Confusión internacional ante una posible reunión entre Arabia Saudí e Israel

Esta mañana los medios de comunicación de Israel han publicado la noticia de la reunión de ambos líderes, junto a Mike Pompeo, en la ciudad de Neom
Arabia Saudí e Israel

AFP PHOTO / SAUDI ROYAL PALACE / BANDAR AL-JALOUD  -   Benjamin Netanyahu y Mohamed Bin Salman en una foto compuesta

Los Acuerdos de Abraham parece que han sentado precedente, la normalización de relaciones diplomáticas entre Emiratos Árabes Unidos, Bahréin e Israel ha provocado un gran giro en la geopolítica del Golfo. 

Varios medios israelíes esta mañana han publicado que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, viajó este domingo a Arabia Saudí y se reunió en secreto con el príncipe heredero de la corona, Mohamed Bin Salman. Estas informaciones han sido completamente negadas por el Gobierno saudí, que niega que haya existido ningún tipo de reunión.

Netanyahu, según los medios israelíes, viajó acompañado por Yosi Cohen, el jefe del servicio de Inteligencia exterior (Mosad), y en la reunión también habría participado el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, informaron la emisora estatal Kan y los digitales Ynet y Times of Israel.

La oficina de Netanyahu ha declinado comentar nada sobre el viaje, pero Kan cita a "altos cargos" del Ejecutivo, que confirmaron la visita después de que en redes sociales se difundiese información sobre un "extraño vuelo" de un avión privado desde el aeropuerto de Tel Aviv a la ciudad de Neom, en el noroeste de Arabia Saudí y cerca del Mar Rojo.

Tras conocerse la noticia, el ministro de Educación israelí, Yoav Gallant, indicó a la emisora de radio del Ejército: "El simple hecho de que la reunión tuviese lugar, y que fuese publicada, incluso aunque solo de forma medio-oficial, es un asunto de gran importancia", en unas palabras que venían a confirmarla.

Arabia Saudí niega haberse reunido con Israel este fin de semana

El Gobierno de Arabia Saudí negó hoy la veracidad de las informaciones publicadas por medios de comunicación israelíes sobre una supuesta reunión entre el primer ministro de ese país, Benjamín Netanhayu, el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, y el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

Además, el ministro de Exteriores saudí, Faisal bin Farhan, afirmó en su cuenta de Twitter que "tal reunión no ocurrió", agregando que en el encuentro celebrado ayer sólo estaban presentes "representantes americanos y saudíes".

El Gobierno saudí había informado anteriormente del encuentro este domingo entre Bin Salman y Pompeo, en la ciudad de Neom, a orillas del mar Rojo, en el marco de una gira que el secretario de Estado realizó en Oriente Medio. Pompeo confirmó esta mañana que tanto él como Bin Salman se encontraban en Neom.

"Visita constructiva con el príncipe heredero Mohamed Bin Salman en Neom hoy", señaló en Twitter esta madrugada, sin mencionar la presencia también en la ciudad de Netanyahu.

Pompeo puso fin en Neom a una gira por siete países, incluido Israel y varios países del Golfo (Emiratos, Qatar y Arabia Saudí), en lo que se cree su viaje de despedida a la región, antes de que la Presidencia estadounidense cambie de manos y pase a ser ocupada por el demócrata Joe Biden.

El presidente saliente, Donald Trump, ha impulsado los denominados Acuerdos de Abraham, por los que tres países árabes han normalizado relaciones con Israel en los últimos tiempos, rompiendo el consenso árabe existente hasta ahora que implicaba que no se reconocería a Israel ni se establecerían relaciones oficiales mientras no haya un acuerdo de paz y un Estado palestino.

El giro estratégico en Oriente Próximo deja en vilo a Palestina

Cuando se anunció la decisión de Emiratos de establecer relaciones con Israel, un terremoto diplomático, Riad evitó pronunciarse en contra de la misma, a pesar de que los palestinos denunciaron el paso como una "traición". Además, Arabia Saudí permitió el uso de su espacio aéreo para los vuelos entre Emiratos e Israel, que hasta entonces tenía vetado usarlo. Baréin siguió rápidamente a Abu Dhabi y Sudán anunció un mes después que también lo haría.

Recientemente el ministro de Exteriores saudí, Faisal bin Farhan, declaró que su país ha apoyado desde hace mucho tiempo la normalización con Israel, pero que para ello debe ocurrir algo muy importante antes: "un acuerdo de paz permanente y completo entre los israelíes y los palestinos, que haya un Estado palestino con dignidad dentro de las fronteras de 1967".

Una declaración en consonancia con la Iniciativa de Paz Árabe, de 2002, impulsada por la Liga Árabe y que ofrece a Israel la normalización de relaciones cuando llegue a un acuerdo de paz con los palestinos. Un consenso roto ahora por Emiratos, Baréin y Sudán, que el viaje de Netanyahu a Neom abre un interrogante sobre si Riad lo seguirá apoyando.