Dani Alves, la vuelta a casa del futbolista con más títulos

El internacional brasileño regresa a su país con el Mundial de Qatar como objetivo en el horizonte
Dani Alves saluda a la afición del São Paulo este martes en Morumbí.

AP/ANDRÉ PENNER  -   Dani Alves saluda a la afición del São Paulo este martes en Morumbí.

El veterano Dani Alves, de 36 años, vuelve a Brasil entre gran expectación para continuar en el São Paulo su exitosa carrera futbolística, plagada de títulos oficiales; más de 40 en total, lo que le convierte en el jugador con más trofeos del mundo del balompié internacional, superando al icono carioca Pelé, quien finalizó su carrera con el Santos con 37 entorchados. 

El lateral diestro brasileño, que tuvo un gran paso por España en las filas del Sevilla y el FC Barcelona, terminó su último contrato con el equipo francés del Paris Saint Germain y ha decidido retornar a su patria para integrar uno de los equipos con más solera del fútbol canarinho, el São Paulo, club que ha logrado a lo largo de su historia un gran número de títulos nacionales e internacionales como dos Copas Libertadores (máximo título sudamericano a nivel de clubes), un Mundial de Clubes de la FIFA y dos Copas Intercontinentales (torneos disputados por todos los campeones de cada continente).

Al contrario de lo que se podría pensar, Dani Alves ha querido remarcar que su vuelta no tiene que ver con una intención de retirarse pronto. Muchos consideran la liga brasileña como una competición en la que el nivel de exigencia es bastante menor que el de las grandes competiciones europeas, pero el internacional de la ‘verde-amarelha’ estima que éste no es un paso atrás de cara a su retirada ya que ha firmado un contrato hasta el año 2022, con el ánimo de poder ayudar con total compromiso a su nuevo equipo para remontar la actual situación que vive, alejada de los equipos más punteros del país y sin poder haber ganado títulos en las últimas temporadas. 

Al compromiso de Alves con su profesión futbolística y con el São Paulo, se suma su firme objetivo de poder disputar el próximo Mundial de Fútbol de Qatar de 2022, de ahí también el que haya firmado por tres temporadas con el combinado paulista. "Lo primero que solicité al São Paulo es solidez en el proyecto, estabilidad deportivamente hablando, porque tengo otros objetivos y los quiero lograr con las dificultades de jugar en Brasil. Mi sueño es superior a cualquier dificultad que tenga en el camino. Tengo el sueño de jugar el Mundial de 2022 y necesito de un equipo con el que pueda lograrlo. No vengo para acabar mi carrera, tengo muchos objetivos", declaró en su presentación el lateral diestro.

Imagen de Dani Alves con la selección de Brasil.
Imagen de Dani Alves con la selección de Brasil.

El propio jugador ya había mostrado su interés en seguir en activo a buen nivel, y de hecho lanzó un mensaje en su cuenta de la red social Facebook para invitar a algún equipo a que le fichase tras haber acabado su relación contractual con el PSG. “Busco trabajo, ¿dónde pongo mi currículum? Que alguien me avise si lee esto”, llegó a indicar hace un par de semanas en su perfil. 

Al parecer, hubo negociaciones con el Flamengo, pero finalmente se decantó por el São Paulo, equipo del que se ha declarado fan desde su niñez. Según las palabras del propio Alves, siempre quiso jugar en el São Paulo y el Barcelona, y, tras haber disputado varias temporadas con la escuadra azulgrana, logra ahora materializar su otro anhelo de juventud al unirse ahora al equipo tricolor. 

La presentación con el combinado paulista fue espectacular. Hasta 40.000 aficionados se dieron cita en el estadio de Morumbí para recibir y mostrar todo su apoyo al internacional carioca. Alves se mostró abrumado por el recibimiento y lo manifestó durante su presentación oficial: “Por más que haya vivido muchas cosas, hoy es un momento único para mí”. 

Dani Alves viene de ganar la Copa América 2019 con Brasil, teniendo un papel activo y protagonista, y quiere seguir ‘dando guerra’ en el mundo del fútbol. Gran parte de su carrera la ha desarrollado en Europa, donde llegó en 2002. Su primer club europeo fue el Sevilla, donde despuntó ganando títulos como la Copa del Rey o la Europa League, y llamó rápidamente la atención de grandes equipos como el FC Barcelona, que le acabó fichando. 

En el equipo barcelonista completó una excepcional trayectoria con muchos títulos, incluidas varias Ligas españolas y tres Champions League (competición más importante a nivel de clubes); hasta que llegó su hora de partida, en este caso rumbo a otro grande, como la Juventus de Turín. En Italia siguió conquistando títulos nacionales y posteriormente viajó a Francia para enrolarse en el PSG, formación desde donde ha dado el salto de vuelta a Brasil.