PUBLICIDAD

Iberdrola

Crisis Marruecos-Túnez: ¿qué hay detrás de la decisión de Saied?

Analistas señalan la posibilidad de que Túnez quiera “apaciguar” a Argelia y “asegurar el flujo continuo de gas y electricidad al país”
tunez-ghali

Tunisian Presidency/Handout via REUTERS  -   El presidente Kais Saied recibe a Brahim Ghali en Túnez

La participación de Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, en el Foro de Cooperación Japón-África (TICAD) tras la invitación de Kais Saied, presidente tunecino, ha provocado una profunda brecha diplomática entre Marruecos y Túnez. Rabat ha optado por retirar a su embajador en Túnez tras este acto “hostil y perjudicial” y, posteriormente, el Gobierno tunecino decidió hacer lo mismo.

El Ministerio de Exteriores de Túnez ha expresado su sorpresa por la decisión de Marruecos, la que considera que no se basa en “una justificación lógica”, ya que, de acuerdo con Túnez, la invitación a Ghali a una cumbre de este tipo no es algo nuevo, según recoge Europa Press.

No obstante, Rabat ha respondido a Túnez asegurando que el “intento de justificar el acto hostil” contiene “muchas aproximaciones y falsedades”. El comunicado marroquí señala que solo los países que hayan recibido una invitación firmada por el primer ministro japonés y el presidente tunecino podrán participar en TICAD.

nasser-bourita
AFP/FADEL SENNA - Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos

“Es en este marco, se enviaron 50 invitaciones a países africanos que tienen relaciones diplomáticas con Japón. Por lo tanto, Túnez no tenía derecho a establecer un proceso de invitación unilateral”, explica el comunicado.

La polémica sobre la presencia de Ghali va más allá de Marruecos y Túnez y se extiende dentro de la propia cumbre. Según informa la agencia de noticias marroquí, MAP, el presidente de Guinea Bissau y actual presidente de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), Umaro Sissoco Embaló, abandonó la conferencia para protestar contra la participación del líder polisario.

Japón también se ha pronunciado al respecto, indicando que “la presencia de cualquier entidad que Japón no reconoce como país no cambia la posición de Tokio sobre esta entidad”, señaló el ministro de Asuntos Exteriores, según medios marroquíes.

kais-saied
PHOTO/FILE - El presidente de Túnez, Kais Saied
“Túnez ha dañado una causa sagrada para todos los marroquíes”

La decisión de Túnez, que desde hace décadas se ha mantenido neutral respecto a la cuestión del Sáhara, podría responder a la actual situación económica del país. Tal y como señalan analistas tunecinos a Al Arab, este paso estaría destinado a “apaciguar” a Argelia y “asegurar el flujo continuo de gas y electricidad al país”. Los expertos también han destacado que la invitación de Ghali “no fue calculada ni estudiada” por el Gobierno.

“Kais Saied no debería haber ido al aeropuerto él mismo y recibir al líder del Polisario, es inaceptable”, declara Naji Jalloul, jefe de la Coalición Nacional Tunecina y exministro de Educación, al periódico árabe. “Entiendo el enfado de los marroquíes porque tenemos relaciones muy arraigadas con ellos”, añade.

A pesar de ello, el exministro ha querido transmitir un mensaje de calma y tranquilidad, asegurado que esta crisis será “transitoria” ya que “las relaciones entre Túnez y Marruecos son mayores que este error”.

tunez-ghali
Tunisian Presidency/Handout via REUTERS - El presidente de Túnez, Kais Said, recibe a Brahim Ghali, líder del Frente Polisario

No obstante, esta decisión ha provocado un fuerte rechazo por parte de las autoridades y la sociedad marroquí. Una fuente diplomática marroquí consultada por el medio consideró la decisión de Túnez como “inaceptable e innecesariamente provocadora”. “Túnez ha dañado una causa sagrada para todos los marroquíes”, agregó.

El director del Centro de Estudios Políticos y Estratégicos de Rabat, Khaled Al-Sharqawi Al-Sammouni, ha tachado la invitación a Ghali como “una violación del derecho internacional” alegando que Túnez ha recibido a una “entidad no reconocida por Naciones Unidas”. El analista también se ha sentido decepcionado por el comportamiento de Saied y Túnez, “un país árabe hermano”.

Al-Sammouni respalda la decisión de Rabat de llamar a consultas a su embajador en Túnez y exige una “reevaluación” de las relaciones bilaterales hasta que el Gobierno de Saied cambie de postura.