Dubái y Singapur, juntos por las energías limpias

 -  

Pablo Rubio

Pie de foto: Al Tayer, director gerente y director ejecutivo de la Autoridad de Electricidad y Agua de Dubai, DEWA, se reunió con Masagos Zulkifli, ministro de Medio Ambiente y Recursos Hídricos de Singapur, donde se celebraron conversaciones sobre el fortalecimiento de los marcos de cooperación con el Ministerio de Medio Ambiente de Singapur. PHOTO/WAM

Dubái y Singapur han escenificado su voluntad de apostar, en el presente y en el futuro, por fuentes de energía renovables. El ministro de Medio Ambiente y Recursos Hídricos de Singapur, Masagos Zulkifli, ha recibido en su país a Saeed Mohammed al-Tayer, director ejecutivo de la Autoridad de Electricidad y Aguas de Dubái (DEWA, en sus siglas en inglés). Las dos delegaciones han mantenido una cumbre bilateral para fortalecer sus relaciones en materia de innovación energética, así como para compartir algunas experiencias y programas al respecto.

Zulkifli y Al-Tayer exploraron vías para fortalecer elmarco de cooperación entre el Gobierno singapurense y DEWA. Asimismo, se planteó cómo fomentar la colaboración público-privada entre ambos países en sectores ligados al tratamiento de aguas y las energías renovables. El enfoque de la conversación fue amplio. Las representaciones estudiaron diferentes maneras de trabajar conjuntamente a lo largo de todo el ciclo de la energía, desde el aprovechamiento de recursos naturales hasta la distribución de la electricidad a los hogares. Conceptos como la reducción de la huella de carbono, la eficiencia en la producción y la transformación digital estuvieron también presentes en la conversación. 

La cooperación estratégica entre ambos actores se perfila como una vía transitable en el futuro. Al-Tayer resumió al ministro Zulkifli las actividades que lleva a cabo DEWA en Dubái. Uno de los proyectos que presentó el delegado emiratí es el parque solar Mohammed bin Rashid al-Maktoum. Se trata de la mayor instalación de sus características que existe en el mundo. El proyecto, en el que participó la empresa española TSK, se halla, actualmente, en la tercera fase de desarrollo. Se prevé que, en 2030, pueda producir unos 5000 megavatios pico en todo su potencial. Al-Tayer también enumeró las medidas que ha tomado DEWA para optimizar la gestión de las aguas en Dubái. Su sistema de conducciones tiene unas pérdidas que no superan el 6,5%, según datos de 2018, comparado con el 15% de la red estadounidense.

Los programas de DEWA están alineados con diversas iniciativas oficiales que se han implantado a nivel nacional y local. Una de ellas es el plan UAE Centennial 2071, cuyo objetivo, textualmente, es que Emiratos Árabes Unidos (EAU) sea, en 2071, “el mejor país del mundo”. El programa pone especial énfasis en el desarrollo tecnológico y la modernización de las industrias de la energía. La acción estratégica de DEWA también concuerda con la Visión UAE 2021, cuyo propósito es similar al del UAE Centennial 2071. 

A nivel local, el Plan Dubai 2021 pivota también sobre la necesidad de promover una estructura económica sostenible. Más concretamente, la Estrategia de Energía Limpia Dubái 2050 pretende que la ciudad se convierta en la metrópolis con la menor huella de carbono del mundo. El emirato parte de una base esperanzadora. Al contrario que en el resto de EAU, el sector petrolífero apenas tiene peso en la economía de Dubái; representa, tan solo, un 5% de su producción y un aporte de menos del 1% al PIB, por el 40% del total nacional.

En términos de innovación en producción energética, el país cuenta con centrales fotovoltaicas flotantes, una gran red de transporte público y estrictas restricciones de emisiones sobre los vehículos privados. El ministro Zulkifli ya presentó estas medidas el pasado mes de enero en la Cumbre de Sostenibilidad Futura de Abu Dhabi. El comercio en general entre ambos países está aún poco desarrollado. Para Singapur, la región del golfo Pérsico es un mercado abierto y, todavía, poco explorado, tanto a nivel público como privado. Ninguno de los diez mayores socios comerciales del país asiático, uno de los centros más destacados de intercambio de bienes de todo el mundo mundo, se encuentra en las orillas del golfo, según el portal de estadísticas oficial del país.

El encuentro bilateral en Singapur forma parte de la gira asiática de Al-Tayer. La semana pasada, el ejecutivo de DEWA fue acogido en territorio chino. Allí, visitó, precisamente, la planta solar flotante de Hefei, donde las autoridades locales le ofrecieron información y perspectivas sobre la instalación de este tipo de tecnología. Al-Tayer se mostró muy interesado y, de hecho, pidió informes de viabilidad e impacto ambiental acerca de su construcción en aguas del golfo Pérsico. El modelo urbanístico de Dubái ha sobresalido en el pasado por sus obras de ingeniería destinadas a ganar terreno al mar.