Cuenta atrás para las presidenciales argelinas en medio de un profundo rechazo popular

Los cinco candidatos se verán las caras en un debate televisado mientras continúan las movilizaciones de rechazo a los comicios
Manifestantes marchan por las calles de Argel para pedir la caída del régimen

REUTERS/RAMZI BOUDINA  -   Manifestantes marchan por las calles de Argel para pedir la caída del régimen

Argelia se prepara para celebrar elecciones presidenciales el próximo jueves 12 de diciembre en medio de insistentes manifestaciones contrarias a la los comicios. Finalmente, cinco candidatos van a presentarse a las urnas para suceder a Abdelkader Bensalah que asume la presidencia interina del país norteafricano. Los cinco políticos se reunirán en el único debate televisado de la campaña que tendrá lugar este viernes 6 de diciembre según ha comunicado la Autoridad nacional independiente de las elecciones (ANIE, por sus siglas en francés). 

Los candidatos a la presidencia son Abdelazuz Belaïd, miembro y diputado del Frente de Liberación Nacional (antiguo partido único en el poder); Abdelkader Bengrina, antiguo ministro de Turismo; Abdelmadjid Tebboune, antiguo primer ministro; Azzedine Mihoubi, exministro de Cultura y cerrando la lista Ali Benflis, también antiguo primer ministro.  

El rechazo a las elecciones que se suceden en forma de protestas cada martes y viernes son convocadas por el movimiento ciudadano masivo, Hirak, y surge de la percepción de que estos comicios son una forma de dar continuidad al régimen de Abdelaziz Bouteflika ya que todos los candidatos estaban asimilados al gabinete del antiguo jefe de Estado. “Los cinco candidatos son marionetas”, cuenta al diario L’Orient Le Jour, Aziz, estudiante en Argel. “Lo que Hirak rechaza no son los candidatos, sino las elecciones del 12 de diciembre en sí porque es una elección impuesta por los líderes militares”, subrayado al medio libanés Mohammad Hennad, profesor de Ciencias Políticas de la capital. 

El candidato presidencial Abdelmadjid Tebboune
AFP/ RYAD KRAMDI  - El candidato presidencial Abdelmadjid Tebboune

El país magrebí se ve envuelto en un ambiente desusado de campaña presidencial que, además, está pasando desapercibida para los electores. Las vallas publicitarias permanecen en blanco y los candidatos, que ideológicamente no guardan sustanciales diferencias, evitan las calles y las masas; organizan pocos mítines que son retransmitidos por canales de televisión de base extranjera que no dan cobertura a ninguna de las manifestaciones. Se espera que por estos motivos y las protestas en contra de los comicios la abstención sea alta. 

La prensa argelina mostraba como favorito a Abdelmadjid Tebboune, mientras que empieza a coger fuerza el nombre de Azzedine Mihoubi, candidato de Agrupación Nacional para la Democracia (RND, por sus siglas en francés). Recientemente se ha conocido la noticia de que el Frente de Liberación Nacional (FLN), que jugó un papel crucial en la violenta descolonización de la nación magrebí y que lleva gobernando el país desde entonces, podría estar optando por Mihoubi, según ha afirmado este martes el secretario general del FLN, Ali Seddiki. “Hay una gran oportunidad para que apoyemos a Mihoubi”, ha declarado el secretario al medio digital TSA. 

La población lleva exigiendo por medio del movimiento Hirak la disolución del FLN, especialmente después de que varios de sus antiguos secretarios generales como Djamel Ould Abbès y Mohamed Djemaï y muchos otros miembros de sus ejecutivos estén en la cárcel por, entre otros cargos, corrupción y destrucción de documentos oficiales. Estos escándalos llevaron al FLN a no presentarse a las elecciones y este apoyo al candidato de RND supone una nueva forma de involucrarse en la campaña presidencial ya que otros cargos del partido habían mostrado su mayor interés por el antiguo primer ministro Tebboune. 

Mientras tanto, las manifestaciones en Argelia se suceden cada semana en todas las provincias del país cumpliendo su 41ª semana consecutiva. Durante las concurridas protestas y bajo consignas como “juramos que no habrá voto” que los arrestos y el uso de gases lacrimógenos han sido frecuentes. La semana pasada fueron detenidas al menos 25 personas en una manifestación el 29 de noviembre en la capital de Argelia. 
Estas acciones han llevado al Parlamento Europeo a pronunciarse el pasado jueves en una resolución en la que “condena enérgicamente el arresto, detención, intimidación y ataques arbitrarios e ilegales de periodistas, sindicalistas, abogaos, estudiantes, defensores de derechos humanos, sociedad humana y civil y todos los manifestantes pacíficos que participan en las protestas pacíficas de Hirak”. A lo que el Gobierno argelino ha respondido en un comunicado en el que ha catalogado la acción de Eurocámara de “interferencia flagrante en sus asuntos internos” y un “desprecio” por las instituciones argelinas. 

Manifestación contra la nueva ley de hidrocarburos en Argelia
PHOTO/MOHAMED FAROUK  - Manifestación contra la nueva ley de hidrocarburos en Argelia

Además, una llamada a la huelga general a partir del próximo lunes en la 'wilaya' de la Cabilia, al norte del país, ha preparado a los ciudadanos para posibles días convulsos. “Habrá una huelga general a partir de la próxima semana, debemos obtener la comida necesaria”, cuenta un padre de familia al diario El Watan, que espera que la movilización se extienda por todo el país. “La huelga debe ser observada incluso en otras wilayas, de lo contrario va a perder el carácter de acción nacional. Las poblaciones de las otras regiones deben adherirse a las acciones de protesta por el rechazo de las elecciones”, añadía. 

Por todo esto la confrontación sobre la legitimidad del poder entre Hirak y el aparato de gobierno heredado de Bouteflika sigue creciendo, y la desconfianza ha aumentado después de que comenzara el juicio de dos ex primeros ministros del país, Ahmed Ouyahia y Abdelmalek Sellal, así como de los ex ministros de industria Youcef Yousif, Mahdjoub Beda, Abdessalem Bouchouareb (actualmente en fuga) y otros miembros del Ejecutivo y grandes empresarios de la nación magrebí como KIA Motors Algérie. En este contexto el ministro de Justicia ha anunciado la organización el próximo lunes de un primer juicio por casos de corrupción de estos dirigentes donde se les acusa de “otorgar ventajas indebidas en interés de otros”, “abuso de función”, “comercio de influencia” y “violación de la regulación de mercados públicos”. Juicio que se celebrará a pocos días de la fecha señalada para las elecciones presidenciales.