Confirmada la Reunión de Alto Nivel entre Marruecos y España

Aunque el rey Mohamed VI no recibirá al presidente español Pedro Sánchez
Banderas España Marruecos

 -  

Tal y como ha podido saber Atalayar de fuentes diplomáticas, la Reunión de Alto Nivel (RAN) entre los Gobiernos de Marruecos y España se celebrará finalmente y tendrá lugar el 17 de diciembre próximo en Rabat, a pesar de las dudas y rumores que había últimamente sobre esta.

A pesar del deterior del clima bilateral entre el Ejecutivo marroquí y el español causado por el vicepresidente segundo del Ejecutivo, Pablo Iglesias, la cumbre se materializará. Aunque el rey Mohamed VI no recibirá al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez.

En los ambientes políticos de la capital marroquí se considera que Pablo Iglesias “no es bienvenido en Marruecos, al igual que los miembros de su equipo político”, según fuentes diplomáticas marroquíes.

En el origen del enfriamiento brusco de las relaciones se encuentra el mensaje enviado por el dirigente político a través de las redes sociales sobre el conflicto del Sáhara Occidental, que, al posicionarse en favor del referéndum de autodeterminación de la población de la antigua colonia española, ha irritado profundamente a la Casa Real marroquí, la cual ha hecho del contencioso sahariano “una cuestión de honor, sagrada para todos los ciudadanos del Reino”, como expuso el rey alauí en su último discurso de conmemoración de la Marcha Verde a principios de noviembre pasado. 

Sin embargo, en contra de lo que se ha escrito a la ligera, Pablo Iglesias no ha pedido la organización de un referéndum de autodeterminación, sino que simplemente se ha limitado a reproducir parte de la Resolución adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU en 1996, presentada por la representante estadounidense en la ONU Madeleine Albright en nombre del presidente Bill Clinton. Iglesias, de este modo, se cuidó bien de no romper la disciplina del Gobierno, tomando las palabras de una resolución de Naciones Unidas.  En cambio, su movimiento político, Unidas Podemos, que sí ha pedido explícitamente la organización de un referéndum de la población saharaui, no está sujeto a la disciplina política que impone el Ejecutivo de coalición y puede expresar sus opiniones libremente. 

La jugada llevada a cabo por Pablo Iglesias no estaba destinada a ganar la simpatía de un electorado cada vez más critico con la formación populista, sino a torpedear la Reunión de Alto Nivel hispano-marroquí. Las fuerzas que se ocultan tras el partido de Iglesias, y ante las cuales su dirigente directa o indirectamente rinde cuentas, tienen interés en que la relación entre los dos guardianes del estrecho de Gibraltar no mejore, e incluso, si es posible, que empeore. Una situación que recuerda las maniobras ocultas que se pusieron de manifiesto cuando la crisis hispano-marroquí originada por la intervención marroquí en el islote Perejil (Laila, para los vecinos del sur), y que finalizó con una intervención militar española. 

A pesar de todo, la operación de sabotaje llevada a cabo por el número tres del Gobierno presidido por el socialista Pedro Sánchez no ha tenido éxito. Sin embargo, a diferencia de otras situaciones críticas acontecidas en el pasado entre los dos países, esta vez la nación norteafricana no ha tomado ninguna “represalia”, como suelen calificar los medios hostiles a un buen entendimiento bilateral, respecto a cualquier medida tomada. 

Esta operación de confusión llevada a cabo por Pablo Iglesias coincide con un auge de falsas noticias y propaganda anti marroquí observado en ciertos medios de comunicación españoles. Se atribuye, anónimamente por supuesto, al régimen marroquí desde el envío de centenares o miles de inmigrantes indocumentados, al narcotráfico y trata de blancas; y hasta la preparación de actos de agresión militar contra España. No faltan en ello las supuestas loas de alabanza al terrorismo yihadista que los inmigrantes cantarían a bordo de las pateras. 

La cuestión queda planteada: ¿quién y por qué tiene interés en que España y Marruecos se den la espalda? ¿Quién sale beneficiado?