Cuenta atrás para la reanudación de las conversaciones nucleares con Irán

Se espera que esta semana se retomen las negociaciones que acabaron sin solución en junio
rafael-grossi-mohamad-eslami

PHOTO/ WANA vía REUTERS  -   El director de la Organización de Energía Atómica de Irán, Mohammad Eslami, y el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, asisten a una conferencia de prensa, en Teherán, Irán, el 12 de septiembre de 2021

El país presidido por Ebrahim Raisí lleva meses dando bandazos sobre la reanudación de las conversaciones nucleares para el regreso al Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés). Hace tiempo aseguraban estar dispuestos a sentarse de nuevo en la mesa de negociación, para semanas después amagar con posponer la fecha de las conversaciones hasta el mes de noviembre. A lo largo de ese tiempo, lo único que sí ha sido estable en Teherán ha sido el enriquecimiento de uranio muy por encima, no sólo de los estipulado en el acuerdo alcanzado en 2015, sino incluso de la cantidad de la que había informado la propia Naciones Unidas hace escasas semanas.

hossein-amirabollahian
AP PHOTO/MISHA JAPARIDZE  -  El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hossein Amirabollahian

El parlamentario iraní, Ahmad Alirezabeigui, tras una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores, Hossein Amirabdollahian, ha anunciado que “las conversaciones con el Grupo 4+1 se reanudarán el jueves en Bruselas”. El grupo al que se refiere el parlamentario está compuesto por todos los países que cuentan con poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU – Reino Unido, Francia, China y Rusia – menos Estados Unidos, que es sustituido por Alemania, de ahí el +1. Por el momento, los contactos con el país presidido por Joe Biden quedan al margen ante la complejidad añadida debido a las duras sanciones impuestas por Washington.

Las conversaciones que tuvieron lugar en Viena a comienzos de este año fueron poco o nada fructíferas. Las exigencias de ambas partes imposibilitaron acercar posturas que aún están lejos de encontrar un punto de encuentro. Mientras Irán exige el levantamiento de las sanciones para frenar el enriquecimiento de uranio, el resto de los países piden el cese previo del enriquecimiento para negociar la reducción de las sanciones económicas. Ninguno dio su brazo a torcer y las negociaciones quedaron encalladas. Ahora se espera que Irán, que ha cambiado de Gobierno desde los últimos contactos, sea algo más flexible y se cuente con cierto margen de maniobra en alas de alcanzar un nuevo acuerdo.

ebrahim-raisi-presidente-iran
AFP/ ATTA KENARE  -  El presidente de Irán, Ebrahim Raisi, habla ante el Parlamento en la capital, Teherán

Desde la ruptura del JCPOA a finales de 2018 con la salida unilateral de Estados Unidos bajo la presidencia de Donald Trump, el enriquecimiento de uranio por parte de Irán ha sido una amenaza constante que ha crecido de forma exponencial en estos tres años. Es más, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) advirtió del riesgo del desarrollo de armas nucleares por parte de los iraníes, para lo que se requiere un uranio enriquecido a un porcentaje cercano al 90%. Teherán, que no ha respetado ninguna de las cláusulas del acuerdo desde la salida de Estados Unidos, ya ha alcanzado la producción de uranio a un 60% de pureza.

iran-instalaciones-nucleares
AFP/AFP  -  Mapa de Irán que muestra las principales instalaciones nucleares

El JCPOA limitaba el enriquecimiento de uranio al 3,67% de pureza, es decir, desde su abandono, Irán ha producido un uranio 16 veces más enriquecido de lo fijado en el Plan de Acción Integral Conjunto. Pero la polémica no se limita a esto ya que también el volumen de reservas ha sido superado ampliamente.  El último informe publicado por el OIEA aseguraba que los iraníes contaban con unas reservas de uranio enriquecido al 20% que ascendían a 84 kilos – tres meses antes eran 62 –, pero hace tan sólo unos días, el jefe de la energía nuclear iraní, Mohamed Eslami, afirmaba que cuentan con “más de 120 kilos de uranio enriquecido al 20%”.

La violación sistemática del JCPOA por parte de Teherán no ha evitado que Irán recurra a él cuando le venga en gana. Tras saltarse todos los límites de enriquecimiento y reservas estipulados en el acuerdo, los de Ebrahim Raisí dicen que los países firmantes debían proporcionar el uranio al 20% necesario para su reactor de investigación. Se escudan en ese argumento para justificar los más de 120 kilos de reservas con las que cuentan ya que, según Eslami, “si no lo hubiéramos producido por nosotros mismos, esto se habría convertido en uno de nuestros problemas”.

bennett-israel
PHOTO/ABIR SULTAN via AP  -   El primer ministro israelí Naftali Bennett asiste a una reunión del gabinete en la oficina del Ministerio de Asuntos Exteriores en Jerusalén el sábado 11 de septiembre de 2021

Las críticas de ciertos países vecinos como Israel son muy duras ante la pasividad de algunos Estados que, según ellos, no están haciendo todo lo que está en su mano por mejorar la situación nuclear. El primer ministro israelí, Naftali Bennet cree que “el mundo está esperando y los iraníes están postergando y las centrifugadoras están girando”, y que, además, “el programa nuclear iraní ha llegado al punto más avanzado”. Lo que comparten todos los países, se vayan a sentar en la mesa de negociación frente a Irán o no, es que “un arma nuclear en manos de un régimen extremista y violento como el régimen iraní cambiará la faz de la región”.