Cuatro diputados más ven retirada su inmunidad en Venezuela, donde se baraja el adelanto electoral

La Asamblea Nacional Constituyente, controlada por el chavismo, acusó a estos parlamentarios de traición a la patria por apoyar la medida de EEUU para bloquear bienes del Gobierno venezolano en territorio norteamericano
Diosdado Cabello, presidente ANC

AVN  -   Diosdado Cabello, presidente de la ANC

La chavista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela quitó la inmunidad a cuatro diputados más y se ha planteado la opción de adelantar a este año las elecciones legislativas previstas para 2020. Diosdado Cabello, presidente de la ANC, hizo referencia en sede parlamentaria a una "contraofensiva" contra estos parlamentarios por pedir medidas extranjeras contra el país. 

Así, quedaron sin fuero parlamentario los opositores José Guerra, Tomás Guanipa, Juan Pablo García y Rafael Guzmán, quienes se encuentran, por si acaso, a “resguardo”, como indicó Henrique Capriles, ex candidato presidencial, dirigente del partido Primero Justicia y miembro de la oposición a la Administración de Nicolás Maduro, quien, por su parte, no reveló el paradero de estos parlamentarios por motivos de seguridad. 

Todos ellos fueron acusados por la Fiscalía y el Tribunal Supremo de Justicia de "haber incurrido de manera flagrante en los delitos de traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones e instigación pública a la desobediencia de las leyes del odio". Precisamente, desde el oficialismo, se considera a estos y otros miembros de la oposición “traidores” por apoyar las medidas de Estados Unidos en cuanto al bloqueo de los bienes estatales venezolanos en la nación norteamericana. Determinación tomada por la Administración de Donald Trump de cara a seguir ‘ahogando’ al régimen de Nicolás Maduro, en este caso, económicamente. 

Cabello, considerado el número dos del chavismo, publicó las resoluciones del Supremo en las que se señala que por "tratarse de la comisión flagrante de delitos comunes, no procede el antejuicio de mérito", paso previo que fija la Constitución venezolana antes de la retirada de la inmunidad parlamentaria.

Hasta ahora, la ANC ha levantado la inmunidad parlamentaria a una veintena de diputados opositores en los dos últimos años, mediante prerrogativas exclusivas del Parlamento. Además, ya se ha anunciado que hay más “diputados pendientes” de pasar por este trance. 

Nicolás Maduro y Juan Guaidó
AFP - Nicolás Maduro y Juan Guaidó en la disputa por el poder en Venezuela

Por otro lado, en la última sesión parlamentaria también se aprobó la designación de una comisión para definir la fecha en la que se celebrarán las elecciones legislativas de cara a 2020, aunque no se descartó convocarlas para este año. La comisión estará formada por los miembros de la ANC María Alejandra Díaz, Francisco Ameliach y Diosdado Cabello, mano derecha de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. "Si de esa consulta resulta que es el primero de enero, el 1 de enero se hará. Si dice que es este año, se harán cuando diga esa consulta", indicó Cabello, quien también remarcó que "en los próximos días" revelarán la fecha en la que se celebrarán las elecciones para renovar el Parlamento.

Mientras tanto, Nicolás Maduro prosigue remodelando su Ejecutivo y nombró nuevos cargos para los Ministerios de Agricultura Urbana, de Desarrollo Minero Ecológico, de la Mujer y la Igualdad de Género, de Educación Universitaria, de Ecosocialismo y de Obras Públicas, además de crear el Ministerio de Turismo y Comercio Exterior.

La oposición denuncia el abuso

El líder opositor y presidente de la otra cámara parlamentaria de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, sigue denunciando la persecución de la que son objeto por parte del Gobierno bolivariano de Nicolás Maduro. Guaidó, reconocido como presidente legítimo de Venezuela por más de 50 países, señaló que la decisión de la cámara chavista de la ANC es ilegal y anunció nuevas medidas para revocarlas. .

En la red social Twitter, el líder opositor indicó que ninguna de las decisiones "inconstitucionales" del foro "tiene validez ni reconocimiento alguno". Mientras, se volvió a referir al Ejecutivo de Maduro como “dictadura”. "Venezuela reconoce la determinación de nuestros diputados Tomás Guanipa, José Guerra, Rafael Guzman y Juan Pablo García. La Asamblea Nacional surge de la soberanía popular, por lo que no puede ser eliminada ni disuelta, menos por falsas instituciones. Tomaremos nuevas medidas", expresó Guaidó.

El partido también opositor Vente Venezuela, de la exdiputada María Corina Machado, condenó la medida contra estos tres diputados y contra Juan Pablo García, perteneciente a su formación, al considerarla como un ataque al Parlamento. Al igual que ya había denunciado los hechos Henrique Capriles y su partido Primero Justicia, al que pertenecen los otros tres políticos a los que se ha revocado su inmunidad. "Si creen que persiguiendo nos callan, pues ya van a ver lo mejor. Venezuela está por venir, Venezuela nació para ser libre y la vamos a salvar, la vamos a liberar y nos vamos a reconstruir, orgullosos de hombres como Juan Pablo García", afirmó Machado.

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional
REUTERS – Juan Guaidó, líder opositor

De esta forma, Venezuela continúa atravesando una profunda crisis económica, política y social desde el pasado mes de enero, cuando Maduro juró un nuevo mandato de seis años tras unas elecciones cuyo resultado no reconoce la oposición ni parte de la comunidad internacional por irregularidades y debido a que se prohibió participar a los principales líderes opositores. En contraposición, Juan Guaidó se adjudicó las competencias del Ejecutivo como presidente interino de Venezuela y consiguió el apoyo de más de cincuenta naciones, con Estados Unidos a la cabeza; países que le señalaron como presidente encargado de pilotar un nuevo proceso electoral limpio y con la presencia de observadores internacionales. 

Parece que de poco han servido, de momento, las negociaciones que hubo entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición liderada por Juan Guaidó en Oslo y en la isla de Barbados, auspiciadas por Noruega como principal intermediador; y tampoco valió de mucho la última cumbre de Lima, a la que no acudieron los países que apoyan a Nicolás Maduro y sí los que pretenden que se celebren elecciones ya en Venezuela. Conversaciones en las que se buscaba una salida pactada de la crisis que asola a Venezuela, pero que quedaron únicamente en buenas palabras. Estos contactos se llevaron a cabo tras el fallido levantamiento cívico-militar que protagonizaron Juan Guaidó y el también opositor Leopoldo López, el cual no salió adelante por la falta de apoyo expreso de una buena parte del Ejército venezolano. 

En este escenario, hace falta una solución rápida para un país que sufre unos problemas económicos y sociales grandes, con una disparada hiperinflación, cortes eléctricos y de agua y desabastecimiento de productos de primera necesidad, y con una crisis humanitaria, denunciada por la Organización de Naciones Unidas (ONU), que está provocando la huida de cientos de miles de personas a través de las fronteras con Colombia y Brasil.