PUBLICIDAD

Iberdrola

Criptomonedas, ¿una alternativa válida contra la inflación?

En países como Venezuela o Argentina el uso de las criptomonedas se presenta como una alternativa de sus ciudadanos para protegerse de la inflación
PHOTO/ARCHIVO – Criptomonedas

PHOTO/ARCHIVO  -   Criptomonedas

Las criptomonedas están cada vez más cerca de alcanzar una masa crítica de usuarios, de hecho, existen estudios que indican que en ciertos países la adopción tan sólo de bitcoin alcanza ya a un porcentaje de la población cercana al 20%, lo que en el caso de la India supone a cientos de millones de personas usando criptomonedas en un país llamado a tener un peso cada vez mayor en la economía mundial según vaya discurriendo el siglo XXI.

Pero no hace falta irse a un futuro más o menos lejano para encontrar utilidad a las criptomonedas, ya sea para especular con el precio de bitcoin en Plus500, comprando y vendiendo Ethereum en Binance o simplemente consiguiendo criptomonedas para proteger los ahorros en países que, como ocurre en Argentina, Venezuela o incluso España (país este último dónde la inflación se ha disparado hasta límites desconocidos para muchos de sus ciudadanos) la inflación y la incertidumbre se han aliado para dibujar un futuro económico más difícil de lo inicialmente esperado, a pesar de que invertir en criptomonedas sigue siendo algo muy arriesgado y, por lo tanto, en el caso de decantarse por ello, debería ser una pata más de los planes de cada ciudadano, no la cesta en la que se pongan todos los huevos.

REUTERS/EDGAR SU - Representación de la criptomoneda Bitcoin
REUTERS/EDGAR SU - Representación de la criptomoneda Bitcoin
Los factores que mueven el precio del dinero y las criptomonedas

Hace menos de un año, el 23 de mayo del 2021, el precio del euro con respecto al dólar alcanzó su máximo de los últimos cuatro años, cuando para comprar un sólo euro hacían falta 1,22 dólares, y en estos momentos el precio del euro ha llegado a caer por debajo de los 1,09 dólares, en parte explicado por analistas como Marc Vidal en el hecho de que era a través de las exportaciones rusas por donde entraba gran cantidad de dólares en la economía europea, y, al estar Rusia sancionada, la riada de dólares que se paga en los mercados internacionales por las materias primas rusas ha dejado de llegar y ha ayudado a encarecer el precio de la divisa estadounidense.

Del mismo modo, la incertidumbre de la guerra, la inflación, el caos en las rutas de transporte y el elevado nivel de apalancamiento que tienen algunas de las economías más grandes del mundo, que afecta a la confianza en las divisas que respaldan sus Bancos Centrales, influye en el valor de las criptomonedas positivamente (el dinero barato emitido durante la pandemia es uno de los factores que se usa para explicar la explosiva subida del mercado cripto en el 2020 y el 2021) y hace más fácil comprender el optimismo con respecto al futuro de estos activos por parte de sus partidarios, muchos de los cuales se encuentran en países con inflaciones crónicamente altas o muy altas.

REUTERS/ ERIC GAILLARD - Logotipo de la moneda digital Bitcoin se ve en una tienda en Marsella, Francia
REUTERS/ ERIC GAILLARD - Logotipo de la moneda digital Bitcoin se ve en una tienda en Marsella, Francia
Las criptomonedas en Latinoamérica

Precisamente en países como Venezuela o Argentina el uso de las criptomonedas se presenta como una alternativa de sus ciudadanos para protegerse de la inflación dado que su comercio no está prohibido en esos dos países, de hecho Venezuela fue el primer Estado en emitir su propia criptomoneda, el Petro, que al ser una criptomoneda estatal tiene sus particularidades, y en Argentina la compra de criptomonedas presenta un atractivo adicional por los costes añadidos a la compra de dólares y la enorme disparidad de precios entre el dólar oficial y el dólar blue, ya que el dólar del mercado paralelo casi duplica en precio al dólar oficial y además la compra de dólares en el gigante austral está limitada a 200 dólares y la compra de criptomonedas de momento no, aunque los 200 dólares al cambio oficial actual equivale a más de 21.000 pesos argentinos, lo cual viene a ser más o menos el SMI, con lo cual comprar todos los dólares permitidos por la restricción de las autoridades podría ser más que suficiente para los ciudadanos argentinos de las clases medias y medias bajas.

Por último, como caso paradigmático del uso de criptomonedas a nivel mundial tenemos a El Salvador, país que ha abrazado de lleno este nuevo activo digital al considerar a bitcoin como una moneda de curso legal más en su territorio creando incluso una wallet estatal, Chivo, para facilitar la transición a la población menos entendida en la materia.