Drones con tecnología local para mantener a raya al virus en Marruecos

Las autoridades marroquíes impulsan el uso de aparatos no tripulados para labores de vigilancia, desinfección e información pública en el marco de la lucha contra la pandemia
Policías marroquíes observan cómo un joven pilota un dron dotado de una cámara térmica en el barrio de Harhoura (cerca de Rabat) para ser usado en la crisis sanitaria, el pasado 23 de abril

AFP/FADEL SENNA  -   Policías marroquíes observan cómo un joven pilota un dron dotado de una cámara térmica en el barrio de Harhoura (cerca de Rabat) para ser usado en la crisis sanitaria, el pasado 23 de abril

Con el paso de los días, Marruecos da pruebas de la seriedad con la que se está tomando la actual crisis sanitaria. La epidemia está mostrando talento y facetas desconocidos de nuestros vecinos. Tras los respiradores 100% ‘made in Morocco’ o las mascarillas sanitarias que Marruecos exportará a la UE, entre otras iniciativas, es hora de dar cuenta del despliegue de drones con tecnología local gracias a los que las autoridades mantienen a raya al coronavirus desde el cielo. Drones con los que, desde hace semanas, se llevan a cabo labores de vigilancia, desinfección de la vía pública e información a los ciudadanos. A pesar de que la mayoría de la sociedad marroquí ha aceptado con civismo y rigor las medidas de confinamiento decretadas -el estado de emergencia sanitaria entró en vigor el 20 de marzo-, elogiadas por su anticipación fuera de las fronteras del país vecino, no han dejado de registrarse concentraciones de personas en barrios populares, puertos o mercados al aire libre durante estas semanas. Y el Ramadán es momento propicio para que se sigan produciendo reuniones aprovechando la relajación de la vigilancia en las últimas horas del día y teniendo en cuenta el carácter marcadamente familiar de las celebraciones. 

“Es una auténtica locura. En solo semanas la demanda se ha triplicado en Marruecos y en otros países de la región”, afirma Yassine Qamous, director de Droneway Maroc, que distribuye por el continente africano los productos de la empresa china líder en el sector DJI. Hasta ahora el uso de drones en Marruecos se había venido limitando a tareas agrícolas, monitoreo de paneles solares o cartográficas. Una realidad que ha cambiado en estos tiempos de lucha contrarreloj contra la COVID-19. Según Qamous, Marruecos ya era uno de los líderes continentales en el desarrollo y uso de estos aparatos no tripulados. Todo apunta a que el sector va a vivir un florecimiento en tierras magrebíes. 

Aunque gran importante de los drones llega del gigante asiático, lo cierto es que cada vez hay más producidos por firmas locales. Es el caso de Farasha, una ‘start-up’ marroquí fabricante de drones para la vigilancia térmica y la desinfección de espacios públicos principalmente. La firma ensayó estos aparatos en el distrito de Harhoura, prefectura de Skhirat-Temara -una localidad próxima a Rabat-, a mediados de abril. Su director, Abderrahman Kriual, quien constata el crecimiento de la demanda, explicaba esta semana a AFP que se encuentran “preparando una unidad para el montaje y la fabricación de un dron con spray pulverizador para la desinfección con objeto de llevarlo a todas partes”.

En concreto, según recogía el pasado 19 de abril el diario L’Économiste, la firma marroquí ha diseñado dos dispositivos: uno destinado a la desinfección de lugares públicos como entradas de hospitales, carreteras o aparcamientos y otro -más pequeño- equipado con una cámara térmica para detectar a ciudadanos con temperaturas más altas de lo normal. Kriual anunciaba que ya habían recibido pedidos para la fabricación de estos dispositivos. “De aquí a unas semanas tendremos drones que serán suministrados a municipios y fábricas que harán la desinfección con rapidez con objeto de que podamos llevar a cabo el desconfinamiento parcial”.

Y la semana pasada, la prefectura de Skhirat-Temara, en la conurbación de la capital marroquí, autorizaba la utilización de drones equipados con cámaras para ayudar a la Policía a detectar concentraciones de personas y oraciones colectivas en las noches de Ramadán, se hacía eco el medio local Al Akhbar. Según recogía, por su parte, la agencia AFP, el sistema de vigilancia aérea de alta precisión de estos aparatos se debe a la empresa local Beti3D, especializada en cartografía.  

Drones Marruecos
AFP/FADEL SENNA - Un avión teledirigido equipado con líquido desinfectante y operado por una empresa marroquí vuela sobre una calle del distrito de Harhoura

Antes que en Temara las autoridades de la ciudad de Tánger lanzaron una iniciativa también con los drones como protagonistas. El 21 de abril, el Ayuntamiento de la antigua urbe internacional desplegó una flota de drones equipados con altavoces que llamaban a los ciudadanos de los barrios con peores condiciones para el tráfico a cumplir las directrices de las autoridades, informó el digital Le360. Hay que recordar que en las primeras semanas de epidemia en Marruecos se registraron manifestaciones de jóvenes en algunos distritos tangerinos, algunas de ellas de connotación islamista -también en Fez-, para protestar contra el confinamiento. Por otra parte, las autoridades de las ciudades de Casablanca y Marrakech han venido asimismo recurriendo en las últimas semanas a los drones para pedir a la población el cumplimiento de las medidas de contención.

Pero el honor de haber sido la primera localidad marroquí en usar drones contra la pandemia lo tiene Berkan, en la región oriental, que comenzó exactamente el 12 de abril a emplear aparatos no tripulados con altavoces para advertir a los vecinos de que se quedaran en casa. La prefectura de esta ciudad de más de 100.000 habitantes ya se había dotado de drones hacía tres años para llevar a cabo labores cartográficas y de lucha contra las construcciones ilegales, como se hizo eco en un reportaje el digital Le360.

Prometedor desarrollo tecnológico

Con el inicio de la pandemia en Marruecos, la Universidad Internacional de Rabat (UIR) ofreció a las autoridades locales su departamento de aeronáutica, su ‘know-how’ y también prototipos propios de drones dotados de altavoces y cámaras infrarrojas para la detección de movimientos nocturnos. La universidad situada en la capital marroquí se ha destacado en las últimas semanas por haberse volcado en la lucha contra la pandemia. También a sus investigadores les debe la sociedad marroquí haber confeccionado varios miles de mascarillas con viseras de protección para el personal sanitario, mascarillas de alta seguridad (FFP2), mascarillas de asistencia respiratoria y respiradores, como explicó a Atalayar su directora de comunicación, Rim Rhmani, el pasado mes de abril.  

Los prometedores resultados del uso de estos aparatos durante estas semanas de pandemia y el desarrollo de una tecnología local al efecto auguran el florecimiento del sector en los próximos años, y la expansión generalizada de los drones a ámbitos ya citados como el agrícola o a la supervisión de instalaciones energéticas. Con todo, se desconoce aún el número de estos aparatos utilizados a lo largo y ancho del país hoy en día. 

Drones Marruecos
AFP/FADEL SENNA - Un dron equipado con un sistema para pulverizar líquido desinfectante, en una calle del distrito de Harhoura, cerca de la capital marroquí, el 23 de abril de 2020

En un principio, el confinamiento general decretado a partir del estado de emergencia sanitaria se prolongará en Marruecos hasta el próximo 20 de mayo, apenas cuatro días antes del final del Ramadán. Con arreglo a las últimas cifras oficiales, unas 59.000 personas han sido denunciadas ante la justicia por “violación del estado de emergencia sanitaria”. El incumplimiento de las obligaciones asociadas al decreto puede comportar penas de entre uno y tres meses de cárcel o multas de hasta 1.250 dírhams (el equivalente a 115 euros).

Las autoridades locales confían en que las medidas adoptadas estén conteniendo la pandemia que, al cierre de este texto, alcanzaba los 5.548 casos y 183 muertes, con la región de Casablanca-Settat como la más afectada. De acuerdo con datos de las autoridades sanitarias marroquíes, se han practicado unos 56.500 test de detección desde que comenzara la pandemia. Unas cifras aún muy lejos de los planes gubernamentales. Con todo, esta semana desde la dirección del Instituto Nacional de Higiene se anticipaba que Marruecos se encuentra ya cerca de poder efectuar una media de 10.000 test diarios.