COP25: Transformar el turismo para la acción climática y la reducción de emisiones

Las emisiones procedentes del transporte de turistas han crecido de forma constante en las últimas décadas, alcanzando casi 1.600 millones de toneladas de CO2 en 2016, el 5% de todas las emisiones de CO2 relacionadas con la energía
Foto de familia del panel que presentó el informe 'Emisiones de CO2 relacionadas con el transporte del sector turístico - resultados de la modelización'

UNWTO  -   Foto de familia del panel que presentó el informe 'Emisiones de CO2 relacionadas con el transporte del sector turístico - resultados de la modelización' en la segunda jornada de la COP25

En búsqueda de definir una economía de bajo carbono muchos dedos apuntan al sector del turismo como uno de los principales agentes de cambio. A la par que el turismo global ha crecido de manera exponencial en las últimas décadas - ahora representa el 10% del empleo mundial y el 10% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial, según la Organización Mundial del Turismo (UNWTO, por sus siglas en inglés) - también lo han hecho las emisiones de dióxido de carbono procedentes del turismo. Uno de los principales retos a los que se enfrenta el sector turístico hoy en día es la necesidad de desvincular su crecimiento del uso de los recursos y de sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Las emisiones procedentes del transporte de turistas han crecido de forma constante en las últimas décadas, alcanzando casi 1.600 millones de toneladas de CO2 en 2016, lo que representa el 5% de todas las emisiones de CO2 relacionadas con la energía. Corresponde tanto al sector público como privado y, cómo no, a los viajeros evaluar e influir en las emisiones de dióxido de carbono relacionado con el transporte del sector turístico. 

En un reconocimiento de la urgencia de que el sector turístico responda al cambio climático, la UNWTO ha presentado un nuevo informe 'Transport related CO2 emissions of the tourism sector - modelling results' ('Emisiones de CO2 relacionadas con el transporte del sector turístico - resultados de la modelización'), en un evento paralelo en la COP25 en Madrid. "El sector turístico contabiliza el 8% de las emisiones de GEI algo que no es sostenible si queremos limitar el calentamiento global a 1,5 grados  centígrados al final del siglo", dijo Ovais Sarmad, secretario ejecutivo adjunto de la UNFCC. 

COP25
UNWTO - El panel formado por representantes de la UNWTO, IPCC y de los gobiernos de España, Francia, Argentina y Seychelles en la segunda jornada de la COP25

Según la publicación de 2008 de la UNWTO y la UNEP 'El cambio climático y el turismo: respuesta a los desafíos mundiales', el sector del turismo contribuía aproximadamente el 5% de todas las emisiones de CO2 provocadas por el hombre en 2005, siendo el transporte el componente más importante, es decir, el 75% del total de las emisiones del sector. En 2005, las emisiones de CO2 relacionadas con el transporte procedente del turismo ascendieron a 982 millones de toneladas de CO2, incluyendo tanto a los visitantes que pernoctan como a los que lo hacen el mismo día.

En 2016, once años después, "las emisiones relacionadas con el transporte procedente del turismo de un total de 1.597 millones de toneladas de CO2, de las cuales 1.371 millones de toneladas de CO2 corresponden a todas las pernoctaciones y 200 millones de toneladas a los visitantes en el mismo día. El total de las emisiones del turismo relacionado con el transporte representaba alrededor del 22% del total de las emisiones del transporte y el 5% del total de las emisiones antropogénicas (32.100 millones de toneladas) en 2016", asegura el último reporte presentado en la COP25. 

"El informe busca generar una estimación actualizada de las emisiones de CO2 relacionadas con el transporte del sector turístico, ya que el transporte es el principal subsector que contribuye a las emisiones globales del turismo", dijo Manuel Butler, director ejecutivo de la UNWTO. Al mejorar la comprensión del papel de los diferentes modos de transporte en el turismo y sus implicaciones en materia de CO2, el sector turístico puede introducir los cambios necesarios para su adaptación a una economía verde de bajas emisiones de carbono y llegar, idealmente, a una economía de carbono neutro, alegan desde la organización.

Durante la presentación participaron representantes públicos de España, Francia, Argentina y Seychelles que hablaron sobre como los elementos principales de las estrategias de turismo de los Estados incluyen la reducción de gases de efecto invernadero. Los dos países europeos estresaron su participación en el programa de turismo sostenible One Planet, una asociación de múltiples partes interesadas que promueve el intercambio de conocimientos y las oportunidades de creación de redes para aplicar mejor el consumo y la producción sostenibles en el sector del turismo.

COP25
UNWTO - Asistentes al panel en que se presentó el informe 'Emisiones de CO2 relacionadas con el transporte del sector turístico - resultados de la modelización' en la zona azul de la COP25

"La industria tiene que trabajar y apuntar en la lucha contra el cambio climático, en el caso de España es el principal motor del PIB", dijo Isabel Oliver, secretaria de estado de Turismo español. "Turísticamente tenemos que seguir creciendo pero lo tenemos que hacer de forma responsable, ética y sostenible", añadió durante su presentación. "El objetivo final es poder medir la contribución de todo el sector a las emisiones de carbono", dijo Brigette Collet, Embajadora de Francia para el Clima. 

La información pública sobre las emisiones de carbono de las empresas y los destinos turísticos sigue siendo limitada y la integración de las estrategias climáticas en las políticas turísticas es baja.  La evidencia de los números y la comprensión del papel de los diferentes modos de transporte turístico y sus implicaciones en materia de CO2 es fundamental para abordar el reto.

Los viajes con bajas emisiones de carbono son posibles y posiblemente la única manera de que el turismo consolide su contribución indiscutible a la sostenibilidad y un crecimiento económico verde. En el camino hacia un turismo carbono neutro participan todos los actores del sector turístico, incluido los turistas que también ejercen presión sobre los recursos y la red de transporte.