Donald Trump impone nuevas sanciones a Irán, Daesh y Hamás

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, enmienda una orden ejecutiva de George W. Bush en el aniversario de los atentados del 11-S
El secretario de Estado Mike Pompeo y el secretario de Hacienda Steve Mnuchin, en la sala de reuniones de la Casa Blanca durante una reunión informativa sobre el financiamiento del terrorismo el martes 10 de septiembre de 2019

REUTERS/KEVIN LAMARQUE  -   El secretario de Estado Mike Pompeo y el secretario de Hacienda Steve Mnuchin, en la sala de reuniones de la Casa Blanca durante una reunión informativa sobre el financiamiento del terrorismo el martes 10 de septiembre de 2019

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha “modernizado” las sanciones para combatir terroristas, enmendando la Orden Ejecutiva 13224 de George W. Bush del 25 de septiembre de 2001, con la que el exmandatario buscaba conseguir la interrupción de la infraestructura financiera de los grupos terroristas en todo el mundo. Bush firmaba esta orden dos semanas después de los ataques terroristas que devastaron el país hace hoy 18 años.

El actual secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven T. Mnuchin, hacía las siguientes declaraciones a este respecto: “Desde los horrendos ataques del 11 de septiembre, el Gobierno de los Estados Unidos ha reenfocado sus esfuerzos contra el terrorismo para adaptarse constantemente a las amenazas emergentes. La Orden Ejecutiva modernizada contra el terrorismo del presidente Trump mejora las autoridades que utilizamos para atacar las finanzas de los grupos terroristas y sus líderes para garantizar que sean lo más robustos posible”. 

“Estas nuevas autoridades permitirán al Gobierno de Estados Unidos privar a los terroristas de los recursos que necesitan para atacar a Estados Unidos y nuestros aliados, y responsabilizarán a las instituciones financieras extranjeras que continúan haciendo negocios con ellos. (…) Sirven como un poderoso disuasivo para los grupos terroristas radicales y para aquellos que buscan ayudar a sus nefastas metas”, explicaba Mnuchin.

Desde entonces, esta autoridad se ha convertido en una piedra angular de los esfuerzos del Tesoro para prevenir ataques terroristas cortando las fuentes de financiación y negando el acceso al sistema financiero internacional. Con esta Orden Ejecutiva, se ha conseguido “desmantelar redes que apoyan a una amplia gama de grupos terroristas desde Al Qaeda y Daesh hasta grupos respaldados por Irán como Hizbulá y Hamás”, declara el Tesoro.  

La Orden Ejecutiva 13224 también sirve como una herramienta importante en los esfuerzos para drenar los recursos financieros de los actores malignos del régimen iraní, incluido el IRGC (Guardia Revolucionaria de Irán), y su brazo expedicionario extranjero, la Fuerza Quds (IRGC-QF). Entre los sancionados se encuentra Muhammad Izad, un líder del IRGC, localizado en Líbano, quien ha sido identificado como el jefe de la oficina palestina para el Cuerpo Libanés de la Fuerza Quds.

También está afectado por las sanciones, Zaher Jabarin, asentado en Turquía, quien es el jefe de la oficina de finanzas de Hamas, de acuerdo con Estados Unidos. “En su calidad de jefe del departamento de finanzas de Hamas, Jabarin se centró en desarrollar una red financiera en Turquía que permitiría a Hamas recaudar, invertir y blanquear dinero antes de transferirlo a Gaza y Cisjordania”, declaraban desde el Tesoro.

Del mismo modo, en la lista está la empresa Redin Exchange, con base en Estambul, que según el departamento proporcionó dinero al brazo militante de Hamás, las Brigadas Ezzedine Al Qassam. Los líderes de esta empresa, Marwan Al Rawi e Ismael Tash, han sido señalados individualmente.

Otras compañías sancionadas incluyen la Compañía Saksouk de Intercambio y Transferencia de Dinero, Al Haram Foreign Exchange y Al Khalidi Exchange, que fueron acusadas de apoyar a Daesh. “Al Khalidi ha asistido, patrocinado o proporcionado apoyo financiero, material o tecnológico para, o bienes o servicios a Daesh”, indicó el Tesoro.