Debate en la OTAN en torno a los desafíos de financiación y el futuro de las misiones en Irak y Afganistán

La Alianza pretende ampliar el apoyo económico en ambas operaciones militares centrándose en el proceso de paz en Afganistán
Atalayar_ Jens Stoltenberg OTAN

PHOTO/AFP  -   El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg

Los ministros de Defensa de la Organización sobre el Tratado del Atlántico Norte (OTAN) mantendrán una serie de reuniones virtuales previstas para el miércoles y el jueves de esta semana para acometer las crisis a las que se enfrenta la organización en los territorios de Afganistán e Irak. También se tiene previsto abordar los temas relacionados con la iniciativa “OTAN 2030” y los desafíos de seguridad común con Finlandia, Suecia y la Unión Europea.

Se trata de la primera reunión desde el nombramiento de Joe Biden como nuevo presidente de Estados Unidos, algo que contemplan desde la OTAN como “una oportunidad para prepararnos para la cumbre de la OTAN en Bruselas a finales de este año”, según dijo el secretario general Jens Stoltenberg en un comunicado oficial. También recalcó la vital importancia de la iniciativa 2030: “La iniciativa de la OTAN 2030 ocupará un lugar destacado en la agenda y presentaremos un conjunto de propuestas a los ministros de Defensa para comenzar los preparativos de la cumbre”.

Stoltenberg hizo referencia a las propuestas que se van a tratar en estas reuniones, como aumentar la financiación para actividades de “disuasión y defensa”, fortalecer la resiliencia de los aliados y, sobre todo, mantener la superioridad informática y tecnológica, además de fortalecer la coordinación política entre todos los miembros de la organización y la cooperación con aquellos que, a pesar de no formar parte de ella, sean socios con ideas afines.

Atalayar_tropas de Afganistán EEUU
PHOTO/AP - Después de 20 años de compromiso militar y miles de millones de dólares gastados, la OTAN y Estados Unidos siguen lidiando con el mismo dilema, aparentemente intratable: cómo retirar las tropas de Afganistán sin abandonar el país a un caos aún mayor

El asunto más controvertido será tratado en la jornada del jueves, cuando los ministros discutirán acerca de las misiones desplegadas por la OTAN en Irak y Afganistán. El secretario general también mencionó en el comunicado el proceso de paz en la región afgana, que dice “sigue siendo frágil y el nivel de violencia sigue siendo inaceptablemente alto”. La intención por el momento es no acabar con la presencia de la organización, al menos hasta que llegue “el momento adecuado”. Evaluar la situación y seguir de cerca todos los acontecimientos es ahora clave para no dar ningún paso en falso que haga aumentar la tensión en alguna de las regiones.

En relación con la crisis de Afganistán, el portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, John Kirby, anunció la decisión del secretario Lloyd Austin de reafirmar el compromiso de su país con la OTAN. A lo que añadió la idea de retirar las fuerzas militares norteamericanas del país presidido por Ashraf Ghani Ahmadzai, prevista para el mes de mayo, pero que dice aún no pueden anunciar de forma oficial hasta que se tengan garantías de la seguridad que supondría el movimiento. Esta retirada culminaría por fin con el acuerdo alcanzado en febrero de 2020 por Washington con el movimiento talibán.

Atalayar_soldados estadounidenses Afganistán
AP/EMILIO MORENATTI - Helicópteros Chinook sobrevuelan la provincia montañosa de Paktia, cerca de Khost, a unos 200 kilómetros (120 millas) al sureste de Kabul, Afganistán

El caso de Irak es bien diferente. La organización pretende “lanzar una misión ampliada en Irak, con más capacitación para el personal aliado y asesoramiento a las instituciones de seguridad en todo el país”. Este año 2021 será el séptimo consecutivo en el que la OTAN aumenta el gasto en Defensa. El reparto de este gasto también se va a revisar en esta reunión ya que, argumentan, “desde 2014, los aliados europeos y Canadá han contribuido con una cantidad acumulativa adicional de 190.000 millones de dólares”. Debido a ello, Stoltenberg propone mutualizar la financiación, lo que, según él, tendría grandes ventajas y contribuiría a mejorar el reparto de la carga económica, algo que llevan demandando en Estados Unidos desde la Era Obama.

Actualmente, cada país se responsabiliza económicamente de los gastos generados por el armamento que aportan a una determinada misión. El importante cambio propuesto por el secretario general supondría un refuerzo en la política económica de la organización, aunque el objetivo fundamental de Jens Stoltenberg sigue siendo fortalecer el artículo 5 del Tratado de la OTAN – que impone la defensa mutua en caso de agresión – “Gastar más dinero juntos demostraría la fortaleza de nuestro compromiso con el artículo 5, nuestra promesa de defendernos unos a otros”.