COVID-19 y los fondos soberanos: ¿qué nos depara el futuro?

El papel que desempeñan muchos fondos soberanos de inversión en la política económica nacional ha cambiado drásticamente como resultado de la pandemia del coronavirus, lo que ha dado lugar a interrogantes sobre su futuro
Oficina de Norges Bank Investment Management, el fondo soberano del país nórdico en Oslo (Noruega)

REUTERS/INTS KALNINS  -   Oficina de Norges Bank Investment Management, el fondo soberano del país nórdico en Oslo (Noruega)

El FMI predice que la economía mundial se contraerá en un 4,9% este año, por debajo del crecimiento del 2,9% en 2019, mientras que el Banco Mundial ha pronosticado una caída del 5,2% en el PIB mundial, la peor contracción desde la Segunda Guerra Mundial. Con las economías nacionales sufriendo una escasez de ingresos, y las poblaciones necesitadas de apoyo gubernamental adicional para mitigar los impactos de la crisis, los fondos soberanos han visto en muchos casos sus papeles transformados.

Como resultado de la reducción de los ingresos, muchos gobiernos han estado recurriendo a los fondos soberanos para ayudar a equilibrar los presupuestos y proporcionar estímulos a las empresas o los hogares. Esta evolución ha cambiado el criterio convencional que rodea a los fondos soberanos, que han combinado activos estimados en unos 6 billones de dólares a nivel mundial. Antes de la pandemia, se consideraba que los fondos tenían un pasivo limitado, o una falta total de él. Sin embargo, COVID-19 ha visto cómo se ha recurrido a los fondos soberanos para hacer frente a los pasivos implícitos asociados a las crisis económicas.

Fondo soberano
PHOTO/REUTERS - Edificio de JP Morgan & Chase Co. en Nueva York

Entre algunos fondos soberanos, cada vez hay más conciencia de que ya no son instituciones independientes, sino más bien instrumentos de política fiscal plenamente integrados en la gestión macroeconómica de sus respectivos países. Este cambio también ha planteado importantes desafíos a los fondos soberanos a medida que se adaptan al nuevo entorno económico. En el caso de los fondos basados en productos básicos, muchos de los cuales se sustentan en importantes inversiones en hidrocarburos, la reducción de la actividad económica asociada a COVID-19 se ha combinado con la persistencia de los precios bajos del petróleo para crear un doble desafío. Mientras tanto, para los fondos basados principalmente en los superávit comerciales, la desaceleración del comercio mundial y los consiguientes problemas logísticos y de transporte han creado obstáculos similares.

Venta de activos

COVID-19 ha visto a muchos de los SWFs menos líquidos obligados a descargar activos para generar efectivo. Se espera que esta tendencia sea especialmente frecuente en los países que dependen en gran medida de los ingresos del petróleo. Por ejemplo, en Noruega, donde el gobierno espera que los flujos de efectivo netos de las actividades petroleras caigan un 62% este año hasta el nivel más bajo desde 1999, se espera que el país retire unos 37.000 millones de dólares en activos de sus FSI, más de cuatro veces el récord anterior de 9.700 millones de dólares en 2016

También se espera que esta evolución afecte al Oriente Medio, donde se recurrirá a los fondos para cubrir los déficits fiscales, que Fitch espera que constituyan entre el 10% y el 20% del PIB este año. Por ejemplo, en Abu Dhabi, donde se prevé que el déficit ascienda al 12% del PIB, la agencia de calificación espera una retirada de 20.000 millones de dólares de los ahorros soberanos, mientras que en Omán, donde se prevé un déficit fiscal del 19%, los analistas dicen que podrían retirarse hasta 8.000 millones de dólares de sus fondos soberanos. A la luz de esto, JP Morgan estima que los FSI de la región MENA podrían arrojar hasta 225.000 millones de dólares en acciones este año. Además de vender activos para pagar los gastos presupuestarios, algunos FSI han sido llamados a hacer otras formas de inversión.

Tencent
AFP/ NOEL CELIS - Stand de Tencent en la Feria Internacional de Comercio de Servicios de China (CIFTIS) en Beijing el 6 de septiembre de 2020

En junio Temasek, el SWF de Singapur, recapitalizó el conglomerado de construcción y reparación naval Sembcorp Marine por 1.500 millones de dólares. Esto se produjo después de que el fondo inyectó 13.000 millones de dólares en la aerolínea de bandera Singapore Airlines. Esta inversión es un buen ejemplo de la creciente atención que los SWF están prestando a sus mercados nacionales desde el estallido de la pandemia. Mientras que la mayoría de las inversiones siguen siendo internacionales, los acuerdos nacionales están aumentando en tamaño y frecuencia. Según el Foro Internacional de Fondos de Riqueza Soberana (IFSWF), las operaciones nacionales representaron el 21% del valor total de las inversiones de los fondos soberanos en 2019, y esta tendencia ha aumentado en los últimos seis meses.

Oportunidades en medio de la perturbación

Pero mientras que algunos fondos han tratado de descargar activos, otros buscan aprovechar la baja de los precios de las acciones aumentando las inversiones durante la pandemia. Entre ellos se encuentra el Fondo de Inversión Pública (FIP) de Arabia Saudí, que, a pesar de la caída de la industria mundial de los hidrocarburos y de su objetivo declarado de estimular la diversificación, ha realizado recientemente inversiones en gigantes energéticos internacionales.

En abril, el PIF adquirió alrededor de 1.000 millones de dólares en participaciones en las empresas europeas de energía Royal Dutch Shell, Eni y Total, a lo que siguió una inversión de 200 millones de dólares en Equinor, Noruega. Aunque la inversión en energía puede haber ido en contra de las expectativas de algunos analistas, el fondo también adquirió participaciones en otros sectores. Esto incluyó una participación del 8,2%, valorada en 369 millones de dólares, en el operador de cruceros estadounidense Carnival, y una inversión de 300 millones de dólares en la empresa de eventos en vivo Live Nation.

A pesar del difícil entorno, el FIP no es el único inversor activo entre los FSI. Según datos de la empresa de mercado de capitales PitchBook, los FSI han invertido 17.000 millones de dólares en empresas de capital riesgo en la primera mitad del año, superando los niveles del año completo de 2019. Las empresas tecnológicas chinas Tencent y Kuaishou fueron ambas importantes beneficiarias, mientras que Mubadala de Abu Dhabi puso 3.000 millones de dólares en Waymo, el ala de tecnología autogestionada de Alphabet.

Fondos soberanos
REUTERS/VIVEK PRAKASH - Logotipo de Temasek Holdings en su sede en  Singapur

Entre algunos fondos, se ha producido un cambio más amplio para abordar las cuestiones relacionadas con la pandemia. "Reorganizamos nuestras prioridades basándonos en COVID-19", dijo a OBG Ayman Soliman, director general del Fondo Soberano de Egipto. "Examinamos las cuestiones que estaban surgiendo en la región -seguridad alimentaria, seguridad médica y suministros médicos- y nos dimos cuenta de que éstas deberían ser nuestra principal prioridad".

Mirando hacia adelante

Aunque puede ser difícil evaluar las pérdidas acumuladas por las carteras de los fondos soberanos desde el estallido de la pandemia -dado el carácter opaco de sus inversiones-, en abril JP Morgan estimó que los fondos sufrirían pérdidas totales de capital de alrededor de 1 billón de dólares como resultado del virus. Sin embargo, esta reciente contracción parece estar acelerando una tendencia preexistente que ha hecho que la cantidad de capital invertido por los fondos soberanos caiga de 54.300 millones de dólares en 2017 a 35.000 millones de dólares en 2019, según la IFSWF. En un informe publicado en agosto, Bernardo Bortolotti y Veljko Fotak del Laboratorio de Inversiones Soberanas, junto con Chloe Hogg de la Escuela de Economía de Londres, escribieron que "la edad de oro de los FSI ha terminado".

"La disminución de los precios del petróleo, el creciente proteccionismo y las crecientes barreras a los flujos de capital internacional han detenido el espectacular aumento de los fondos soberanos de inversión de los últimos dos decenios. El doble golpe del choque de COVID-19 y de la nueva realidad macroeconómica representa un desafío por excelencia para una industria", escribió el trío. "Sin embargo, con 6 billones de dólares bajo gestión, los fondos soberanos siguen siendo los principales actores de las finanzas mundiales y tienen el potencial de mitigar algunas de las peores consecuencias financieras de la crisis actual". A medida que los países se recuperan de la recesión económica, los acontecimientos recientes sugieren que los fondos se considerarán como un instrumento fundamental para crear capacidad de recuperación ante futuras conmociones económicas.