Dimite el primer ministro libanés al ser incapaz de formar Gobierno

El presidente del país ha vuelto a rechazar la nueva propuesta de gabinete
saad-hariri-primer-ministro-libano-dimisión

AFP PHOTO/HO/DALATI Y NOHRA  -   El primer ministro designado del Líbano, Saad Hariri

Tras nueve meses de bloqueo político y ser incapaz de formar un nuevo Gobierno en el Líbano el primer ministro designado, Saad Hariri, ha anunciado su dimisión. Hariri presentó en el día de ayer una nueva propuesta de Gobierno al presidente del Líbano, Michel Aoun. Aoun y Hariri mantuvieron un breve encuentro de apenas media hora tras el cual Hariri expresó que "había llegado la hora de la verdad".

"Es obvio que no podremos llegar a un entendimiento, el presidente y yo", dijo el líder sunita. Ante los medios de comunicación, Hariri confesó a los periodistas que el presidente Aoun no había aceptado su última propuesta de gabinete. Según recoge el medio libanés L'Orient-Le Jour el líder sunita habría llegado al palacio presidencial para reunirse de nuevo con el jefe de Estado para debatir la nueva proposición de Gobierno que incluía a 24 ministros.

hariri-aoun-presidente-ministro-libano
PHOTO/DALATI & HOHRA via REUTERS - El primer ministro libanés designado, Saad al-Hariri, se reúne con el presidente libanés, Michel Aoun, en el palacio presidencial de Baabda, Líbano

"Durante nuestras consultas, el presidente pidió cambios que considero fundamentales en la versión del Gobierno", señaló Hariri a los periodistas después de su reunión con Aoun. "También discutimos cuestiones de confianza y el nombramiento de ministros cristianos". “Pero es obvio que la posición de Aoun no ha cambiado y que no podremos llevarnos bien”, aseveró. "Le pedí al presidente que necesitaba más tiempo para pensar en la hoja de ruta. Me dijo que no vamos a poder llegar a un entendimiento y por eso estoy anunciando mi dimisión. Que Dios ayude al Líbano", concluyó Hariri.

Las diferencias entre el presidente del Líbano, Michel Aoun y el primer ministro del Líbano, Saad Hariri, han sido constantes desde el momento en el que este último aceptó la misión, el pasado mes de octubre, de formar Gobierno. Aoun, junto con el Movimiento Patriótico Libre, exigía nombrar a ministros cristianos en el Gobierno y elevar su número a 20, lo que permite la presencia de un tercio de bloqueo a favor del presidente. Por su parte, Hariri ha insistido en formar un Gobierno de especialistas basado en la iniciativa francesa y en el apoyo tácito de algunas fuerzas en el país, como el Movimiento Amal.

michel-aoun-presidente-líbano
PHOTO/DALATI&NOHRA - Michel Aoun, presidente de Líbano

Aoun, cuyo partido político controla el mayor bloque parlamentario del país, se ha enfrentado a Hariri por la formación del gabinete, imponiendo sus condiciones. Hariri ha estado en desacuerdo con Aoun sobre el número de ministros y la distribución del nuevo Gobierno. Por su parte, el presidente del Líbano ha tildado la propuesta de Hariri de carecer de representación cristiana y de descartar el sistema de reparto de poder del país, basado en las tasas confesionales.

Finalmente, las rencillas entre ambos líderes han ido más allá del interés nacional y han provocado la dimisión del primer ministro designado que se ha visto incapaz de completar la tarea de formar un Gobierno. Líbano lleva once meses sin un Gobierno, desde que el primer ministro provisional Hassan Diab y su gabinete dimitiese tras la explosión del puerto de Beirut en agosto de 2020, que causó más de 200 muertos y miles de heridos.

manifestantes-libani-beirut
AP/BILAL HUSSEIN - Cientos de manifestantes libaneses se reunieron en el centro de Beirut 

El bloqueo político en el Líbano ha exacerbado la crisis económica del país y que el Banco Mundial ha catalogado como una de las peores crisis del siglo XXI. El establecimiento de un gabinete es crucial para implementar reformas, una condición sine qua non para la ayuda internacional que podría suponer una fuente de alivio para una profunda crisis, marcada por la hiperinflación, el empobrecimiento de la mitad de la población y la escasez de necesidades básicas.