iniciativa china Belt and Road en 2018, y China es el mayor socio comercial de Chile y el mercado número uno para sus exportaciones de frutas y vinos. En julio, la empresa estatal china State Grid International Development Limited (SGID) adquirió una de las mayores distribuidoras de electricidad de Chile, la Compañía General de Electricidad S.A., y ahora posee dos de las mayores distribuidoras de electricidad de Chile. Se trata de la segunda mayor inversión de SGID en el extranjero desde la creación de su actividad internacional. 

En Colombia, las obras de la primera línea de metro de Bogotá comenzaron en agosto. Su construcción corre a cargo de China Harbor Engineering Company Limited. China también está construyendo en Colombia una línea de tranvía suburbano, una nueva autopista en el sur, y ha vendido a Colombia una flota completa de autobuses eléctricos de fabricación china. Estados Unidos sigue siendo el principal socio comercial de Colombia, y este país no se ha unido a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, pero a largo plazo, la creciente implicación de China en el país puede cambiar esta ecuación. 

En Ecuador, China controla las dos principales minas de cobre del país y gran parte de la industria petrolera. China también ha construido varias presas hidroeléctricas, algunas de las cuales están resultando defectuosas. La deuda de Ecuador con China equivale al 38,7% de su PIB. "Estados Unidos está perdiendo América Latina a manos de China sin oponer resistencia", dijo el embajador de Ecuador en Washington a Axios en septiembre. "Y China está esperando, diciendo: 'Estamos aquí. Os estamos dando dinero'. Quieren el control, por supuesto, pero no lo dicen". 

El profesor Ellis dijo en su testimonio ante la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de Estados Unidos y China en mayo: "No es necesario mostrar intenciones malévolas de la RPC con respecto a sus actividades en América Latina y el Caribe para concluir que las implicaciones actuales y a largo plazo de ese compromiso son graves para la prosperidad, la democracia y las libertades en la región, así como para la seguridad y la posición estratégica de Estados Unidos... Las actividades de China en América Latina y el Caribe son notablemente coherentes con lo que busca a nivel mundial: fuentes seguras de materias primas y alimentos, acceso fiable a los mercados para sus bienes y servicios (especialmente en sectores estratégicos de alto valor añadido), tecnologías estratégicas y capacidades conexas".

Judith Bergman es columnista, abogada, analista política y miembro distinguido del Gatestone Institute.