PUBLICIDAD

Iberdrola

Egipto acusa a Etiopía del bloqueo en las negociaciones sobre la presa del Nilo

Etiopía planea seguir con el llenado de su presa a pesar del descontento de Egipto y Sudán
Atalayar_Gran Presa del Renacimiento Etíope

ADWA/YIRGA MENGISTU  -   Vista general de la Gran Presa del Renacimiento Etíope

El ministro egipcio de Regadío y Recursos Hídricos, Mohamed Abdel-Ati, señala a Etiopía como la responsable de que se hayan pausado las negociaciones sobre la Gran Presa del Renacimiento de Etiopía (GERD) y de la imposibilidad de llegar a un acuerdo.

El ministro anunció en el parlamento egipcio que hay “terquedad” por parte de Etiopía en las negociaciones de la presa y que se retira de los términos acordados. Dijo que se estaba dando un retraso que significa un problema para Egipto. Asimismo, señaló que el ministro de Regadío trabaja en el lado técnico de la presa, mientras que el ministerio de Relaciones Exteriores maneja los aspectos políticos y legales.

Egipto pidió a la Administración entrante de Estados Unidos que desempeñase un papel en la búsqueda de una solución a la crisis de la presa de Etiopía, informó la Agencia Anadolu. La agencia oficial de noticias de Egipto citó a Motaz Zahran, el embajador de los Estados Unidos, diciendo que el país espera que el presidente entrante, Joe Biden, se comprometa con las tres partes en la crisis (Egipto, Sudán y Etiopía) para hacer progresos.

Las relaciones entre los tres países participantes de las negociaciones se volvieron tensas durante el verano de 2020 después de que Etiopía empezara la primera etapa de llenado de la presa sin consentimiento previo.

Por otro lado, Etiopía espera que el nuevo presidente estadounidense no interfiera en las negociaciones entre Adís Abeba, Jartum y El Cairo sobre la Gran Presa del Renacimiento etíope en el Nilo Azul, declaró a Sputnik el embajador del país africano en Rusia, Alemayehu Tegenu Aargau.

Mohamed Abdel-Ati dijo que la parte mediadora de estadounidense inicialmente ayudó en un borrador de acuerdo, que Egipto firmó, pero Etiopía rechazó.

“Se realizaron cuatro reuniones auspiciadas por la Unión Africana y cinco reuniones a seis bandas, en presencia de los ministros de Regadío y Relaciones Exteriores, y no se llegó a ningún acuerdo”, agregó.

Atalayar_Gran Presa del Renacimiento Etíope (GERD)
PHOTO/ Imagen satelital ©2020 Maxar Technologies vía REUTERS Imagen de satélite que muestra una vista de la Gran Presa del Renacimiento Etíope (GERD) y del Río Nilo Azul 

Abdel-Ati señaló que Egipto había respondido a la iniciativa del primer ministro de Sudán y que tuvieron lugar muchas reuniones sin resultados de progreso.

Durante las reuniones de Jartum, organizadas por el ministerio de Embajadores de Relaciones Exteriores para explicar la posición de Sudán sobre la presa Renacimiento, el ministro sudanés de Recursos Hídricos y Regadío, Yasser Abbas, afirmó que existe una amenaza directa del GERD a la presa Rossiris. La capacidad de esta última es menos del 10% de la de la presa del Renacimiento. Enfatizó, además, que este circulo infinito de conversaciones sin resultados no puede continuar. 

También dijo que dado a “que la guerra no es una opción, la parte sudanesa comenzó desde una etapa temprana un movimiento diplomático para poner a la comunidad internacional ante su responsabilidad de la amenaza etíope y su amenaza a la vida de la mitad de la población de Sudán en el Nilo Azul”. 

En menos de seis meses Etiopía comenzará a implementar su plan para completar el segundo llenado del GERD, con o sin acuerdo sobre el intercambio diario de datos con Sudán. 

Sin embargo, se ha emitido un mensaje a Etiopía de que Sudán no permitirá que esto pase y que tampoco dejará que funcione la presa sin un acuerdo legal. Este debe ser vinculante y garantizar la seguridad de sus instalaciones y de los sudaneses. 

En los últimos años, Egipto y Sudán, los dos países río abajo, libraron negociaciones con Etiopía, el país río arriba, para abordar el asunto del GERD que Addis Abeba está construyendo sobre el Nilo Azul, ya que tanto El Cairo como Jartum temen sus efectos negativos.

Recientemente, Etiopía anunció la finalización del 76,3 por ciento de la presa, destacando que apunta al desarrollo sin dañar al resto de países implicados.