Cientos de iraníes viajan a Armenia para vacunarse contra el coronavirus

Grupos de personas han cruzado la frontera ante la desperada situación sanitaria en Irán
atalayar_vacunacion armenia

PHOTOLUARE LUSI SARGSYAN  -   Cientos de personas se alinearon en las calles de la capital armenia para vacunarse gratuitamente contra el coronavirus, y algunos pasaron la noche en las calles para ahorrarse las colas

El fracaso en el proceso de vacunación de Irán ha llevado a cientos de ciudadanos del país a cruzar la frontera con la vecina Armenia para intentar recibir dosis contra el coronavirus. Según informó ayer el portavoz de las aduanas de Irán, Ruholá Latifí, “en las últimas 48 horas, 1.800 iraníes han cruzado el puesto de control fronterizo entre los dos países”. El embajador de Armenia en Irán, Artashes Tumanyan, ha anunciado que la vacunación en su país será gratuita. No obstante, solo los turistas que permanezcan más de 10 días en territorio armenio podrán recibir la vacuna.

Los precios de los vuelos de Teherán a Ereván han aumentado considerablemente, llegando a alcanzar los 300 dólares. Sin embargo, todos aviones que viajan a Armenia van completamente llenos. Esta situación ha provocado que las autoridades armenias endurezcan las medidas, ya que tan solo hay 5 puntos de vacunación para extranjeros en todo el país, por lo que deben evitar grandes aglomeraciones como las que se han visto en varios vídeos que circulan en redes sociales. “Esta decisión hace que los iraníes se vean obligados a viajar y gastar mucho dinero, además de estresarse por recibir una vacuna. No lo haríamos si tuviésemos otra opción”, declara una mujer de 53 años iraní que todavía no es elegible para recibir la vacuna.

El Comité de Turismo de Armenia ha informado sobre el aumento del número de turistas. La cifra ha crecido de 41.881 en abril a 64.101 en junio. El número de personas que ingresan a Armenia desde Irán también ha incrementado de 2.516 a 5.592 durante el mismo período. A Ereván han llegado también ciudadanos de Siria y de la India con el mismo objetivo, no obstante, los iraníes siguen constituyendo el grupo más grande representando el 80% de los turistas en la capital. “La ciudad está reventada de turistas, en las calles se escucha más el idioma iraní que el armenio y en los puestos de vacunación hay larguísimas colas de iraníes y empujones de aquellos que intentan saltarse la fila”, explicó una residente de Ereván a EFE.

atalayar_frontera iran armenia
PHOTOLURE/VAHRAM BAGHDASARYAN - Los iraníes visitaron inicialmente la ciudad fronteriza armenia de Meghri para vacunarse, pero las autoridades armenias han decidido esta semana que todos los extranjeros se vacunen en la capital armenia, Ereván

Además de las aglomeraciones en la capital armenia, los iraníes también se amontonan en la frontera. En los puestos de control limítrofes hay colas para realizar pruebas PCR, ya que solo se puede entrar en territorio armenio con un test negativo. Debido a las altas temperaturas del verano, en la frontera se han producido desmayos y varias ambulancias se han tenido que trasladar a la zona.

Muchos iraníes han decidido cruzar la frontera ante las exitosas experiencias de otros ciudadanos y el caótico plan de vacunación desarrollado por las autoridades. Además, no es necesario un visado, y el trayecto desde la frontera hasta la Ereván dura siete horas.

atalayar_iran armenia vacunacion
PHOTOLUARE LUSI SARGSYAN - Una persona sostiene un pasaporte iraní mientras las personas, la mayoría de ellas residentes en Irán, hacen cola para recibir una vacuna en un puesto de vacunación móvil en el centro de Ereván, Armenia, el viernes 9 de julio de 2021

De los 82 millones de habitantes, 4,7 millones han recibido la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19, mientras que tan solo 2,2 millones han recibido la pauta completa de vacunación. De momento, de acuerdo con el programa sanitario, solo las personas de 60 años o más pueden recibir el medicamento. Además del lento ritmo de vacunación, el proceso está resultando especialmente difícil. En los centros sanitarios se han formado colas de hasta cien metros de longitud mientras los ciudadanos esperan horas para recibir las dosis que, en ocasiones, se han llegado a agotar.

Los medicamentos usados por las autoridades sanitarias iraníes son la vacuna rusa Sputnik V, Sinovac y Siniphram de China y las dosis de AstraZeneca elaboradas en la India. Por otra parte, desde finales del año pasado, el Gobierno iraní ha prometido desarrollar una vacuna propia, COVIRAN Barekat. En diciembre también aseguró que en primavera comenzarían a administrar ese medicamento nacional, aunque gran parte de la población duda de su efectividad y teme que produzca graves efectos secundarios.

atalayar_vacunacion armenia
PHOTOLURE/VAHRAM BAGHDASARYAN - Según las directivas del gobierno armenio vigentes desde el viernes, los extranjeros sólo pueden vacunarse en cinco puntos de vacunación móviles en Ereván.

Irán, desde comienzo de la pandemia, fue uno de los países más afectados por el virus. Actualmente se enfrenta a una quinta ola con altas cifras de fallecidos y contagiados, mientras la vacunación avanza despacio y con muchos errores. En total, el país ha registrado más de 3,4 millones de casos y 86.692 muertes. “Decidimos ir a Armenia porque en Irán no nos va a tocar vacunarnos hasta dentro de muchos meses y, si nos contagiamos, es posible que muramos debido a la situación de los hospitales”, declaró un iraní de 30 años a EFE. La variante Delta, detectada por primera vez en la India, está provocando gran parte de los nuevos contagios dentro del país. Autoridades sanitarias han informado del alto número de niños ingresados a causa de esta cepa del virus.

Los viajes a Armenia han causado polémica en Teherán, por lo que el Gobierno iraní ha anunciado la llegada de millones de dosis y la producción de 50 millones de COVIRAN Barekat con el fin de calmar el descontento social.