COP25: Educación global para la crisis climática

La academia de formación de profesores sobre cambio climático eduCCate Global expuso el ambicioso plan para educar en valores de lucha contra la emergencia climática
COP25

 -   La sala de prensa de la COP25, que se celebra en Madrid, bajo la presidencia de Chile

La 25ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25) de Madrid reservó espacio para algo tan importante como la educación en relación con el cuidado del planeta y la lucha contra el cambio climático. A través de la experiencia de la academia de formación de profesores sobre cambio climático eduCCate Global, radicada en Reino Unido, se ha expuesto un modelo educativo de base que comienza en la instrucción de docentes sobre cuestiones relacionadas con el clima y la protección de la Tierra de cara a insertar en programas educativos de escuelas de todo el mundo materias relacionadas con este importante asunto para enseñar a alumnos de todos los niveles educativos cómo salvaguardar la Tierra y proteger el medio ambiente. 

En una intervención llevada a cabo en la sala Chiloé de la COP25 que se celebra en el recinto IFEMA en Madrid, Melanie Harwood, cofundadora y responsable de eduCCate Global, y Ashia Alexander, profesora originaria de Dubái, Emiratos Árabes Unidos (EAU), explicaron el ambicioso plan educativo dispuesto. 

La institución de eduCCate Global trabaja en asociación con el Instituto de Naciones Unidas para Formación Profesional e Investigaciones (UNITAR, por sus siglas en inglés) para desarrollar y ejecutar programas de educación sobre cambio climático. Esta plataforma está habilitada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) para acreditar oficialmente a profesores como maestros del cambio climático en escuelas de todo el mundo; y actualmente ha formado ya a maestros que trabajan en más de 40 países diferentes. 

Desde esta organización se pretende utilizar la herramienta de la educación, requisito indispensable para enseñar a todos a entender los problemas medioambientales que sufre la Tierra desde la más temprana edad. Más de 7.000 millones de personas están en riesgo por los efectos adversos que la emergencia climática está provocando en la naturaleza y hay que poner coto a esta problemática. 

El programa educativo de esta institución aglutina unos contenidos y planes de estudio avalados para que el personal docente que quiera formarse en estos pueda entregar un material curricular adecuado a los estudiantes, de cara a que estos conozcan más en profundidad el planeta y actúen desde muy pronto en el cuidado y protección de este. 

Profesores en más de 11.000 escuelas por todo el mundo manejan hasta 2.000 lecciones integradas en el plan de estudios. El cuidado del clima está en el corazón de estos contenidos, que se sirven en la propia web de eduCCate Global, con libre acceso para todo aquel docente que quiera descargárselo y formarse para acreditarse como profesor de cambio climático. El material educativo está disponible en hasta 190 idiomas y cualquier profesor de cualquier parte del globo terráqueo puede inscribirse y obtener su licencia como maestro del clima.

El objetivo es claro, formar a cada vez más profesores en esta materia para llegar a un mayor número de alumnos, que son el futuro de una sociedad que debe cuidar y respetar el medio ambiente. 

El proyecto arrancó en 2002 en Reino Unido, y allí hay ya hasta 80 escuelas adheridas a este plan. Se trata de transformar el mundo de la enseñanza para concienciar en la lucha contra la emergencia climática. “Esta iniciativa cambia la vida de los estudiantes”, manifestó en rueda de prensa durante la COP25 Ashia Alexander.

Según la profesora dubaití, el principal concepto aquí es el de inspirar, incluso más que instruir. Alexander manifestó que la instrucción es básica, en cualquier materia, como ciencias, matemáticas, literatura, etc.…, pero el gran motor es el de inspirar a los alumnos en la importante tarea de combatir el cambio climático. “Tienes que inspirar a través de retos sociales”, indicó Alexander. 

Por su parte, Melanie Harwood aludió a que es importante trabajar conjuntamente con el personal docente de cada centro e instituciones oficiales de cada país para implementar esta iniciativa cada vez en más lugares. 

COP25
PHOTO/RAÚL REDONDO - Exterior de una de las salas de conferencias de la COP25

Los alumnos trabajan con lecciones teóricas y también prácticas desde los niveles educativos más iniciales. Todo encaminado en conocer mejor el planeta y poder aplicar medidas reales ante cuestiones relacionadas con el clima. “Se trata de aprender sobre cambio climático y aplicar soluciones reales a los problemas”, explicó Alexander. 
Por lo tanto, en esta iniciativa se integra la problemática del cambio climático en las lecciones de diferentes materias y tiene un enfoque mundial. “Nuestra visión no es solo para una región en cuestión, es para todo el mundo, para cada escuela, para cada escolar”, señaló la cofundadora de eduCCate Global, quien también resaltó que el proyecto abarca la etapa preescolar, la escuela primaria, secundaria y la universidad. De hecho, hasta once universidades en Reino Unido están adscritas a este sistema. 

La educación es una vía vital para poder concienciar sobre la emergencia climática y la implicación de los participantes en eduCCate Global es palpable. “Podemos hacer mucho cada día; la educación tiene un gran impacto en la sociedad”, manifestó Ashia Alexander, quien también aludió a que este mensaje sobre protección medioambiental estará presente en la próxima Exposición Universal de Dubái 2020, que tendrá lugar en EAU del 20 de octubre de 2020 al 10 de abril de 2021. 

Melanie Harwood también reseñó que ellos pueden colaborar con cualquier entidad educativa de cualquier país que lo desee, poniendo a disposición de cualquier interesado todo el material educativo necesario a través de su sitio web y facilitando la opción de inscribirse para formarse y terminar obteniendo el título de maestro de cambio climático. Explicó que, a través de cualquier Ministerio de Educación o de Asuntos Exteriores, cualquier entidad puede tramitar el proceso para participar en este proyecto que busca concienciar a cada alumno, a cada padre y a cada miembro de cualquier comunidad en cualquier parte del mundo. “Podemos apoyar en cada país y ayudar a promover la web en cada nación interesada, y podemos colaborar y encontrar profesores en cada país para formarlos”, señaló la responsable de eduCCate Global. 

“Este proyecto es para cualquier escuela en el planeta, para llevar a cabo una acción real”, indicó Harwood, quien señaló que, por ejemplo, hasta 700 escuelas de China se han adherido recientemente a una iniciativa que tiene presencia en todo el mundo, incluso en países como Etiopía. Una propuesta que tiene como objetivo principal comprender las emergencias climáticas a lo largo del mundo para conseguir que los niños y jóvenes actúen “como ciudadanos globales” en el cuidado del planeta.