COVID-19 y el sector energético del Golfo: ¿negocios como siempre?

La pandemia de la COVID-19 ha demostrado ser un desafío único para la economía mundial, y en particular para la industria energética, que ha sido testigo de una severa caída de la demanda en respuesta a las medidas de confinamiento en todo el mundo
Logotipo de ADNOC en el 24º Congreso Mundial de Energía en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, el 10 de septiembre de 2019

REUTERS/SATISH KUMAR  -   Logotipo de ADNOC en el 24º Congreso Mundial de Energía en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, el 10 de septiembre de 2019

Los principales acontecimientos en el Golfo sugieren que los jugadores están adoptando una actitud de continuidad en la medida en que impulsan importantes planes de inversión.

El martes, Abu Dhabi National Oil Company (ADNOC), la empresa petrolera estatal de Emiratos, anunció que había firmado un acuerdo de 20.700 millones de dólares con un consorcio de seis inversores globales que incluye a Global Infrastructure Partners, Brookfield Asset Management, Ontario Teachers' Pension Plan Board, Snam, NH Investment & Securities y el fondo soberano de Singapur GIC.

El acuerdo representa la mayor operación de infraestructura energética en lo que va de año, y aporta 10.100 millones de dólares de inversión extranjera directa a Emiratos Árabes Unidos.

El grupo de inversores adquirirá una participación del 49% en la empresa subsidiaria de reciente creación, ADNOC Gas Pipeline Assets, incluidos los derechos de arrendamiento de 38 gasoductos, mientras que ADNOC tendrá la participación mayoritaria del 51% y conservará la propiedad de los gasoductos.

“Al completar esta histórica transacción, estamos enviando una señal muy fuerte a otros posibles socios de todo el mundo, de que ADNOC sigue estando abierta y, de hecho, muy preparada para el negocio”, dijo Sultan al-Jaber, director general de ADNOC, a CNBC.

La expansión de Bapco sigue en marcha

En otras partes de la región, a mediados de mayo la Compañía Petrolera de Bahrein (Bapco) anunció recientemente que el Programa de Modernización de Bapco (BMP) se había completado en un 50% y que estaba previsto que se completara en el tercer trimestre de 2022. El BMP representa una enorme empresa para el estado del Golfo, con unos 6.000 millones de dólares invertidos por la compañía para ampliar e integrar plenamente todos los aspectos de sus operaciones.

Hablando con OBG, Dawood Nassif, presidente y director general de Bapco, destacó el importante papel que el programa de modernización desempeñará en la recuperación económica de Bahréin a medida que el país salga de la pandemia.

“El programa de modernización tendrá un profundo impacto en la economía de Bahréin en general, y la tecnología que estamos aplicando mejorará todos los aspectos de nuestra producción, ya sea en la mejora del rendimiento, el cumplimiento de las normas medioambientales o la conservación de la energía”.

A pesar de la enormidad del proyecto, Bapco ha enfrentado hasta ahora obstáculos comparativamente mínimos como resultado de la pandemia. En los casos en los que ha habido algunas demoras, estas han sido principalmente el resultado de las medidas de cuarentena temporales en algunas zonas del lugar y de las perturbaciones en las cadenas mundiales de suministro, ya que parte de la tecnología y el equipo utilizados por la empresa proceden de un número muy limitado de proveedores de todo el mundo.

“Hubo algunas disminuciones de velocidad y esto tuvo algún impacto en nuestro programa, pero en un proyecto de esta magnitud ese tipo de retraso es insignificante”, dijo Nassif. “Hubo algunas interrupciones limitadas en el lado de la oferta donde los fabricantes tenían sus fábricas en países de Europa y, en cierta medida, en el Lejano Oriente, donde las líneas de producción se ralentizaron o se detuvieron. En todo esto, las actividades de ingeniería y construcción en la BMP no se detuvieron ni un solo día”, indicó. 

Vista general de la sede de ADNOC y las Torres de Emiratos (Der) en Abu Dhabi
PHOTO/REUTERS - Vista general de la sede de ADNOC y las Torres de Emiratos (Der) en Abu Dhabi
Período histórico

La pandemia del coronavirus ha causado una conmoción en la industria energética mundial, ya que las medidas del confinamiento mundial prácticamente han detenido la demanda de energía de las economías del mundo.

Lo más dramático es que a finales de abril, con una capacidad de almacenamiento peligrosamente baja en EEUU, el precio de los futuros de petróleo del WTI (que expiran en mayo) se desplomó en territorio negativo por primera vez en la historia, con precios que cayeron hasta -40 dólares por barril.

A mediados de abril, el grupo de naciones productoras de petróleo de la OPEP+ había respondido a la caída global de la demanda acordando un recorte de la producción de casi 10 millones de barriles de petróleo por día, el mayor recorte de producción en la historia de la organización. A principios de junio, el grupo acordó extender los recortes récord de petróleo hasta finales de julio.

Aunque todavía es demasiado pronto para saber exactamente cuándo la demanda mundial de energía volverá a los niveles pre-pandémicos, lo que está claro para los actores de la industria es que esto representa otro ciclo que debe ser superado.

“El mundo se recuperará en un par de años, pero habremos aprendido muchas lecciones. Querremos conducir, volar, usar la energía y así sucesivamente, y no podemos hacer nada de esto sin energía. Soy optimista y espero que la mejora y la rentabilidad vuelvan, y si lo hace, espero que podamos aprender de esta crisis y seguir adelante”, dijo Nassif.