EEUU anuncia aranceles a las importaciones francesas en represalia al nuevo impuesto de Macron a las tecnológicas

El ministro galo de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, ha asegurado que la Unión Europea responderá “con contundencia”
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, durante una reunión con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, antes de la cumbre de la OTAN en Watford, en Londres, Gran Bretaña, el 3 de diciembre de 2019.

REUTERS/KEVIN LAMARQUE  -   El presidente de Francia, Emmanuel Macron, durante una reunión con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, antes de la cumbre de la OTAN en Londres, el 3 de diciembre de 2019.

Estados Unidos vuelve a la carga con los aranceles tras anunciar hace unas semanas la retirada progresiva de estos con China. Esta vez, el inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, amenaza a Francia con 2.400 millones de dólares en recargos de hasta el 100% en algunas importaciones francesas debido al anuncio del mandatario galo, Emmanuel Macron, de imponer un nuevo impuesto a los ingresos de los servicios digitales de grandes tecnológicas estadounidenses como Google y Facebook. La respuesta de Macron no se ha hecho esperar y este mismo martes su ministro de Economía, Bruno Le Maire, ha avisado de que la Unión Europea responderá con contundencia al Gobierno americano.

El responsable de comercio exterior de Estados Unidos, Robert Lighthizer, ha afirmado este lunes que el anuncio de aranceles a las importaciones francesas es una señal de que la Administración estadounidense tomará medidas contra “los regímenes fiscales que discriminan o imponen cargas indebidas a las empresas americanas”. La lista de productos franceses sujetos a estos gravámenes incluye a 63 categorías diferentes entre las que se encuentran importaciones como el queso, bolsos, vino espumoso o maquillaje. 

“Es inaceptable, no está a la altura de un aliado y no es el comportamiento que esperamos de Estados Unidos hacia uno de sus principales aliados, Francia, y de manera más general, Europa”, ha criticado el ministro de Economía y Finanzas de Francia en una entrevista de radio este lunes. Según este político, el proyecto que busca sancionar a los gigantes digitales no es discriminatorio porque también se dirige a empresas de otros países, como China, y tiene por objeto "restablecer la justicia fiscal".

Además, Le Maire ha explicado que ya ha contactado con la Comisión Europea para garantizar que habrá una respuesta “contundente” en caso de nuevas sanciones. “Las cosas están claras entre los europeos: si hubiera nuevas sanciones estadounidenses, la UE estaría dispuesta a responder”, ha señalado. En su opinión, si Estados Unidos no acepta ese plan internacional estaría faltando al compromiso que adquirió a finales de agosto en la cumbre del G7 en Biarritz al no querer encontrar una solución internacional a la cuestión digital.


El anuncio de estos aranceles llega meses después de que Francia promulgara oficialmente en julio la conocida tasa GAFA (por Google, Apple, Facebook y Amazon), que fija la imposición del 3% sobre la facturación del negocio digital de esas empresas para obligarles a pagar impuestos en Francia por los beneficios que obtienen gracias a los internautas franceses. 

Este impuesto afecta a las compañías cuyos ingresos anuales superan los 750 millones de euros a nivel mundial, de forma que unas 30 empresas podrían verse afectadas, la mayoría estadounidenses, aunque la lista también incluye a firmas chinas, británicas y alemanas. 

Después de que entrase en vigor esta norma, los responsables de comercio de Estados Unidos anunciaron el inicio de una investigación contra Francia por su tasa a las tecnológicas al considerar que se dirigía “injustamente” contra los gigantes estadounidenses. La investigación que se abrió se amparó en la misma cláusula legal que llevó a la guerra arancelaria entre Washington y Pekín. 

Francia ha intentado sin éxito que la Unión Europea adoptara un impuesto digital y ha anunciado que renunciará al suyo cuando se ponga en marcha una alternativa internacional. Desde la imposición de este impuesto, París ha defendido “no está dirigida solo a empresas estadounidenses, sino que también afectará a compañías europeas o chinas”.

Está previsto que Trump y Macron se reúnan esta semana en Londres en el marco de la cumbre de la OTAN y, entre otras cuestiones, aborden la respuesta de Washington a la tasa a las tecnológicas. La relación comercial entre Estados Unidos y Francia no pasa por su mejor momento después de que en octubre Washington impusiera aranceles a cientos de productos europeos, ente ellos el vino, las aceitunas y el aceite franceses, así como españoles.