Comercio internacional: resumen del año 2020 

Las cadenas de suministro globales se han visto gravemente interrumpidas por la COVID-19, aunque han surgido nuevos conceptos que pueden ser positivos en un futuro 
Terminal de Contenedores de Comercio Exterior del Puerto de Qingdao, en la provincia oriental de Shandong, China.

PHOTO/AFP   -   Terminal de Contenedores de Comercio Exterior del Puerto de Qingdao, en la provincia oriental de Shandong, China.

La pandemia de la COVID-19 interrumpió profundamente el comercio mundial en 2020. Sin embargo, también ha provocado el surgimiento de nuevos paradigmas, algunos de los cuales apuntan a resultados potencialmente positivos a mediano plazo. 

Desde bloqueos nacionales hasta espacios aéreos y fronteras cerradas, la COVID-19 resultó en una interrupción sin precedentes de la mecánica de la mayoría de las economías, independientemente de su tamaño o etapa de desarrollo. En particular, la creación de tales barreras ejerció una gran presión sobre las cadenas de suministro mundiales. 

Esto se sintió más profundamente en el caso de los vínculos esenciales relacionados con la alimentación y la medicina, y la distribución mundial de tales productos se convirtió en un foco clave de los esfuerzos para responder a las primeras etapas de la pandemia. 

Interrupción de la cadena de suministro: alimentos y medicamentos 

En los primeros meses del año, China, el mayor productor mundial de ingredientes farmacéuticos activos, redujo drásticamente la producción industrial para limitar la propagación de la COVID-19, lo que provocó una conmoción en toda la cadena. Aunque India es un líder mundial en la producción de genéricos, el 70% de sus materias primas provienen de China. De estos, un tercio proviene de Hubei, donde se originó el brote. 

La respuesta a la interrupción varió según el país: algunos reacondicionaron aviones civiles para traer suministros farmacéuticos, mientras que otros recurrieron a la tecnología para minimizar el impacto. 

La Aduana de Dubái, por ejemplo, introdujo nuevas prácticas, tecnologías y equipos para acelerar el despacho de suministros médicos. En marzo, el Aeropuerto Internacional de Dubái registró un incremento interanual del 49,4% en el volumen de carga farmacéutica manipulada. 

Dejando a un lado las correcciones a corto plazo, el virus podría potencialmente resultar en un realineamiento significativo de las cadenas de suministro fuera de China e India, y generar beneficios a largo plazo para las industrias locales en otros mercados emergentes, particularmente aquellos con grandes mercados internos en relación con otros en sus países. región, como Egipto, Indonesia, Arabia Saudí y México. 

“Arabia Saudí busca fomentar la localización y fomentar la producción local, y continuar adquiriendo productos de varios países para reducir el impacto de cualquier interrupción”, dijo en abril a OBG Ayman Tamer, presidente y socio gerente de la empresa de atención médica centrada en el Golfo Tamer Group. 

La red mundial de cadenas de suministro de productos alimenticios también se vio significativamente afectada por la pandemia. Al igual que con los productos farmacéuticos, una combinación de cadenas de valor y procesos de producción complejos hizo que la gestión de la cadena de suministro fuera un desafío. 

Reconociendo el impacto potencialmente grave de la ruptura de tales redes, en abril la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, el Banco Mundial y el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas emitieron una declaración conjunta sobre el impacto de la COVID-19 en los alimentos. seguridad y nutrición. “La agricultura y sus servicios logísticos relacionados con la alimentación deben considerarse esenciales. Se necesitan mayores esfuerzos para garantizar que las cadenas de valor alimentarias funcionen bien y promover la producción y disponibilidad de alimentos diversificados, inocuos y nutritivos para todos”. 

Muchos gobiernos actuaron para facilitar el movimiento de alimentos. Por ejemplo, a mediados de abril, los miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), incluido Qatar, acordaron establecer una red de suministro de alimentos para salvaguardar la región. 

Las interrupciones llevaron a algunos países a explorar cadenas de suministro más localizadas y centrar su atención en impulsar la resiliencia nacional, en particular en lo que respecta al suministro de alimentos esenciales. 

"Esperamos que la interrupción actual en el comercio internacional anime a los países africanos a comenzar a mirar hacia adentro", dijo a OBG en mayo Yofi Grant, director ejecutivo del Centro de Promoción de Inversiones de Ghana. 

En el futuro, esta tendencia podría resultar en que los países agreguen más valor a nivel nacional, además de ofrecer más productos dirigidos a los mercados locales y regionales, además de los socios comerciales globales existentes. 

Si bien las conmociones iniciales de la pandemia dieron como resultado soluciones a corto plazo y reajustes rápidos, es cada vez más claro que la COVID-19 también dará lugar a cambios estructurales más amplios y de largo plazo. Entre ellos se encuentra un alejamiento de la dependencia excesiva de China como lugar de producción y fuente de materias primas y productos básicos. 

El primer ministro de Tailandia, Prayuth Chan-o-cha, habla durante una conferencia de prensa al final de la 35ª cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en Nonthaburi, Tailandia, el lunes 4 de noviembre de 2019.  AP/AIJAZ RAHI 
AP/AIJAZ RAHI -El primer ministro de Tailandia, Prayuth Chan-o-cha, habla durante una conferencia de prensa al final de la 35ª cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en Nonthaburi, Tailandia, el lunes 4 de noviembre de 2019. 
China +1 y nearshoring 

Incluso antes del inicio de la COVID-19, el aumento de los costos laborales chinos y el aumento de los aranceles relacionados con la guerra comercial entre Estados Unidos y China estaban llevando a algunas empresas a trasladar sus operaciones industriales a terceros países, mientras mantenían las bases de producción en el país, una estrategia conocida como China. +1. 

La pandemia ha servido para acelerar esta tendencia, con la UE, Japón y Estados Unidos haciendo declaraciones públicas sobre la posible reubicación de empresas con fábricas con sede en China. 

Muchas empresas internacionales comenzaron a buscar diversificar sus cadenas de suministro para reducir el riesgo de exposición futura al trasladarse a países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) como Vietnam, Tailandia y Malasia. 

Otros comenzaron a acercar su capacidad de producción a casa, una tendencia conocida como nearshoring. 

Además de aumentar la resistencia a las interrupciones de la cadena de suministro, el nearshoring ofrece una gama de ventajas potenciales sobre la deslocalización tradicional, que incluyen menos diferencias culturales, lingüísticas y de zona horaria, mayor alineación regulatoria y menor riesgo para la propiedad intelectual. 

Gracias a su proximidad con EEUU, América Latina ha visto algunos beneficios de esta tendencia, destacando dos países de la región como opciones asequibles de nearshoring: México y Colombia. México, en particular, tiene varias características que lo convierten en una ubicación ventajosa para nearshoring, incluida una amplia gama de ciudades, una mano de obra desarrollada y una frontera compartida con EEUU. La firma del Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USCMA) en julio consolidó aún más este potencial. 

Los países asiáticos también están bien situados para beneficiarse. Antes de la pandemia, Vietnam ya había absorbido gran parte de la capacidad de fabricación que China había perdido. El país ha firmado una serie de acuerdos comerciales internacionales e invirtió significativamente en infraestructura industrial en los últimos años.  

En Indonesia, mientras tanto, el Proyecto de Ley Ómnibus sobre Creación de Empleo se convirtió en ley en octubre. Uno de los muchos efectos de esta legislación será aumentar la flexibilidad corporativa en las prácticas de contratación, así como abrir la puerta a la industria intensiva en mano de obra. Esto coloca al país en una buena posición para atraer multinacionales regionales y globales que buscan aplicar una estrategia China +1. 

En una nota similar, los centros de fabricación existentes en Marruecos, Túnez y Egipto podrían verse como destinos competitivos para las empresas industriales europeas que buscan acercarse a sus bases de producción. 

Con vínculos comerciales bien establecidos con los mercados europeos, Marruecos es una propuesta particularmente atractiva. El país ha sido reconocido internacionalmente por su respuesta a la pandemia, que ha visto a Marruecos aprovechar su capacidad industrial para producir suministros médicos de alta demanda. 

PHOTO/AFP  -   Los jefes de Estado y de Gobierno de África posan durante la Cumbre de la Unión Africana (UA) para el acuerdo de establecimiento de la Zona Continental de Libre Comercio de África, en Kigali (Ruanda), el 21 de marzo de 2018 
PHOTO/AFP  -   Los jefes de Estado y de Gobierno de África posan durante la Cumbre de la Unión Africana (UA) para el acuerdo de establecimiento de la Zona Continental de Libre Comercio de África, en Kigali (Ruanda), el 21 de marzo de 2018 
Tratos comerciales regionales 

Además del aumento del nearshoring, en 2020 se registró una actividad significativa en los acuerdos comerciales regionales. 

El 1 de julio, el T-MEC reemplazó al Tratado de Libre Comercio de América del Norte como el marco que rige el comercio entre Estados Unidos, México y Canadá. 

Además de fortalecer las regulaciones ambientales y laborales e incentivar la producción de vehículos nacionales, el acuerdo actualizó las protecciones de propiedad intelectual en una medida que las autoridades esperan que estimule la investigación y el desarrollo en la industria. Para México, en particular, las nuevas leyes de propiedad intelectual podrían impulsar las perspectivas a largo plazo de sus sectores industrial y farmacéutico. 

En África, mientras tanto, la COVID-19 ha acelerado la adopción de diversas medidas asociadas con el Área de Libre Comercio Continental Africana (AfCFTA). 

Acordada inicialmente en marzo de 2018 y posteriormente firmada por 54 de los 55 países miembros de la Unión Africana, el acuerdo tiene como objetivo crear un mercado único en África. 

El AfCFTA requiere que los miembros eliminen el 90% de los aranceles sobre los bienes, faciliten el movimiento de capital y personas y tomen medidas para crear una unión aduanera en toda África, lo que podría impulsar significativamente el comercio regional. Cuando esté en pleno funcionamiento para 2030, se espera que el AfCFTA cubra un mercado de 1.200 millones de personas con un PIB combinado de 2,5 billones de dólares. 

A finales de septiembre, Wamkele Mene, secretario general de la Secretaría del AfCFTA, dijo en una conferencia de negocios en Sudáfrica que las negociaciones del AfCFTA sobre comercio electrónico y comercio digital se acelerarían, con la COVID-19 aumentando la necesidad de un adecuado proceso legal y marco de gobernanza. 

Estas conversaciones, inicialmente planificadas para la fase tres de la zona comercial, ahora tendrán lugar a principios de 2021 como parte de la fase dos, junto con la política de competencia, los derechos de propiedad intelectual y los protocolos de inversión. 

El enfoque en el comercio digital incluirá esfuerzos para acelerar los procedimientos de despacho de aduanas entre países. Los medios internacionales también informaron que los 54 signatarios del AfCFTA estaban avanzando con las conversaciones sobre los impuestos a las plataformas de comercio electrónico, que han experimentado un crecimiento sustancial durante la pandemia. 

En otros lugares, en Asia, la Asociación Económica Integral Regional (RCEP) finalmente se firmó en noviembre, al margen de la cumbre anual de la ASEAN. 

Además de marcar un hito regional significativo, se espera que este acuerdo ayude a sus 15 signatarios a recuperarse de las consecuencias económicas de la pandemia al impulsar los vínculos comerciales regionales, facilitando el establecimiento de una base de producción en un estado miembro de la ASEAN y la exportación a los otros 14 miembros del bloque. 

Los signatarios del acuerdo, es decir, los 10 miembros de la ASEAN más China, Australia, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur, juntos constituyen el 30% de la población mundial y poco menos del 30% de su PIB. 

El acuerdo de 510 páginas debería proporcionar un impulso sustancial al comercio regional, reduciendo aranceles, estandarizando los procedimientos aduaneros y mejorando la armonía regulatoria entre sus miembros. Sus 20 capítulos cubren temas que van desde los procedimientos digitales hasta los servicios financieros y las reglas de propiedad intelectual. 

"Reconocemos que el acuerdo RCEP es fundamental para la respuesta de nuestra región a la pandemia COVID-19 y desempeñará un papel importante en la construcción de la resiliencia de la región a través de un proceso de recuperación económica pospandémica inclusivo y sostenible", según se publicó en la Declaración Conjunta de Líderes con ocasión de la firma. 

Si bien había estado en negociación durante algunos años, se cree ampliamente que la COVID-19 aceleró el proceso de firma de la RCEP y convenció a quienes dudaban de los beneficios asociados con una mayor integración regional. 

En resumen, la pandemia ha puesto de relieve cómo el multilateralismo y la regionalización pueden ayudar a mitigar las crisis globales. Al desarrollar cadenas de suministro más eficientes y ágiles con sus vecinos, los países han reducido el riesgo de dependencia excesiva del comercio con las economías industrializadas más grandes del mundo.  

En el futuro, la COVID-19 fortalecerá los esfuerzos para impulsar la resiliencia de la cadena de suministro, mejorar la diversidad de las relaciones comerciales y fomentar una cooperación más amplia entre los socios comerciales.