Darfur en crisis tras el anuncio del fin de la misión de la ONU

Existen enfrentamientos entre comunidades tras la determinación de la ONU de acabar el mandato de la misión UNAMID
Miembros de la misión de la Unión Africana en Darfur (UNAMID) en el campamento de Zamzam para desplazados internos en Darfur del Norte

AFP/ASHRAF SHAZLY  -   Miembros de la misión de la Unión Africana en Darfur (UNAMID) en el campamento de Zamzam para desplazados internos en Darfur del Norte

Tras la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU de finalizar el mandato de UNAMID el 31 de diciembre de 2020, se han producido disputas intercomunitarias en el sur de Darfur. Las disputas entre las comunidades Fallata, mayoritariamente pastores y los ganaderos de la tribu Masalit se dieron por el control del agua en la zona. Estas dos tribus firmaron un acuerdo de reconciliación en octubre, que, según las partes, ha fallado en su implementación. Dos días después de estos acontecimientos, también se produjeron enfrentamientos en el oeste de Darfur entre las tribus Fallata y Rizeiigat. En este caso, también se firmó previamente una tregua en mayo seguido de otro documento de reconciliación en agosto. Las autoridades sudanesas, después del primer incidente, han anunciado el envío de tropas a la provincia de Darfur Sur para reforzar el despliegue de la seguridad y proteger a la población. El gobernador de la región, Musa Mahdi reunió a los comandantes militares y líderes locales para asegurar la zona, afirmando que la era de las conferencias de reconciliación ha terminado, y que empieza ahora la era de la aplicación de la ley, en referencia a las dos conferencias de paz intercomunitarias previamente mencionadas.

Estos sucesos ocurren poco después de que el Consejo de Seguridad decretase el día 23 de diciembre la salida definitiva de la misión UNAMID de Sudán, tras trece años de misión. Esta decisión se ha tomado tras la firma del acuerdo de paz este pasado octubre con los dos principales líderes de los grupos armados que seguían activos en Darfur. El conflicto en Darfur comenzó en 2003 y la misión de Naciones Unidas y la Unión Africana en 2007, tras la irrupción de la violencia de grupos armados y del Estado. Desde el 1 de enero de 2021 hasta el 30 de junio de este mismo año, habrá una fase de transición en la que algunas tropas de la misión y personal policial se quedarán sobre el terreno para asegurar la zona. Junto con el anuncio de la salida de UNAMID toma el relevo la misión de UNITAMS establecida el 3 de junio con el mandato de asegurar la transición. Más concretamente, según el texto de la declaración del Consejo de Seguridad, la misión UNITAMS tendrá como objetivos: ayudar a la transición política, (…) a la protección y promoción de los derechos humanos y a la paz sostenible; (…) ayudar a la consolidación de la paz, la protección de los civiles y el Estado de derecho, en particular en Darfur y las Dos Zonas y apoyar la movilización de la asistencia económica y de desarrollo y coordinación de la asistencia humanitaria. Esta misión, por tanto, es distinta en objetivos y en capacidades que la misión previa de UNAMID que llegó a contar hasta 2017 con 16.000 integrantes sobre el terreno con el objetivo de salvaguardar la seguridad en la zona. 

Personal de mantenimiento de la paz de Ruanda, que forma parte de la misión de la ONU y la Unión Africana en Darfur (UNAMID), hace guardia en la ciudad de Golo, en el centro de Darfur
AFP/ASHRAF SHAZLY - Personal de mantenimiento de la paz de Ruanda, que forma parte de la misión de la ONU y la Unión Africana en Darfur (UNAMID), hace guardia en la ciudad de Golo, en el centro de Darfur

Tras la noticia de la marcha de Naciones Unidas se produjeron protestas a lo largo de varios campos de refugiados en Sudán y países limítrofes como Chad y la República Centroafricana. Ejemplos como los incidentes del sur de Darfur han llevado a que los manifestantes no consideren que el Gobierno vaya a ser capaz de proteger a la población civil ni detener la violencia comunitaria en la zona, a pesar de que el Gobierno de transición sudanés se ha comprometido ha proteger a los ciudadanos de Darfur, especialmente a los que se encuentran en los campos de refugiados, garantizando su regreso. 

Aunque esta misión se aprobó en junio de 2020 todavía no es operativa, no hay un jefe de misión, ni se ha establecido sobre el terreno. Se espera que durante los seis meses de salida que tenga UNAMID, la misión UNITAMS sea prácticamente desplegable porque si no es así se podría producir un vacío en la seguridad. Todo parece indicar que la misión de UNITAMS no estará lista hasta finales de 2021 por lo que el Gobierno sudanés tendrá que hacer un esfuerzo mayor por mantener la seguridad sobre todo en los meses en los que no haya ninguna misión de apoyo de la ONU sobre el terreno. De acuerdo con el balance de Naciones Unidas la guerra de Darfur dejó entre los años 2003 y 2008 300.000 muertos y 2,5 millones de refugiados y desplazados.