Dos empresas españolas albergan el mayor foco de coronavirus de Marruecos

Hasta 560 contagios se han registrado en dos plantas de tratamiento de fresas y otras frutas
Oficiales de Policía patrullan en Marruecos en plena pandemia del coronavirus

REUTERS/YOUSSEF BOUDLAL  -   Oficiales de Policía patrullan en Marruecos en plena pandemia del coronavirus

La concentración más grande de coronavirus detectada en Marruecos se ha descubierto en las sedes de dos compañías de España de procesamiento de fresas y otras frutas situadas en una región agrícola ubicada entre Larache y Rabat. 

El Ministerio del Interior del reino alauí manifestó que, según sus datos, solo en la planta de la empresa sevillana Frigodar han aparecido 457 casos positivos, mientras que en la de la navarra Natberry se han contabilizado hasta 103.

Como resultado, la autoridad ministerial ha clausurado los accesos a varias poblaciones de esta región frutícola donde tienen su base de operaciones las empresas españolas; aunque sí podrán adentrarse aquellos que requieran el paso para casos de absoluta necesidad.

Esta situación ocurre justo cuando se anunciaba el paso de gran parte del país a etapas de desconfinamiento tras unas rígidas medidas de reclusión y distanciamiento social dictadas para evitar la propagación de la enfermedad COVID-19, que ha dejado hasta el momento en el territorio marroquí 213 muertos y más de 9.600 casos diagnosticados. Las medidas de relajación recientemente decretadas han tenido como notables excepciones las regiones atlánticas del norte: Tánger, Larache y Kenitra, además de Marrakech. De hecho, se han endurecido más aún las medidas restrictivas en las provincias de Larache, Kenitra y Uezán. 

Una fuente de Frigodar dijo a la agencia Efe que su planta de tratamiento de frutas (actualmente fresas y albaricoques) en Douar Oulad Aguil, que emplea a 1.313 personas, casi todas mujeres, se encuentra cerrada desde el pasado miércoles, cuando sus responsables detectaron la extensión de la COVID-19 en la región. 

Tras el cierre, las autoridades locales ordenaron llevar a cabo pruebas masivas de detección del coronavirus en esta planta y en cinco empresas más que emplean a trabajadores de la fruta, lo cual fue destapando más casos de contagios. 

La fuente precisó que, antes del cierre, Frigodar impuso medidas de protección como la obligatoriedad de llevar mascarilla, la medición de temperatura o las mamparas entre los trabajadores, saliendo así al paso a las acusaciones de algunos sindicatos. Aunque una de las situaciones problemáticas pudo ser la referida a los medios de transporte de las jornaleras, que en esas regiones suelen viajar a las factorías amontonadas en remolques descubiertos sin guardar la mínima distancia de seguridad. Los medios marroquíes han mostrado a decenas de vehículos transportando trabajadores enfermos desde la localidad de Lalla Mimouna (uno de los focos principales) hasta supuestamente el hospital de Ben Slimane, donde se centralizan a pacientes de la COVID-19.

Ante este repunte del coronavirus en la nación, el Ministerio de Sanidad de Marruecos ha invitado a “todos los ciudadanos a respetar las normas de higiene y seguridad sanitaria, así como las medidas preventivas decretadas por las autoridades mostrando responsabilidad y patriotismo”, según recogió la agencia de noticias oficial marroquí MAP.