PUBLICIDAD

Iberdrola

Cómo puede afectar la situación económica a la crisis de refugiados

La crisis alimentaria provocará un incremento de refugiados a nivel mundial. Por otra parte, el panorama económico puede ser fundamental en la recepción de refugiados ucranianos y en su estancia en los países europeos
PHOTO/REUTERS - Voluntarios ofrecen ayuda a los refugiados tras la llegada de un tren procedente de Polonia a la estación central de trenes de Berlín, tras la invasión rusa de Ucrania, en Berlín, Alemania, 28 de febrero de 2022

PHOTO/REUTERS  -   La crisis económica en Europa causada por la invasión rusa puede afectar a los refugiados ucranianos

La mayoría de los países del mundo ya están sintiendo en mayor o menor medida las repercusiones de la invasión rusa a Ucrania. Aumento del precio de la energía, escasez de alimentos como aceite de girasol y cereales o falta de fertilizantes son algunas de las causas de una guerra que ya entra en su jornada número 96. Analistas y líderes mundiales advierten de una grave crisis alimentaria mientras el conflicto se recrudece y disminuyen las esperanzas para llegar a un acuerdo de paz.

Los problemas en la cadena de suministros de alimentos también van a afectar a la crisis de refugiados actual. Además de los más de 6,5 millones de ucranianos que han huido de la guerra, de acuerdo con cifras de ACNUR, se espera que la crisis alimentaria también obligue a desplazarse a miles de personas en todo el mundo.

AFP/WOJETK RADWANSKI - En total, más de medio millón de personas han huido de Ucrania desde Moscú lanzó una invasión a gran escala el 24 de febrero, con más de la mitad huyendo hacia la vecina Polonia, miembro de la UE y de la OTAN, dijo la ONU el 28 de febrero de 2022
AFP/WOJETK RADWANSKI - En total, más de 6,5 millones de personas han huido de Ucrania desde Rusia lanzó una invasión a gran escala el 24 de febrero

El aumento de precios, así como la escasez de alimentos pueden provocar malestar social que desemboque en multitudinarias protestas e inestabilidad política, como muchos analistas temen que ocurra especialmente en la región MENA (Norte de África y Oriente Medio), lugar donde ya se están notando las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania.

“La crisis de refugiados en el mundo, tanto en términos de cantidad como de intensidad, aún no ha alcanzado su punto máximo”, advierte el periodista de Bloomberg, Andreas Kluth, citado por Al-Arab. Debido a la gran incertidumbre actual cualquier persona podría verse obligada en algún momento a abandonar su país para huir de la violencia o el hambre, principal desafío que afrenta el mundo debido a la guerra en Ucrania. Por este motivo, Kluth señala que los refugiados deben ser tratados correctamente y por igual. En este sentido, el reportero destaca y condena las diferencias dentro de las políticas de asilo de los países europeos dependiendo del origen de los refugiados.

AFP/WOJTEK RADWANSKI  -   Miembros de una familia kurda de Dohuk, en Irak, en un bosque cerca de la frontera entre Polonia y Bielorrusia mientras esperan a la patrulla de la guardia fronteriza, cerca de Narewka, Polonia, el 9 de noviembre de 2021
AFP/WOJTEK RADWANSKI - Miembros de una familia kurda, en un bosque cerca de la frontera entre Polonia y Bielorrusia mientras esperan a la patrulla de la guardia fronteriza, cerca de Narewka, Polonia, el 9 de noviembre de 2021

Polonia es uno de los países en los que más se palpa esa desigualdad. Mientras que durante la grave crisis de 2015 el país optó por cerrar sus fronteras a los refugiados que procedían mayoritariamente de Siria y otros países de la región, Varsovia recibió con los brazos abiertos a los ciudadanos ucranianos que abandonaron el país a partir del 24 de febrero.

AP/LEONID SHCHEGLOV/BELTA via AP - La crisis migratoria en las fronteras orientales de Polonia, Lituania y Letonia está alimentando los llamamientos para que la UE financie la construcción de algo que nunca quiso construir: vallas y muros en la frontera.
AP/LEONID SHCHEGLOV/BELTA via AP - La crisis migratoria en las fronteras orientales de Polonia, Lituania y Letonia está alimentando los llamamientos para que la UE financie la construcción de algo que nunca quiso construir: vallas y muros en la frontera.
El preocupante vínculo entre la xenofobia y las crisis económicas

Kluth considera que esta xenofobia a veces refleja actitudes racistas y crueldad, pero la mayoría de las veces tan solo responde a un sentimiento de “ansiedad” o incertidumbre. Por ejemplo, en Alemania -país donde todavía se sienten los contrastes entre el este y el oeste más de 30 años después de la caída del Muro de Berlín- los enfrentamientos con extranjeros en 2015 fueron más graves en la parte oriental, región con una peor situación socioeconómica en comparación con el resto del país. Muchos de estos ciudadanos pensaron que con la llegada masiva de refugiados su panorama empeoraría y las autoridades dejarían sus preocupaciones en un segundo plano.

AFP/DANIEL MIHAILESCU - Personas procedentes de Ucrania descienden de un ferry para entrar en Rumanía tras cruzar el río Danubio en el paso fronterizo de Isaccea-Orlivka entre Rumanía y Ucrania el 26 de febrero de 2022
AFP/DANIEL MIHAILESCU - Personas procedentes de Ucrania descienden de un ferry para entrar en Rumanía tras cruzar el río Danubio en el paso fronterizo de Isaccea-Orlivka entre Rumanía y Ucrania el 26 de febrero de 2022

Este escenario se repite con cada crisis de refugiados y se acentúa con las crisis económicas, ya que hay quienes pueden considerar a los extranjeros como una amenaza para sus intereses. Esto está ocurriendo actualmente en países como Turquía, donde la animadversión hacia los refugiados sirios incrementa a medida que empeora la economía nacional.

AFP/ BULENT KILIC -  Los migrantes esperan en la zona de amortiguación de la frontera entre Turquía y Grecia, cerca del paso fronterizo de Pazarkule en Edirne, el 5 de marzo de 2020
AFP/ BULENT KILIC - La animadversión hacia los refugiados sirios en Turquía incrementa a medida que empeora la economía nacional

La nación euroasiática alberga a 3,7 millones de refugiados, cifra que ha aumentado desde el comienzo de la guerra civil siria. En un contexto de alta inflación y pérdida del valor de la lira turca, el rechazo a la población refugiada es cada vez más latente. De acuerdo con cifras de la Fundación para la Social Democracia en Turquía (SODEV, por sus siglas en turco) recogidas por Atalayar, un 66% de los turcos entrevistados opina que los refugiados sirios deberían regresar a su país. La encuesta releva otros datos preocupantes como que más de un 70% considera que los refugiados “no son limpios, confiables ni educados”, mientras que el 65% no se casaría con una persona siria ni permitiría que sus hijos lo hicieran.

¿Hasta cuándo durará la solidaridad europea?

Este panorama podría darse también en países europeos en caso de que la situación económica continúe empeorando debido a la guerra en Ucrania, por ello muchos se preguntan hasta cuándo durará la ejemplar solidaridad que Europa ha brindado a los ucranianos.

AP/MARKUS SCHREIBER - Refugiados de Ucrania cruzan a Polonia en el cruce de Medyka, el martes 1 de marzo de 2022
AP/MARKUS SCHREIBER - Refugiados de Ucrania cruzan a Polonia en el cruce de Medyka, el martes 1 de marzo de 2022

En algunos países ya se está sintiendo cierto rechazo contra los refugiados. En el este de Eslovaquia, país que ha recibido a 80.000 ucranianos, hay personas que dicen sentir “una aversión” hacia ellos, acusando a algunos “de abusar de la buena voluntad de las personas, de hacer negocios turbios con bienes humanitarios y de ser arrogantes y exigentes”, tal y como trasladaron ciudadanos al periodista Julián Gómez de Euronews. “Definitivamente tenemos que seguir ayudando, pero no todos merecen la ayuda que les estamos ofreciendo”, destaca al reportero una mujer de una localidad cercana a la frontera ucraniana.

Eslovaquia es uno de los países europeos que ya ha pedido más ayuda y “flexibilidad” a Bruselas para hacer frente a la crisis de refugiados. Otras naciones como Bulgaria, Croacia, República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia y Rumanía también han pedido a la Comisión Europea que presente propuestas para proporcionar financiación adicional, según Europa Press. Por otra parte, Praga también ha prorrogado el estado de emergencia por la llegada de refugiados, mientras que Budapest lo ha declarado por la guerra en Ucrania.

AP/ZSOLT SZIGETVARY  -   El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, pronuncia su discurso anual sobre el Estado de la nación, 17 de febrero de 2022
AP/ZSOLT SZIGETVARY - El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, pronuncia su discurso anual sobre el Estado de la nación, 17 de febrero de 2022

El panorama económico europeo puede ser fundamental en la recepción de refugiados ucranianos y en su estancia en los países del continente. De hecho, los intereses económicos, especialmente los relacionados con la energía y el comercio, son los principales factores por los que algunos países han optado por no posicionarse contra Rusia en la guerra, como por ejemplo Hungría, país que importa un 85% de gas ruso y un 60% de petróleo ruso. Por este motivo, y respecto al embargo de la Unión Europea al petróleo ruso, el ministro de Exteriores, Péter Szijjártó, ha resaltado que “nadie puede esperar que los húngaros paguen el precio de la guerra en Ucrania”.

También Alemania, debido a su fuerte dependencia energética hacia Moscú, ha tomado ciertas decisiones con el objetivo de no enfadar al Kremlin, como no suministrar armas a Ucrania. Según el periódico alemán Die Welt, a pesar del compromiso de Berlín de ofrecer asistencia militar a Kiev, en los dos últimos meses solo ha enviado dos paquetes, uno con piezas de recambio para ametralladoras y otro con minas antitanque.

PHOTO/ARCHIVO  -   El canciller alemán, Olaf Scholz
PHOTO/ARCHIVO - El canciller alemán, Olaf Scholz
Más de 84 millones de refugiados en todo el mundo

Además de los refugiados ucranianos y los que provocará la crisis alimentaria desencadenada por la invasión rusa no hay que olvidarse de los miles de personas que han huido de la violencia e inestabilidad de países como Afganistán, Siria, Burkina Faso, Myanmar o República Democrática del Congo.

En este sentido, el Alto Comisionado para los Refugiados de Naciones Unidas, Filippo Grandi, y el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, han pedido a los países de la Unión Europea que, a pesar de la crisis de refugiados ucranianos, no se olviden de otros desplazados. “El mensaje importante es que no está solo Ucrania. No debemos olvidar al resto”, declaró Grandi, según recoge Europa Press.

AFP/ ARIS MESSINIS - Los refugiados y migrantes desembarcan en la isla griega de Lesbos el 2 de marzo de 2020
AFP/ ARIS MESSINIS - Refugiados y migrantes desembarcan en la isla griega de Lesbos el 2 de marzo de 2020

De acuerdo con ACNUR, en el mundo hay más de 84 millones de personas refugiadas. Siria, Venezuela y Afganistán encabezan la lista de países de donde más gente ha huido, seguidos por Sudán del Sur y Myanmar. Por otra parte, el 39% de las personas desplazadas se concentran en tan solo cinco países: Turquía (3,7 millones), Colombia (1,7 millones), Pakistán (1,4 millones), Uganda (1,4 millones) y Alemania (1,2 millones).