Cooperación empresarial entre las dos orillas del Atlántico para superar la crisis de la COVID-19

La CEOE organiza un diálogo con 23 líderes empresariales latinoamericanos que ha presidido el rey Felipe VI
De izquierda a derecha, Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, el rey Felipe VI y Rebeca Grynspan, secretaria general iberoamericana

PHOTO/CEOE  -   De izquierda a derecha, Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, el rey Felipe VI y Rebeca Grynspan, secretaria general iberoamericana

La actual pandemia de la COVID-19 está teniendo un efecto sobre las empresas y la actividad económica sin precedentes. Los economistas advierten que nunca antes se había congelado la economía mundial como consecuencia de un confinamiento general de la población. La cooperación es imprescindible para superar esta situación de incertidumbre. Con el objetivo de fomentar el diálogo entre las dos orillas del Atlántico, la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) ha organizado este miércoles en su sede de Madrid un diálogo presidido por el rey Felipe VI y en el que han participado 23 líderes empresariales latinoamericanos a través de videoconferencia, según indica una nota de prensa de la organización remitida a los medios de comunicación.

Los presidentes de las patronales iberoamericanas han analizado las prioridades que se deben seguir para salir fortalecidos de la crisis y aprovechar las oportunidades de este extraño momento. Estos dirigentes han coincidido en que es momento de unir fuerzas y emprender una cruzada por la inversión promovida desde el más alto nivel para salir de la crisis. El encuentro ‘Más Iberoamérica, nuestra empresa común’ también ha contado con la participación de Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, Rebeca Grynspan, secretaria general iberoamericana, Reyes Maroto, ministra española de Industria, Comercio y Turismo, que se han unido de forma presencial al debate en la sede de la CEOE. 

Encuentro CEOE
PHOTO/ATALAYAR - De izquierda a derecha, Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, el rey Felipe VI y Rebeca Grynspan, secretaria general iberoamericana

“Necesitamos una Iberoamérica más unida, con mayor ambición, una Iberoamérica mucho más consciente de sus nexos y oportunidades como una de las grandes regiones del futuro y debemos alcanzar, con el compromiso de todos, un espacio más próspero y cohesionado, innovador, sostenible e inclusivo”, ha subrayado el rey Felipe VI en declaraciones recogidas por la nota de prensa. El monarca aprovechó su intervención para enviar un mensaje lleno de ánimo a los empresarios iberoamericanos, que están viviendo con esfuerzo y entereza las actuales circunstancias

Felipe VI ha indicado que necesitamos una Iberoamérica más unida, con mayor ambición; una Iberoamérica mucho más consciente de sus nexos y oportunidades como una de las grandes regiones del futuro, cimentada y sostenida por factores tan evidentes como el capital humano y ventajas como sus recursos naturales; pero, sobre todo, por una cultura compartida y un elemento fundamental: las grandes lenguas afines, el español y el portugués, que vertebran un gran espacio multinacional de 800 millones de personas en una treintena de países de todos los continentes. "Debemos retener con nosotros todo ese talento que es el futuro de las generaciones venideras", ha indicado Felipe VI.

Felipe VI
PHOTO/ATALAYAR - El rey Felipe VI este miércoles en la sede de la CEOE durante su intervención

La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, ha destacado la importancia del liderazgo comprometido y el diálogo social y ha llamado a un nuevo pacto social, no solo para salir de la crisis, sino para trazar un futuro más prometedor y justo. Grynspan ha mostrado su esperanza de que todas estas acciones sean la punta de lanza de un nuevo pacto social, una nueva visión de lo público, que vaya más allá de lo meramente estatal y que representa la única solución real en la presente coyuntura. Algunos dicen que ésta es la mayor crisis desde los años 30, pero Grynspan ha recortado también que aquellos años fueron los del New Deal en Estados Unidos y del Estado de Bienestar de Inglaterra. Los pueblos, ha relatado, supieron superar sus divisiones y “conjugar el plural de los nosotros en vez de conjurar el chantaje de los aquellos” y, por eso, ha anhelado que en esta coyuntura los países de la comunidad iberoamericana puedan hacer algo parecido. 

Rebeca Grynspan
PHOTO/ATALAYAR - Rebeca Grynspan, secretaria general iberoamericana, durante su intervención este miércoles en la sede de la CEOE

Por su parte, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha agradecido al rey Felipe VI su presencia en la reunión. “Pone de manifiesto el decidido apoyo a la estratégica relación de nuestros países y de sus empresas, ayudando siempre a tender puentes entre las economías y las culturas”, ha afirmado. 

Garamendi ha destacado la importancia de esta reunión para debatir sobre las oportunidades y los retos que plantea la crisis generada por la COVID-19 desde una perspectiva empresarial, en lo que ha venido a denominarse “el día de después”. Una realidad, ha enfatizado, que ha dejado patente la capacidad de compromiso, de gestión, de logística y de movilización de recursos que tienen los empresarios. Por otro lado, ha señalado que “el diálogo social es la mejor infraestructura que tiene un país” y ha de estar basado en la confianza, reciprocidad, responsabilidad y con sentido de Estado. Garamendi ha explicado que el éxito de la recuperación de las economías dependerá, en gran parte, en identificar y resolver los problemas de manera conjunta, modernizar los tejidos productivos y hacer frente a los retos de la digitalización y del cambio climático.

En el encuentro también han participado los presidentes de las organizaciones empresariales miembros del Consejo de Empresarios Iberoamericanos de Andorra (CEA), Gerard Cadena; Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja; Bolivia (CEPB), Luis Fernando Barbery; Chile (CPC), Juan Sutil; Colombia (ANDI), Bruce Mac Master; Costa Rica (UCCAEP), Álvaro Sáenz; Ecuador (CIG y CIP), Caterina Costa y Pablo Zambrano; El Salvador (ANEP), Javier Ernesto Siman; España (CEOE), Antonio Garamendi; Guatemala (CACIF), Nils Leporowski; Honduras (COHEP), Juan Carlos Sakaffi; México (COPARMEX y CONCAMIN), Gustavo de Hoyos y Francisco Cervantes; Nicaragua (COSEP), José Adán; Panamá (CONEP), Julio de Lastra; Paraguay (FEPRINCO), Gustavo Volpe; Perú (CONFIEP), María Isabel León de Céspedes; Portugal (CIP), Antonio Saraiva; República Dominicana (COPARDOM), Juan Alfredo de la Cruz; Uruguay (CNCS y CIU), Julio Lestido y Gabriel Murara, y Venezuela (FEDECÁMARAS), Ricardo Cusanno.