Donald Trump plantea la opción del diálogo con Hasan Rohaní

Donald Trump busca reunirse con Rohaní mientras Irán califica de conspiración los acontecimientos con Estados Unidos e Israel de esta semana
Combinación de imágenes que muestra al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y al presidente de Irán, Hasán Rohaní

AFP PHOTO / HO / PRESIDENCIA IRANI  -   Combinación de imágenes que muestra al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y al presidente de Irán, Hasán Rohaní

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no descarta relajar las sanciones a Irán en las próximas semanas, entre rumores que apuntan a que estaría tratando de allanar el camino hacia una reunión con su homólogo iraní, Hasan Rohaní, aprovechando el escenario de la cumbre anual de la Asamblea General de Naciones Unidas prevista para este mes.

Las declaraciones, realizadas este miércoles en el Despacho Oval, según ha recogido la agencia EFE, se suceden en lo que sigue a toda una semana polémica por las recientes alegaciones de Estados Unidos e Israel contra Irán, en las que estos dos países que acusaban a Teherán de haber ocultado instalaciones y materiales nucleares a los inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés).

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el despacho Oval de la Casa Blanca en Washington
REUTERS/JONATHAN ERNST - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el despacho Oval de la Casa Blanca en Washington

Tras las acusaciones del primer ministro israelí en funciones, Benjamín Netanyahu, sobre la existencia de una instalación nuclear clandestina (supuestamente destruida mientras tanto por Irán), y de la denuncia a Teherán por parte del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, de no cooperar plenamente en los controles de la IAEA, la respuesta del representante iraní en la sede vienesa de la agencia nuclear era directa.

El embajador iraní ante esta, Kazem Gharib Abadi, denunció en Viena, la existencia de “un proyecto conjunto en el que cada jugador tiene objetivos específicos (y que pasan por) incrementar la presión contra el organismo (IAEA) y destruir del todo el Plan de Acción Integral Conjunto (el acuerdo nuclear de 2015, JCPOA, por sus siglas en inglés), todo un símbolo del multilateralismo”, aseveró Abadi.



“Sin embargo, esto para Irán no tiene validez”, señalaba el representante iraní al tiempo que aseguraba que su país “está cooperando a tiempo y de forma activa”.

 “Cualquier intento de obstaculizar la cooperación activa entre Irán y el IAEA es contraproducente, y ejercer presión indebida contra el organismo causará reacciones apropiadas de Irán”, advertía sin dar más detalles, según informa de estas declaraciones EFE.

El representante permanente de Irán ante las Naciones Unidas, Kazem Gharib Abadi, en una conferencia de prensa tras la reunión de la Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Viena el 10 de julio de 2019
PHOTO/ALEX HALADA - El representante permanente de Irán ante las Naciones Unidas, Kazem Gharib Abadi, en una conferencia de prensa tras la reunión de la Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Viena el 10 de julio de 2019

Por su parte, Trump reaccionaba a una información de prensa, según la cual el mandatario planteó este lunes la posibilidad de relajar las sanciones a Irán para convencer a Rohaní de entrevistarse con él durante la Asamblea General de Naciones Unidas, que tendrá lugar a finales de este mes de septiembre en Nueva York.

 “Veremos lo que pasa”, respondió Trump al ser preguntado por la posibilidad de que la Casa Blanca suavice el régimen de sanciones a Teherán, en declaraciones realizadas a la prensa en el mismo Despacho Oval.



El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, respaldó supuestamente esta idea, mientras que el entonces asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, se mostró rotundamente en contra, algo que habría contribuido a la decisión de Trump de pedir su renuncia esta semana, de acuerdo con la versión de prensa, según informa EFE.



Trump no confirmó esos detalles y evitó mostrarse excesivamente deseoso de ver a Rohaní en Nueva York, pero insistió en que cree que los iraníes “quieren llegar a un acuerdo” para aliviar las tensiones y que Estados Unidos no busca un “cambio de régimen” en Irán. “Tienen unas dificultades financieras enormes (...) y creo que tienen mucho potencial para prosperar si negocian con Estados Unidos”, declaró a este respecto.

Bolton era un férreo defensor de la máxima presión contra Teherán y había abogado abiertamente por un cambio de régimen en Irán, por lo que no estaba de acuerdo con el deseo de Trump de entablar un diálogo personal con Rohaní.

 El portavoz del Gobierno iraní, Ali Rabieí, celebró este miércoles el despido de Bolton y opinó que con la salida de su “mayor defensor de la guerra y el terrorismo económico, la Casa Blanca tendrá menos obstáculos para comprender las realidades de Irán”.



Sin embargo, el representante de Irán ante Naciones Unidas, Mayid Tajte Ravanchí, matizó que Irán sigue oponiéndose a una reunión entre Rohaní y Trump, y recalcó: “Mientras Estados Unidos imponga sanciones injustas y terrorismo económico al pueblo iraní, no hay posibilidad de negociaciones”. 



Estados Unidos abandonó el acuerdo nuclear 5+1 con Irán (JCPOA, por sus siglas en inglés) de 2015 el año pasado, retomando la imposición de sanciones, a lo que Irán reaccionó con violaciones graduales del mismo, para presionar a los europeos a que le garantizasen las ventajas económicas prometidas en el acuerdo. 

Estos incumplimientos estipulados incluyen la producción uranio enriquecido en más cantidad y mayor pureza de lo permitido. El tratado prevé limitaciones al programa nuclear de Irán, a cambio de alivios económicos y cese de sanciones, siempre con el objetivo de alejar a Teherán de construir bombas atómicas.