Daesh busca resurgir de sus cenizas y adquirir más relevancia global

Pese a la pérdida de su último bastión en Siria en marzo del año pasado y la de su líder en octubre, los combatientes del grupo continúan situándose en el centro de la amenaza del terrorismo internacional
Imagen a través del visor del rifle de un francotirador apuntando a las antiguas líneas de frente de Daesh, a unos 15 km al sur de Kirkuk, en Irak

OCHA/Giles Clarke  -   Imagen a través del visor del rifle de un francotirador apuntando a las antiguas líneas de frente de Daesh, a unos 15 km al sur de Kirkuk, en Irak

Durante la presentación al Consejo de Seguridad del décimo informe sobre la amenaza a la seguridad internacional que representa Daesh, Vladimir Voronkov, secretario general adjunto de la Oficina de Lucha contra el Terrorismo de la ONU, advirtió que el grupo busca resurgir y recuperar relevancia global, tanto virtual como real, aspirando a restablecer su capacidad y reanudar sus operaciones internacionales de gran complejidad. Añadió que “prevé que los combatientes terroristas extranjeros que viajaron a Iraq y a Siria seguirán representando una grave amenaza a corto, mediano y largo plazo, con estimaciones que oscilan entre 20.000 y casi 27.000 [combatientes] vivos”.

A estas preocupaciones le sumó que la situación que viven los combatientes del Daesh y sus familiares en los centros de detención y desplazamiento de Irak y Siria empeoró tras la presentación de su anterior informe. “Su destino sigue siendo un gran desafío para la comunidad internacional. El Daesh está cada vez más centrado en su liberación. Mientras tanto, la mayoría de los Estados miembros aún no han asumido la responsabilidad de la repatriación de sus nacionales.”

Las mujeres y los niños, los grandes sacrificados
La localidad de Sinjar en Kurdistán fue saqueada cuando los terroristas del ISIS tomaron su control
UNOCHA/Giles Clarke - La localidad de Sinjar en Kurdistán fue saqueada cuando los terroristas de Daesh tomaron su control

Ahondando en este tema, destacó que el desafío más urgente es la “insostenible” situación de las más de 100.000 personas, entre ellas más de 70.000 mujeres y niños en el campamento de Al Hol, varadas en centros de detención y desplazamiento en el noreste de Siria. “Su situación conlleva consecuencias a corto y largo plazo que requieren la atención y la acción urgentes de todos los Estados miembros involucrados. Es preciso abordar la crisis humanitaria sobre el terreno, así como cuestiones relacionadas con la seguridad física, el riesgo de fugas y la posible radicalización en esos centros.”

Del mismo modo, destacó que los niños, incluso los vinculados con grupos terroristas incluidos en la lista de las Naciones Unidas, “deben tratarse fundamentalmente como víctimas y que cualquier proceso judicial [al que se vean sometidos] debe realizarse de acuerdo con las normas reconocidas internacionalmente”. “La mejor solución es apartar a los niños del peligro y devolverlos a sus países de origen, con el resto de sus familias, lo antes posible”, señaló.

Por último, felicitó a los Estados miembros que han repatriado, o se encuentran en vías de hacerlo, a sus nacionales con presuntos vínculos con grupos terroristas incluidos en la lista de las Naciones Unidas en Irak y Siria.

Daesh en África, Europa y Asia

Con relación a la expansión de los grupos Daesh y Al Qaeda en el continente africano subrayada en sus pasados informes, lamentó reportar que “la situación ha empeorado aún más”, al consolidar sus vínculos Daesh de la provincia de África occidental en la cuenca del lago Chad con la del Gran Sáhara.

En cuanto a Europa, resaltó la preocupación ante la liberación prevista para este año de aproximadamente mil reos vinculados con el terrorismo, que incluye a los “viajeros frustrados” y a los combatientes terroristas extranjeros retornados. A esta delicada situación, hay que añadirle la constante preocupación por la eficacia de los programas de rehabilitación.
 

Contenido relacionado