Dubai Ports World negocia para ampliar su presencia en el Canal de Suez

El pacto con la Autoridad de la Zona Económica del Canal de Suez para construir una zona industrial en Ain Sokhna podría llegar en los próximos meses
Perspectiva del Canal de Suez

REUTERS/Amr Abdallah Dalsh  -   Vista del Canal de Suez, en el desierto de Ismailía

La ampliación del puerto de Ain Sokhna está más cerca. Así lo ha asegurado en una rueda de prensa el ingeniero Yahya Zaki, presidente de la Autoridad de la Zona Económica del Canal de Suez. Como recoge el portal de noticias Al-Ain, ha afirmado que el acuerdo con la compañía emiratí Dubai Ports World (DP) está próximo. Las negociaciones para construir un complejo industrial junto a la zona portuaria avanzan a buen ritmo y se prevé que el pacto se firme en los próximos meses.

DP, con base en Dubái, es una de las compañías privadas más destacadas del mundo en el campo de las infraestructuras portuarias. En su activo, cuenta con cincuenta terminales de carga en 31 países. Además, reúne cerca de 9.000 hectáreas en zonas de desarrollo industrial. Su relación con Egipto viene de lejos. En el año 1999, el Gobierno de Mubarak adjudicó a la empresa del Golfo la licencia para erigir un puerto en la orilla oeste del golfo de Suez, en el extremo septentrional del mar Rojo. Entonces, la concesión se concibió como una de las mayores alianzas público-privadas en Egipto. 

La localización elegida para instalar el puerto fue Ain Sokhna. En apenas dos años, la nueva terminal estuvo operativa. Situada en la salida sur del Canal de Suez, a algo más de cien kilómetros de El Cairo, es un punto muy destacado de las rutas comerciales marítimas entre Asia y Europa. Desde su fundación, Ain Sokhna, que forma parte de la más amplia zona económica del Canal de Suez (SCZone), ha continuado creciendo a través de diversas remodelaciones.

La próxima ampliación se basa en un plan para desarrollar varios proyectos industriales. Actualmente, ya se está construyendo una planta azucarera y también un matadero. Ain Sokhna dispondrá, asimismo, de un área de gestión administrativa; una zona que debe servir como nodo para las cadenas de transporte de productos. La zona industrial estará equipada con avanzadas tecnologías de la información y la comunicación. DP y las autoridades egipcias esperan movilizar pronto más inversiones para generar más puestos de trabajo.

En este último apartado, la colaboración está llegando, sobre todo, desde el este. En una entrevista al medio chino Xinhua, Zaki ha recalcado que las grandes empresas chinas son actores que han contribuido enormemente al desarrollo de SCZone. Ha agradecido, en particular, la aportación que Tianjin Economic-Technological Development Area (TEDA) ha realizado a través de sus inversiones. El ingeniero egipcio ha reconocido que se están negociando nuevas alianzas con siderúrgicas y otras industrias pesadas chinas. Sin embargo, ha preferido no revelar detalles hasta que los contratos se ratifiquen definitivamente. 

Dichos acuerdos, que Zaki confía en anunciar pronto, deben servir, entre otros fines, para dotar de infraestructuras sólidas al polo industrial de Ain Sokhna. Una vez que estas iniciativas de construcción fructifiquen, las autoridades norteafricanas esperan que se multipliquen las inversiones en la zona de empresas del sector servicios y de transportes. Se estima que, en esta segunda fase del proyecto, se creen alrededor de 40.000 empleos. 

En los últimos años, las conexiones comerciales entre China y Egipto se han reforzado notablemente. Este fortalecimiento de los vínculos entre ambos países ha coincidido con el lanzamiento por parte del gigante asiático de la nueva Ruta de la Seda, la estrategia de Pekín para expandir el intercambio de bienes, servicios y capitales hacia el oeste hasta Europa. Las potentes inversiones chinas, que han encontrado en el continente africano en general un destino predilecto, han ayudado al Ejecutivo de Al-Sisi a llevar a cabo múltiples proyectos en sectores estratégicos como la energía y los transportes.

Al margen de los acuerdos para ampliar Ain Shokna, el ingeniero Zaki ha comunicado que se está trabajando para impulsar otra zona industrial en el puerto de East Port Said, en la salida norte del Canal. Este otro polo de desarrollo a orillas del Mediterráneo está en sus primeras fases de construcción. La inversión prevista para las etapas iniciales del proyecto es de 185 millones de dólares. En el plano político, Zaki se ha apresurado a negar que la tensa situación política que atraviesan el golfo Pérsico y el mar Rojo hayan tenido efectos negativos en el desarrollo de la SCZone. De hecho, ha expresado que la región de Suez “se ha consolidado como un imán para las inversiones”.